CUALQUIER DUDA, ACUDE A TU MÉDICO

Lo que le ha pasado a Olivia Newton-John: todo lo que debes saber sobre la metástasis

El cáncer es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad a nivel mundial. En 2015 ocasionó 8,8 millones de defunciones. Te contamos qué tiene la cantante de 'Grease'

Foto: Olivia Newton-John. (Efe)
Olivia Newton-John. (Efe)

"Olivia Newton-John pospone todos sus conciertos del mes de junio en EEUU y Canadá. El dolor de espalda que inicialmente provocó el aplazamiento de la primera mitad de citas ya confirmadas, es el resultado de un cáncer de mama que se ha metastatizado en el sacro". Así comenzaba el comunicado que se ha publicado en los perfiles oficiales de Twitter y Facebok de la cantante.

"Es la decisión que he tomado tras haber consultado con mis médicos y terapeutas naturalistas del centro de investigación sobre el cáncer que lleva mi nombre en Melbourne, Australia", añade la artista. Olivia, que ahora tiene 68 años, sufrió un cáncer de mama hace 25 años que consiguió superar tras una mastectomía de su seno derecho y varios meses de quimioterapia. Sin embargo, algunas de esas células cancerígenas quedaron en su cuerpo y ahora han formado un pequeño tumor en el hueso sacro. Pero, ¿qué es la metástasis?, ¿por qué se produce?

Una vez diseminado es muy difícil de controlar, y aunque con los tratamientos actuales algunos pueden ser curados, la mayoría no lo son

Cuando se habla de este término se refiere a un tipo de cáncer muy grave por su capacidad de extensión por todo el cuerpo. Las células cancerosas pueden diseminar localmente al moverse dentro del tejido normal circundante. También pueden extenderse regionalmente a los ganglios linfáticos, a los tejidos u órganos cercanos y diferentes partes del organismo. Aunque algunos lo llaman cáncer en estadio IV, el proceso por el cual estas células se diseminan a otras zonas del cuerpo se denomina metástasis.

Se le llama con el mismo nombre que el cáncer original. Por ejemplo, si se diseminara un cáncer de mama al sacro, como en el caso de la cantante, no sería un cáncer de sacro sino un metastásico de pecho aunque en algunas ocasiones los médicos no pueden encontrar donde comenzó y se denomina CUP (siglas en inglés), ya que tiene un origen primario desconocido.

El cáncer metastático no siempre causa síntomas. Cuando ocurren, su naturaleza y frecuencia dependerán del tamaño y ubicación de los tumores: dolores y fracturas cuando el cáncer se ha diseminado a los huesos; convulsiones, mareos, dolores fuertes de cabeza cuando es en el cerebro; falta de aliento en el pulmón o icteria e inflamación del abdomen cuando es en el hígado.

Células epiteliales escamosas en fase metastásicas. (iStock)
Células epiteliales escamosas en fase metastásicas. (iStock)

Pasos

Estás células malignas se extienden por el cuerpo en varios pasos: crecimiento en el tejido normal cercano; movimiento por las paredes de los ganglios linfáticos o sanguíneos cercanos, sistema linfático y torrente sanguíneo a otras partes del cuerpo; parada en vasos pequeños en un lugar distante e invasión de paredes del vaso e ingreso en el tejido circundante; crecimiento en ese tejido hasta formar un tumor pequeño e impulso para que crezcan nuevos vasos, lo cual crea un suministro de sangre que permite al tumor seguir creciendo.

¿Dónde se disemina?

Puede hacerlo a casi todas las zonas del cuerpo, aunque depende de dónde sea el primario, tiene más probabilidades de ir a unas partes o a otras. Los sitios más comunes son los huesos, el hígado y los pulmones.

Colon: hígado, peritoneo, pulmón.

Estómago: hígado, peritoneo, pulmón.

Melanoma: cerebro, hígado, huesos, músculo, piel, pulmón.

Ovario: hígado, peritoneo, pulmón.

Páncreas: hígado, peritoneo, pulmón.

Próstata: glándula suprarrenal, hígado, hueso, pulmón.

Pulmón: cerebro, glándula suprarrenal, huesos, hígado, otro pulmón.

Recto: hígado, peritoneo, pulmón.

Riñón: cerebro, glándula suprarrenal, huesos, hígado, pulmón.

Seno: cerebro, hígado, hueso, pulmón.

Tiroides: hígado, huesos, pulmón.

Útero: hígado, huesos, peritoneo, pulmón, vagina.

Vejiga: hígado, huesos, pulmón.

El cáncer metastásico no siempre causa síntomas. Cuando ocurren, su naturaleza y frecuencia dependerá del tamaño y ubicación de los tumores

Una vez diseminado es muy difícil de controlar, y aunque con los tratamientos actuales algunos pueden ser curados, la mayoría no lo son. El objetivo de los tratamientos que ya existen es detener o hacer que el crecimiento del tumor sea más lento o aliviar los síntomas que está causando. Está claro que todo depende de la persona, su historial médico y su salud en general.

Los investigadores siguen estudiando formas nuevas de destruirlo o detenerlo por completo. Si los médicos te diagnostican un cáncer avanzado o metastásico será un duro golpe que debes afrontar con firmeza. Es difícil y puede causarte ansiedad e incertidumbre. Debes apoyarte en tus familiares y aprovechar el día a día. Coge fuerzas, supera tus sentimientos e intenta disfrutar. Consulta a tu médico y él sabrá aconsejarte.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios