Es noticia
Menú
El 'efecto fin de semana' en los hospitales: la tasa de mortalidad es hasta un 82% mayor
  1. Alma, Corazón, Vida
HAY EL MISMO NÚMERO DE ENFERMOS, PERO EL HOSPITAL FUNCIONA A MEDIO GAS

El 'efecto fin de semana' en los hospitales: la tasa de mortalidad es hasta un 82% mayor

No es ningún secreto: en fin de semana los hospitales operan con menos personal del habitual. Sólo se atienden operaciones de urgencia y los médicos se

Foto: El 'efecto fin de semana' en los hospitales: la tasa de mortalidad es hasta un 82% mayor
El 'efecto fin de semana' en los hospitales: la tasa de mortalidad es hasta un 82% mayor

No es ningún secreto: en fin de semana los hospitales operan con menos personal del habitual. Sólo se atienden operaciones de urgencia y los médicos se turnan para cubrir las guardias. En la medida de lo posible, se retrasan las intervenciones. Si no hay más remedio, y al paciente le toca pasar por quirófano, cabría esperar un servicio similar al que se ofrece entre semana. Pero según apunta un estudio publicado en el British Medical Journal, las operaciones no se realizan de la misma manera ni con la misma calidad, y disminuye la atención de los pacientes que se encuentran en periodo postoperatorio. 

El estudio, elaborado por investigadores del Imperial College de Londres, muestra que el riesgo de muerte de los pacientes sometidos a un mismo tipo de operación (programada, no urgente) es menor si entran en quirófano un lunes y aumenta a medida que avanza la semana. Tras revisar los datos estadísticos de los hospitales públicos del Reino Unido y analizar las circunstancias de más de 27.000 decesos, los investigadores vieron que las tasas de mortalidad, hasta 30 días después de la operación, eran un 44% superiores si esta se desarrollaba un viernes, en vez de a principios de la semana, y un 82% si se celebraba en sábado o domingo.

“Nuestra hipótesis”, explican en el estudio los investigadores, “era que si hay una menor calidad de la atención hospitalaria en fines de semana tendría que haber también una mayor mortalidad. Es importante destacar que también esperábamos ver una mayor mortalidad en otros pacientes cuya operación tuviera lugar justo después del fin de semana y entre aquellos cuyo postoperatorio cayera, también, en fin de semana”.

Menos personal, ¿peores operaciones?

El fenómeno, conocido entre los investigadores como 'efecto fin de semana', ha sido ampliamente estudiado. También en España. En 2010, un estudio elaborado por el Grupo de Trabajo de Gestión Clínica de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), llegó a la conclusión de que el riesgo de muerte en las primeras 48 horas de los pacientes adultos que ingresan en los hospitales españoles en fin de semana es significativamente superior al de los pacientes que lo hacen entre semana. Un análisis parecido se llevó a cabo en 2006 en el Hospital de Alcorcón, y los resultados fueron similares.

A veces no se entera nadie de la evolución de los pacientes en fin de semana y aparecen el lunes en una situación preocupanteJavier Marco, autor principal del estudio elaborado por el SEMI, e internista del Hospital Clínico San Carlos, ha explicado a El Confidencial el porqué de este fenómeno. Y es algo muy sencillo de entender. “En fin de semana el hospital funciona a medio gas, pero la ocupación es la misma y los enfermos están igual de malos”, asegura. Una situación que, además, se va a agravar con los recortes, pues “ha habido una disminución del personal que hace guardias”.

El estudio inglés revela, además, una consecuencia del 'efecto fin de semana' que hasta ahora no había sido convenientemente estudiada. Es una de las primeras investigaciones, y de largo la más completa, que estudia a los pacientes cuyos procedimientos quirúrgicos tienen lugar en fin de semana, no su ingreso. Los autores creen que el 'efecto fin de semana' no se limita a las 48 horas tras la operación, cuando hay menos personal en el hospital. También afecta a la evolución de los pacientes hasta 30 días después, incluyendo a enfermos a los que se ha dado el alta. Esto es importante, porque indicaría que en fin de semana no sólo hay más complicaciones porque hay menos gente, sino que, además, las operaciones son de peor calidad. Algo que la prensa inglesa no ha tardado en atribuir a la ausencia de doctores senior en las guardias. En España la situación en este sentido podría ser algo mejor: sólo se libran de trabajar en fines de semana los mayores de 55.

Abandonado en el hospital

Tal como explica Marco, el 'efecto fin de semana', tiene importante consecuencias, no sólo para los que entran en quirófano. La peor parte se la llevan, de hecho, los que no entran: “Durante el fin de semana la actividad quirúrgica se paraliza por completo; no hay cirugía programada, sólo hay cirugía urgente. Si ingresas un viernes sólo se te hacen cosas urgentes, si te pones muy malo”. El problema, cuenta Marco, es que puede que nadie se dé cuenta de que la cosa a va a peor: “Si por ejemplo el personal de guardia, que muchas veces es un residente, no está atento, te pueden pasar cosas. A veces no se entera nadie y apareces el lunes en una situación preocupante”. El doctor, puntializa, que “el sistema de formación de residentes lleva implantado en España más de 30 años con resultados excelentes. Se trata de un sistema supervisado y cuando un paciente empeora un médico de estatus superior al del residente es informado y participa en la evaluación y manejo del caso”. Pero, en ocasiones, tal como han mostrado los estudios, el sistema se satura. 

Los lunes, cuenta el internista, tampoco es el mejor día para los médicos: “El hospital se encuentra con un número de pacientes que han ingresado en fin de semana y hay que empezar a tratar y con una urgencia saturada de todo lo que ha entrado y no tiene hueco para subir a las plantas”.

La solución parece obvia, pero requiere una inversión que, en este momento, no parece que vaya a llegar. El 'efecto fin de semana', cuenta Marco, se combatiría aumentando el personal de guardia, sobre todo los equipos quirúrgicos, y reforzando los estudios que se hacen los sábados y los domingos. Hasta entonces, sólo puede dar un consejo, difícil de seguir: “Desde luego, es bastante mejor no ingresar un viernes”.

No es ningún secreto: en fin de semana los hospitales operan con menos personal del habitual. Sólo se atienden operaciones de urgencia y los médicos se turnan para cubrir las guardias. En la medida de lo posible, se retrasan las intervenciones. Si no hay más remedio, y al paciente le toca pasar por quirófano, cabría esperar un servicio similar al que se ofrece entre semana. Pero según apunta un estudio publicado en el British Medical Journal, las operaciones no se realizan de la misma manera ni con la misma calidad, y disminuye la atención de los pacientes que se encuentran en periodo postoperatorio.