del vandalismo a la honestidad brutal

¿Qué es lo peor que has hecho borracho? Las historias más divertidas (con fotos)

El alcohol relaja, elimina inhibiciones, ayuda a hacer amigos y convierte a personas encantadoras en peligrosos egomaníacos capaces de hacer daño a sí mismos y a los demás

Foto: Mucho mejor que la Capilla Sixtina. ('Reddit')
Mucho mejor que la Capilla Sixtina. ('Reddit')

'¿A que no te atreves?' Cuando estás bajo los efectos del alcohol, no hace falta que te digan esto de verdad: una voz interior que podría ser la de tu peor enemigo te desafía a decir y hacer todo tipo de cosas contraproducentes. El bebercio está entre los factores de riesgo de los sucesos más escabrosos, moralmente lamentables y divertidos de nuestra vida, y hoy hemos unido casos cercanos de amigos y conocidos y otros que hemos encontrado en 'Reddit', 'Imgur' y 'Daily Mail'.

Agárrate porque vienen curvas y se ve todo muy borroso.

Suerte, maestro

Empezamos con un testimonio memorable (lo sentimos por ello): "Me encaramé a la estatua de Ortega Cano de Murcia y le puse el escroto en la frente. Hice una foto y me pasé el resto de la noche enseñándosela a desconocidos".

No es de lo peor que se puede hacer, pero está claro que nunca será concejal.

Esta persona pregunta: '¿llegaste bien a casa?' Y se contesta sola: 'sí pero no sé cómo, bebí un poco...' Luego se da cuenta del error y se ríe solo. ('Reddit')
Esta persona pregunta: '¿llegaste bien a casa?' Y se contesta sola: 'sí pero no sé cómo, bebí un poco...' Luego se da cuenta del error y se ríe solo. ('Reddit')

En 'Reddit', un tal kalebt123 tiene otra de exibicionismo genital. Según la versión de sus amigos, "salí del baño con el pene fuera y me puse a hablar con dos amigas de cosas de chicas. Recuerdo que pensé que sería gracioso dejármela fuera, pero luego decidí que no". Inmediatamente se le olvidó y salió con el regalito a la vista.

Si quieres aproximarte a una mujer, mejor sé más sutil, como el usuario black_dynamight, que intentó ligar con una chica guapa que estaba paseando su perro. Decidió decir algo casual sobre la mascota para romper el hielo y comentó que parecía un buen perro. Luego, su cerebro alcoholizado habló por él: "Espero que tú también seas una buena perra", y esbozó una sonrisa seductora. Incomprensiblemente, no surtió efecto.

Cuando empieza esa sensación de 'soy el rey del mundo', es el momento de parar y quedarse tranquilito

Cuando planteamos la pregunta en redes sociales, hay quien tiene problemas para decidirse. "Quizá las peores y más llamativas fueran: cargarme un cristal de un mini-escaparate de la Plaza Mayor de Madrid, hacer una rotonda en dirección contraria (el camino era más corto) sin ver que la policía municipal estaba ahí, enrollarme con una amiga de mi hermana pequeña y acabar montándonoslo en el portal de enfrente de la discoteca delante de todo el mundo, o una noche en 1997 que anduvimos un amigo y yo haciendo bromas telefónicas. Él llamó a un amigo mío diciéndole a su madre que tenía que hablar con él para contarle sobre unos análisis de sangre que se había hecho. Yo llamé a una amiga suya que era modelo, diciendo que éramos de una agencia y había fallado una chica a última hora y necesitábamos que fuera a trabajar urgentemente..." En fin, que la liaron bien liada. Aún hoy, nos cuenta: "cuando nos juntamos, uno de los comentarios recurrentes es: 'qué bien lo pasamos ese día, qué malas personas fuimos'".

Contándonoslo a nosotros se ha resarcido. También pretende arreglarlo con este consejo a los chavales: "Cuando empieza esa sensación de 'soy el rey del mundo', es el momento de parar y quedarse tranquilito".

¿Pero por qué no se carga este Huesito? (Reddit)
¿Pero por qué no se carga este Huesito? (Reddit)
O no, porque algunas anécdotas merecen la pena: "Vomitar en un cajón de la mesilla del dormitorio y cerrarlo tan campante hasta el día siguiente". ¿Por qué conformarse con una foto cuando podemos guardar así un recuerdo del olor y la textura de la noche?

Una colaboradora anónima nos cuenta que ella y una amiga se vengaron de un pesado que se había quedado dormido en el sofá en una fiesta. "Ahí estábamos nosotras con rotulador permanente, gorros y más complementos, haciéndole un reportaje con su nueva imagen. El tío ni se inmutaba". Ya tendría tiempo de inmutarse al mirarse al espejo.

"Alguien que no soy yo, cuando bebía mucho, tiraba la basura por la ventana a los contenedores desde un quinto. Según a quién preguntes, la tasa de éxito oscila entre el 0 y el 5%". El recuerdo oloroso lo disfrutaban en este caso los del bajo y los que pasaban por la calle al día siguiente.

Las ventanas y los balcones dan mucho juego. Otro amigo se durmió en una terraza y despertó vomitando hacia fuera, lo que podía haber sido gracioso de no haberse encontrado en casa de su vecino de arriba. En el mismo estilo, hay quien lo echó sobre las aspas del aire acondicionado del vecino, justo ese que acababa de subir a quejarse del ruido de la fiesta.

Amor verdadero

¿Quién no ha confundido sus sentimientos estando bebido? Lo malo es exteriorizarlos: "Tengo el tremendo arte de, con dos copas de más, decir que estoy convencida de que por fin el universo ha mediado para que se produzca el amor. Me las arreglo para pasar de sentirme la adolescente con gafas y aparato a la que nadie invitaría al baile de fin de curso a creer que de verdad ese chico es el amor de mi vida y preguntarme cómo no me he dado cuenta tres vodkas antes. Sobre todo, me creo que tras la resaca (y habernos acostado) nos casaremos, tendremos tres hijos y un chalet en la sierra".

Y sigue soltera, queridos lectores, no la dejéis escapar.

Anoche parecía buena idea. (Imgur)
Anoche parecía buena idea. (Imgur)

Un amigo que parece buen tipo cuando está sobrio recuerda una curda de hace diez años: "Entré con unos amigos en un edificio en obras de la Universidad Complutense. Llegamos hasta allí corriendo por el bosquecillo del campus a las 4 o 5 de la mañana mientras cantábamos 'Fear of the Dark' de Iron Maiden a grito pelado. Una vez en la obra, nos condujimos por allí como chiquillos en el Toys R'Us: nos lanzamos material de obra a modo de 'shuriken' y arrancamos cuanta máquina arrancable había allí, incluida una excavadora que condujimos por la planta baja del edificio. Uno de mis amigos hizo salir a otro de la excavadora mediante ráfagas de un extintor que encontró por ahí, y al momento nos enfrentamos todos en una guerra sin cuartel a base de anhídrido carbónico (no lo recomiendo: la próxima vez prefiero arder). Para despistar a los obreros y los agentes del orden, pintamos en la azotea una hoz y un martillo junto a una cruz gamada, para que no supieran a qué carta quedarse".

No hay más remedio que considerarla una gamberrada de centro.

Encontramos un extintor y nos enfrentamos todos en una guerra a base de anhídrido carbónico (no lo recomiendo: prefiero arder)

Puede que sea peligroso, pero que le quiten lo bailao: "Entrar en mi pueblo subida en el capó del coche de un amigo. Como llevaba falda y me tenía que agarrar al coche con las dos manos, imaginad hasta dónde subió la falda... ¡pero qué felicidad!"

Hay menos ilusión en este otro caso, real por desgracia: "Romper el cristal de una oficina de seguros con la pierna y luego entrar a buscar mi zapato, que había quedado dentro entre los archivadores. Salir como si nada antes de que llegará la poli. Seguir bebiendo ensangrentado".

La sangre y los cristales rotos impresionan, pero en el fondo es aún peor lo que le pasó a otra chica un día por culpa de la botella: "En una comida con los padres de una amiga, el padre llevaba todo el día controlándonos y diciéndonos lo que teníamos que hacer. Le cogí de la mano y, de forma paternalista, le dije: 'Richi (se llama Ricardo), a ti lo que te pasa es que eres muy dominante'". Pinchó tan en hueso que nadie fue capaz de reconducir aquello. Tras ponerse todos lívidos un buen rato, hubo que seguir comiendo como si nada.

Terminamos con una que nos ha cautivado por su elegancia. "Un amigo, normalmente muy racional y analítico, bebió demasiado y le dije que fuera a dormir a mi cuarto, que tenía dos camas iguales. Mi colega se sube al cuarto y al momento oímos un golpe brutal. Subimos corriendo y estaba de bruces entre las dos camas. Le pregunto qué ha pasado y dice: 'Es que he visto las dos camas, he asumido que veía doble, y he saltado al medio'".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios