listas de intervención quirúrgica

Estos son los hospitales de Madrid donde hay menos lista de espera... y donde más

El Plan Integral para reducir las listas de espera en la Comunidad de Madrid no parece que dé muchos frutos aún, excepto en algunos de los centros de gestión privada

Foto: Vista de la Fundación Jiménez Díaz. (CAM)
Vista de la Fundación Jiménez Díaz. (CAM)

La Comunidad de Madrid implantó el año pasado su Plan Integral para la Mejora de las Listas de Espera. El proyecto comprende los ejercicios que van de 2016 a 2019 y supuso una vuelta atrás con respecto a alguna de las polémicas prácticas de gestión de estos listados que los anteriores gobiernos populares impusieron en la comunidad (Esperanza Aguirre fue su principal impulsora, para garantizarse que podría cumplir una promesa electoral de muy difícil cumplimiento: reducir la lista a 30 días). Madrid fue expulsada del sistema de contabilidad nacional de demora quirúrgica. Ahora, con este nuevo proyecto, parece que el Ejecutivo madrileño empieza de cero.

Sin embargo, el propósito fundamental, que es la reducción de los tiempos entre que se prescribe la intervención y cuando esta realmente se realiza, no parece que haya funcionado tan bien. Con una curiosa salvedad: los centros públicos de gestión privada sí parece que han reducido sus ratios de manera muy considerable, mientras que los de gestión pública pura, no tanto.

Los centros públicos de gestión privada han conseguido disminuir sus listas de espera en un 6,2%, hasta las 6.620 personas

En Madrid hay 27 hospitales. De ellos, cinco están gestionados por compañías privadas (QuirónSalud y Sanitas). Se trata de la Fundación Jiménez Díaz, el Rey Juan Carlos de Móstoles, el Hospital General de Villalba, el de Torrejón y el Infanta Elena de Valdemoro. Este conjunto de centros ha conseguido reducir en el último año, de media, en un 6,2% las listas de espera (de 7.065 pacientes, a 6.620). Mientras, en los otros 22 centros, ha aumentado en un 2,4,%, pasando de 70.301 personas aguardando a 72.038.

También parece que las cifras referidas al número de días medio de espera favorecen a los cinco centros de gestión privada: han pasado de 20 días a 19. Aunque en esta ocasión los de gestión pública también ofrecen mejores cifras que el año precedente, reduciendo de 62 a 58 días la demora media. En términos absolutos, el hospital con mayor demora en días es el Príncipe de Asturias, con 112, y el de menor, la Fundación Jiménez Díaz, con 16.

Fundación Jiménez Díaz, líder

Pero no todos los centros muestran una evolución de las cifras homogénea. Ni unos ni otros. El que más reduce los tiempos es la Fundación Jiménez Díaz, con un 18%. Mientras que el de Torrejón, también de gestión privada, ha aumentado en un 5%. De los hospitales de gestión pública destacan los aumentos del 12 de Octubre (5%) o La Paz (2,7%), y en el lado opuesto es remarcable el retroceso de la lista del Ramón y Cajal (11%).

En opinión del portavoz sanitario del PSOE en la Asamblea de Madrid, José Manuel Freire, las cifras “tienen truco”. Para el veterano político, comparar las cifras de ambos modelos de gestión es tramposo, “pues tienen dos realidades muy diferentes”, y concluye su discurso con un contundente: “Es como si pusieras a jugar un partido de fútbol a un equipo que tiene que jugar sin una bota contra otro con toda la equipación”. Los hospitales de gestión privada tienen unas posibilidades de agilidad y movimiento (contratar o despedir personal y reparar o adquirir equipos) de la que carecen los que son públicos al 100%.

Para el portavoz socialista, los centros públicos tienen una desventaja, pues son "como un equipo de fútbol que juega con una sola bota"

Marciano Sánchez-Bayle, uno de los veteranos de las mareas blancas y presidente de la Plataforma por la Sanidad Pública, cree que una de las causas tiene que ver con que se prioriza la primera consulta y una vez computada ya se pueden retrasar las posteriores. Pero las cifras son sobre intervención quirúrgica, a lo que el veterano activista replica que “a los hospitales de gestión privada no se les pasa a quienes tienen diversas complicaciones derivadas, les pasan solo a los que son chollo”.

Una observación que desmienten desde la propia consejería, que asegura que las estadísticas son las que se refieren a la lista de espera quirúrgica y que la "libre elección de centro" está garantizada, independientemente de las circunstancias del enfermo. "Tenemos la espera en días, en torno a los 50, más baja de España junto a La Rioja y País Vasco", asegura un portavoz, que subraya que los "75 pactos de intervención, que han hecho abrir los quirófanos en jornada extraordinaria, han conseguido hacer 14.500 intervenciones más, además de pasar de una derivación de más de 1.000 pacientes a la privada a que tan solo sean unos 10 al mes".

Ya no hay trampas contables

El Plan de Mejora, un preciso volumen de más de 200 páginas, confiesa tres objetivos: disminuir el número de pacientes en espera de una intervención, reducir el tiempo de espera de una primera consulta y proporcionar información veraz de todos los pacientes (número, demora, especialidad). Las 'trampas' contables se han eliminado, al menos sobre el papel, especialmente las más groseras (la más notable era que el paciente no entraba en la lista oficial mientras aguardaba la visita al anestesista u otras pruebas preoperatorias). En el resto de España se entraba cuando el médico indicaba la necesidad de la intervención. Sin embargo, “ninguno de los datos, ni los de gestión privada ni los de pública, está auditado”, subraya Freire.

El plan de choque incluye 30 puntos entre los que destacan la apertura de los quirófanos por la tarde, cosa que ya se viene haciendo con regularidad, incorporar a más personal o, y en este punto coinciden todas las ópticas políticas como muy importante, poner en marcha un plan de incentivos para incrementar la productividad.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios