Salud: Una enfermedad matará a 30 millones de personas en 2019, advierte Gates. Noticias de Alma, Corazón, Vida
"ES INEVITABLE"

Una enfermedad matará a 30 millones de personas en 2019, advierte Gates

Los CDC, la institución más importante en la seguridad sanitaria, planean interrumpir su labor en 39 países. Los expertos advierten del riesgo de no poder hacer frente a las epidemias

Foto: El fundador de Microsoft en la Escuela de Medicina de Enfermedades Tropicales de Liverpool. (Reuters)
El fundador de Microsoft en la Escuela de Medicina de Enfermedades Tropicales de Liverpool. (Reuters)

Bill Gates sabe que su nombre es suficiente para atraer la atención de los medios y la opinión pública a prácticamente cualquier tema. Hace alrededor de hace un año, el fundador de Microsoft escribió en 'Business Insider' una columna de opinión que causó cierto revuelo. No lo hizo desde su faceta de millonario, tampoco desde la de empresario de éxito, sino más bien desde las de filántropo y gurú preocupado por el devenir del planeta.

La columna fue una versión del discurso que había pronunciado en la Conferencia de Seguridad de Múnich y trataba sobre el vínculo —comúnmente ignorado— entre la seguridad internacional y la sanitaria. “Da igual si surge por una peculiaridad de la naturaleza o de las manos de un terrorista, los epidemiólogos aseguran que un patógeno aéreo de rápida evolución podría matar a más de 30 millones de personas en un año. Y dicen que hay una probabilidad razonable de que el mundo experimente un brote así en los próximos 10 o 15 años”.

Las nuevas decisiones amenazan con dejar al mundo indefenso ante el próximo brote. Ahora no es el momento de retroceder

Estas previsiones provocaron a su vez que otros expresasen sus temores. Al respecto, George Post, científico de uno de los grupos líderes para el análisis de la biodefensa en EEUU, aseguró que nos acercamos al centenario de la pandemia de gripe de 1918, que afortunadamente nos hemos ahorrado enfermedades a gran escala durante estos últimos 100 años, pero que es inevitable que surja una cepa igual de virulenta. Esto lo dice incluso después del peor brote de la historia de ébola, que mató a más de 11.300 personas en África Occidental y demostró que el mundo no está del todo preparado para enfrentarse a epidemias de mayor magnitud.

Todas estas declaraciones cobran todavía más importancia desde que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), probablemente la institución más relevante en la seguridad sanitaria internacional, anunciasen que planean reducir o interrumpir su labor en 39 países. Por el momento, limitarán sus actividades a India, Tailandia, Vietnam, Kenia, Uganda, Liberia, Nigeria, Senegal, Jordania y Guatemala. Por el contrario, dejarán de tener presencia en naciones como China, República Democrática del Congo, Haití, Ruanda o Indonesia, todos ellos lugares, asegura 'The Wall Street Journal', con una biodiversidad suficiente para que los seres humanos entren en contacto con virus emergentes.

Los epidemiólogos aseguran que un patógeno aéreo de rápida evolución podría matar a más de 30 millones de personas en un año

Los CDC han ayudado, entre otros logros, a contener un brote de ántrax en Kenia, otro de fiebre amarilla en Uganda y a identificar más de 4.000 casos de sarampión en Sierra Leona. Es por ello que esta semana un grupo de 200 organizaciones implicadas en la salud global escribió una carta al secretario de Salud y Servicios Humanos de la Administración Trump, Alex Axar. El texto, a grandes rasgos, expresa la preocupación por la reducción del presupuesto y actividades: “Que se retiren los fondos de Pakistán y República Democrática del Congo, dos de los principales focos de enfermedades infecciosas emergentes, amenaza con dejar al mundo indefenso ante el próximo brote. Ahora no es el momento de retroceder”.

Bill Gates, con Margaret Chan, directora general de la OMS. (Reuters)
Bill Gates, con Margaret Chan, directora general de la OMS. (Reuters)

Estas nuevas limitaciones detendrán el trabajo a mitad de camino y resultarán en la pérdida de expertos locales, señala Tom Frieden, exdirector de los CDC, en 'The Wall Street Journal'. “Ahora hay más probabilidades de que surja un brote y no seamos capaces de detenerlo”, añade. Por lo general, el liderazgo estadounidense ha ayudado a persuadir a otras naciones de que ayuden a financiar el esfuerzo, es decir, vacunas, medicamentos y diagnósticos rápidos y certeros. “El peligro continuo que representan las amenazas biológicas para la salud, la economía y la seguridad nacional en EEUU exige una financiación dedicada para la seguridad sanitaria mundial”, señalan las organizaciones que esperan que los CDC puedan volver a ocupar su presencia internacional.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios