TRUCOS QUE SALVAN CENAS (Y VIDAS)

Los trucos para abrir una botella de vino cuando no tienes sacacorchos

A todos nos ha pasado. Por eso te planteamos cinco alternativas para destapar una botella cuando el abridor ha desaparecido

Foto: No siempre vamos a tener un camarero dispuesto a ayudarnos. (iStock)
No siempre vamos a tener un camarero dispuesto a ayudarnos. (iStock)

Los sacacorchos, como los calcetines sueltos, tienen el hábito molesto de desaparecer cuando más los necesitamos. Juegan al escondite con nosotros. A todos nos ha pasado: compramos una botella de vino, lo tenemos todo preparado para pasar una velada estupenda, la cena lista… y ni rastro del sacacorchos. Las tiendas ya han echado el cierre y no piensas acompañar la comida con algo que no sea un buen vino. Entonces, ¿qué hacemos? Que no cunda el pánico. A veces hay que tirar de ingenio para reemplazar ciertas herramientas de la vida diaria. Te proponemos cinco maneras para abrir la botella sin el dichoso abridor.

Con una llave

Hazte con una llave (lo ideal sería una de repuesto o en desuso, no vaya a ser que se rompa) y quita el papel que protege la boca de la botella. A continuación, clava la llave en el borde del corcho de forma vertical en un ángulo de 45 grados y empieza a empujarlo suavemente en círculos, como se muestra en el vídeo publicado por DaveHax, que ya cuenta con más de tres millones de reproducciones.

Puedes abrir la botella a golpes con un zapato para amortiguar el impacto contra la pared. Tal vez no sea el método más seguro, pero sí el más divertido

De esta forma, conseguirás que el corcho vaya saliendo poco a poco de su sitio. Sigue dándole vueltas, como si de un sacacorchos se tratase, hasta que el corcho esté lo suficientemente fuera para que puedas agarrarlo con la mano. A continuación habrá que tirar hacia arriba para poder disfrutar, finalmente, de la recompensa. También se puede hacer con un cuchillo, aunque en este caso hay que extremar las precauciones.

Los trucos para abrir una botella de vino cuando no tienes sacacorchos

Pros: puede hacerse en cualquier momento, siempre tienes una llave a mano.

Contras: necesitas un par de manos fuertes y solo sirve para los corchos sintéticos, que no se rompen al introducirles la llave.

Con una cuchara de madera

Este método se puede hacer con cualquier objeto de madera, puede ser, por ejemplo, con una cuchara o con una brocha o pincel de maquillaje, pero que sean resistentes. Una vez más, retira la lámina que protege al corcho. Después siéntate en una silla y sujeta la botella entre tus piernas. El truco consiste en empujar el corcho con la empuñadura de la cuchara (la parte más fina) hasta que caiga. No te alarmes, esto no arruinará el vino a menos que el corcho se haya roto.

Los trucos para abrir una botella de vino cuando no tienes sacacorchos

Pros: te salva de un aprieto. Rápido y sencillo.

Contras: corres el riesgo de que se desmenuce el corcho. De darse el caso, habría que servirlo con un colador. Y tendrías que beberte la botella en una sentada.

Posible solución: en internet uno encuentra remedio para todo. Puedes utilizar una cinta o un cordón (con nudo) para pescar el corcho y empujarlo hacia afuera con un poco de maña.

Con un zapato

El método que te recomendaría tu cuñado durante la cena de Navidad. Consiste en abrir la botella a golpes utilizando un zapato para amortiguar el impacto contra la pared. También hay registros de gente que lo ha hecho con un libro o una toalla pequeña.

Los trucos para abrir una botella de vino cuando no tienes sacacorchos

via GIPHY

Pros: es la manera más divertida e impresionante. Sorprenderás al resto de comensales.

Contras: corres el riesgo de que acabes sin botella de vino (y sin zapato). Aunque salga a pedir de boca, perderás algo de vino por el camino. Lleva su tiempo, así que si lo haces en casa seguro que acabas molestando a tus vecinos.

Con un martillo

No, no es como estás pensando, aunque sería bien satisfactorio. Para evitar romper el vidrio hay que ir con precisión de cirujano. Vamos, que dejamos los martillazos para otra ocasión. Lo primero es clavar un tornillo (preferiblemente, porque tiene rosca) o un clavo en el centro del corcho, al estilo bricomanía. A continuación, utiliza la parte posterior del martillo para tirar de él y, de paso, sacar el corcho y así conseguir vía libre al preciado líquido.

Los trucos para abrir una botella de vino cuando no tienes sacacorchos

Pros: la más eficiente.

Contras: si no tienes un sacacorchos a mano, lo más probable es que tampoco tengas un tornillo y su martillo.

Con una cuerda

Utiliza un destornillador, o cualquier herramienta larga y fina, para hacer un agujero en el corcho. Coge un buen trozo de cuerda y haz un nudo en uno de sus extremos. Después, introdúcelo en el corcho (puedes ayudarte de un clavo y un martillo, si ya los tienes del experimento anterior) y tira de la cuerda con la suficiente fuerza para abrir la botella, ¡voilà!

Tira bien fuerte. (Youtube)
Tira bien fuerte. (Youtube)

Pros: muy vistoso, casi propio de un espectáculo de magia.

Contras: algo aparatoso.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios