¿Hacia dónde gira?

La ilusión óptica que te dice si eres alguien inteligente o no

El efecto que te presentamos a continuación sirve para entender cómo funcionan algunos mecanismos de tu cerebro. Te contamos todo lo que hay detrás

Foto: ¿En el sentido de las agujas del reloj o en sentido antihorario?
¿En el sentido de las agujas del reloj o en sentido antihorario?

Muchos lo recordarán. Se trata de uno de los primeros fenómenos virales, basado en ilusiones ópticas, que se difundió por Internet de manera masiva.

Creado en el año 2003 por el diseñador web Nobuyuki Kayahara, el 'gif' animado de la bailarina giratoria provoca que algunas personas la vean rotando en el sentido de las agujas del reloj o en sentido antihorario.

Recordemos a esta sensual figura:

Varias páginas web y vídeos de YouTube sostienen que dependiendo de si ves a la mujer dando vueltas en una u otra dirección, serás más propenso a utilizar el hemisferio izquierdo o el hemisferio derecho de tu cerebro.

El efecto se basa en un tipo de ilusiones conocido como imágenes reversibles

Según un test realizado a través de Internet en el año 2008, la mayoría de la gente veía girar a la bailarina en sentido horario.

Unos pocos conseguían, incluso, percibir ambos movimientos. ¿Qué pasa con estos casos especiales? Algunas de las paginas referidas afirmaban que tales personas utilizaban todo su cerebro y eran, por consiguiente, auténticos genios.

Lo cierto es que el fenómeno viral sigue teniendo, 13 años después, mucho interés. El medio 'Tonic' ha interrogado recientemente sobre esta ilusión al especialista Arthur Shapiro, coautor del libro 'The Oxford Compendium of Visual Illusions'. Según Shapiro, las razones por las que vemos la rotación de la bailarina en una u otra dirección van mucho más allá de qué lado del cerebro estamos empleando.

Antes de nada, es importante entender que el efecto se basa en un tipo de ilusiones conocido como imágenes reversibles. El ejemplo por antonomasia es el así llamado cubo de Necker:

El problema de estas imágenes es que no existe ningún indicio, fuera de la figura en sí, que nos diga cómo la tenemos que interpretar. Ante tal situación, el cerebro se ve obligado a crear un orden.

La mayoría suele ver a la mujer girando en sentido horario por la llamada estructura subcortical, siempre alerta e imprescindible

"El mundo está repleto de situaciones con poca información", explica Shapiro. El ejemplo más claro es lo que ocurre cuando conducimos de noche: disponemos de muy pocos indicios, pero, aún así, nuestro cerebro es capaz de establecer dónde está la carretera que debemos de seguir.

Para empezar a entender el efecto, en esta otra ilusión nocturna las aspas de un molino de viento parecen rotar en la dirección equivocada. Si se le añade a la imagen toda información que aporta la luz del sol, el sentido de las aspas cambia mágicamente:

"Las siluetas son figuras tremendamente ambiguas", señala Shapiro, "si añadiésemos más datos a la bailarina, como unos pantalones de colores, la ilusión quedaría automáticamente resuelta". De hecho, basta con dibujar simples líneas de contorno para que, de repente, todo tenga una lógica. Veamos el resultado en este otro vídeo:

Para quienes quieran manejar la ilusión sin estos trucos, el experto nos echa una mano para apreciar el giro de la bailarina en ambos sentidos. He aquí el procedimiento: cubre con la mano toda la figura excepto el pie que está en contacto con el suelo; concéntrate y mira a la sombra que está en la parte inferior y piensa ahora que te estás moviendo mentalmente de arriba abajo; si crees que estás mirando la figura desde abajo, deberías ver a la bailarina como si se moviera en sentido antihorario; ocurre lo contrario si consideras que la contemplas desde una posición superior.

El motivo real que explica por qué vemos la figura girando en un sentido o en otro no tiene nada que ver con el hemisferio que utilizamos. Sostiene Shapiro que en nuestro cerebro no existe un único sistema de percepción, sino dos. Durante la evolución humana desarrollamos el así llamado cuerpo calloso, que une las partes que identifican el color y el lenguaje. Por otro lado están las más primitivas estructuras subcorticales, que son sensibles al movimiento y a la orientación.

La razón por la que la mayoría de la gente suele ver a la mujer girando en sentido horario tiene que ver con la susodichas estructuras subcorticales, imprescindibles para la supervivencia. Las cosas, incluyendo aquellas que podrían atacarnos, suelen ser contempladas desde arriba, y es una ventaja poder reconocer a una serpiente que se mueve entre nuestros pies en un ambiente con poca luz. Por eso, cuando se presenta una información visual ambigua, la mayoría de las personas tienden a interpretar los objetos como si los estuvieran observando desde un punto de vista elevado. ¿Que ocurre con aquellas personas que ven a la bailarina girando en sentido antihorario? Pues que tienen, simplemente, más posibilidades de ser mordidas por el áspid.

Interesante, ¿verdad? Si la explicación, sin embargo, te resulta demasiado enrevesada, puedes olvidar la teoría y dejarte llevar por el fenómeno viral. Utilizando el truco que te hemos mostrado presumirás en todas las páginas web de que puedes ver a la mujer dando vueltas en ambos sentidos y de que, según la hipótesis más difundida, eres un auténtico genio.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios