Ahorro y Consumo: Así te intentan timar en el taller: los trucos sucios de los mecánicos. Noticias de Alma, Corazón, Vida
llegan las reparaciones 'low cost'

Así te intentan timar en el taller: los trucos sucios de los mecánicos

Dos profesionales, uno tradicional y otro desde las nuevas tendencias empresariales 'low cost', comentan la picaresca más usual en los talleres

Foto: El ambiente de trabajo de reparatucoche.com.
El ambiente de trabajo de reparatucoche.com.

Los chistes sobre la ignorancia de los usuarios y la picaresca de los mecánicos son muchos y muy antiguos. Se basan, fundamentalmente, en que el cliente normal de los talleres no tiene ni la más remota idea de lo que le sucede a su coche y si lo que le dicen es cierto o no lo es. “Lo normal es que la gente sea seria y honrada, pero a veces eso no es así”, concede José Piñera, cabeza pensante de reparatucoche.com, la réplica modernizada de estos negocios, que en poco más de un año de existencia asegura que ya factura cerca de 10 millones de euros y tiene miles de clientes.

Las primeras alarmas deberían sonar cuando el coche se debe quedar varios días en el taller “porque no se sabe lo que le pasa”. Ese tiempo se va a ir acumulando en un presupuesto que en muchas ocasiones va a ser muy elástico. “El principal problema es que la mayoría de la gente no sabe nada de mecánica y se le puede decir cualquier cosa porque no le va a quedar más remedio que creérsela. Esto no es como el que va a comprar un iPhone, que ya sabe lo que le cuesta”, constata Piñera. Lo siguiente puede ser que te comuniquen que hay que cambiar el embrague o el motor de arranque o que se ha gripado el motor... y no ser verdad. “Algunos tienen muchas dificultades económicas y pueden decirte lo que sea y cobrarte 2.000 euros”.

Hay muchos cabrones que te cuentan cualquier película porque saben que no tienes ni puñetera idea

Miguel Fernández, dueño durante 30 años de un taller en un barrio madrileño popular en el que reparaba todo tipo de vehículos a los vecinos, concede que hay “muchos cabrones que te cuentan cualquier película porque saben que no tienes ni puñetera idea”, pero su recomendación no es acudir a una empresa moderna, sino “ir con alguien que sepa un poco, o llevar el coche a un sitio que te recomiende alguien de confianza y presentarte con esa persona al mecánico. Así si te hace a ti una faena, ya sabe que va a perder al otro como cliente”. Su técnica, la de toda la vida, ahora se ve amenazada por iniciativas como la de Piñera. De todos modos, ambos profesionales conservan una vinculación gremial e insisten en que "lo normal es que la gente sea seria".

Taller 'low cost'

La empresa reparatucoche.com surgió después de que desde 2014 los mismos socios trabajaran en los servicios mecánicos de compañías de alquiler de coches o con grandes flotas propias como Correos. Entonces se les ocurrió trasladar los sistemas ‘low cost’ a los talleres y llegar al usuario normal y corriente, principalmente a través de internet, aunque tienen alguna sede física. Según los datos de Piñera, su sistema reduce los costes en un 70%. “La gente nos consulta por internet o teléfono y en un porcentaje muy alto ya damos con el problema con unas cuantas preguntas. Luego proponemos un presupuesto cerrado”. Su otra idea, que entronca con los usos comerciales de la modernidad, es la de evitar “el engorro de llevar el coche al taller para saber qué le sucede”. Ellos lo trasladan y un perito, en caso de que no se haya podido dar con la clave de la avería antes, lo estudia por 50 euros. “Después, si el cliente acepta la reparación, se le descuentan los 50 euros que ya ha pagado”.

Miguel apunta a que los principales trucos y fraudes tienen que ver con cambiar piezas por otras viejas e inflar mucho el presupuesto con supuestos traslados desde fábricas lejanas de esas mismas piezas extraídas de algún desguace amigo. “No poner recambios originales puede ser lo más típico, sí”, concede Piñera. En lo otro en que coinciden ambos mecánicos, el digital y el analógico, es en que se aprovechan las revisiones obligatorias para hinchar los presupuestos y colar cosas que “casualmente” se han visto al hacer el mantenimiento del vehículo. “Lo más típico en esos casos es que te cambien unas pastillas de freno que no hacía falta”, por ejemplo, se ríe Miguel. Pero esa fiebre 'reponedora' puede llegar a la correa de distribución o los discos.

Lo normal es que la gente no te estafe, aunque el taller tradicional no tiene mucha transparencia

Piñera también apunta a esas triquiñuelas, pero insiste mucho en que lo normal “es que la gente no te estafe”, aunque sí considera que el taller tradicional “no tiene mucha transparencia” y “cada uno cobra lo que quiere sin que haya unas tarifas muy claras”. “Nosotros sí aportamos esa certeza: lo que sucede es esto y cuesta tanto”, se reivindica Piñera, aunque Fernández replica: “Un mecánico honrado es lo mismo, dice lo que hay y lo que va a costar, aunque es verdad que a veces aun sin hacerlo de mala fe tienes que cobrar más horas porque has tenido complicaciones con las que no contabas”.

Mejor o peor, las empresas con filosofía ‘low cost’ y soporte en internet ya han llegado a casi todas las áreas de negocio, incluido uno tan tradicional como el taller mecánico de la esquina.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios