cuánto, cuándo y las consecuencias

Esto es lo que pasa cuando beben las mujeres, y así las afecta

El alcohol y el sexo siempre han estado relacionados. Aunque no es lo más sano, ellas siguen usándolo para animarse... y muchas se desaniman a la mañana siguiente

Foto: Al principio es divertido... (iStock)
Al principio es divertido... (iStock)

'Glow' (brillo, resplandor) es la palabra que usan los anglófonos para ese buen color tan favorecedor en el cutis de las embarazadas, pero también es una empresa de salud y 'big data' que ayuda a las mujeres a manejar su sexualidad.

La plataforma tiene varias aplicaciones útiles para analizar los ciclos menstruales, aumentar o disminuir las probabilidades de embarazo, calcular la fecha probable del parto, recibir ayuda con su maternidad y hablar con otras mujeres de estas cuestiones tan inusuales cuando hay hombres alrededor. Y de paso darnos jugosos datos acumulados.

Hoy nos asomamos a las respuestas anónimas publicadas por 'Business Insider' que han dado las usuarias de Glow, unos cuatro millones de mujeres, en preguntas de sondeo sobre un tema inagotable: sexo y alcohol, y cómo los mezclan ellas. Te adelantamos que la unión es más estrecha de lo que querrían.

Pensándolo mejor...

Lo que más llama la atención es que, en esta amplia base de estudio, formada por mujeres modernas —que usan con soltura las nuevas tecnologías y no tienen problema en dar sus datos para controlar mejor su vida sexual— la mayoría reconocen que el alcohol les ha impulsado a tomar decisiones de las que se arrepintieron. ¿Seguimos sin entender cómo nos afecta beber o es que precisamente nos lanzamos a empinar el codo cuando, en el fondo, queremos acostarnos con la gente menos indicada?

Más de la mitad de las encuestadas creen que el alcohol les hizo tomar decisiones sexuales equivocadas

Hay datos más previsibles que seguramente se confirmarían en un estudio con más rigor científico y en países de nuestro entorno, como los que se refieren a cuándo bebemos más, al menos las mujeres. Los días estrella son los sábados, lo que, conjuntamente con el dato anterior, convierte al domingo en el día universal de la resaca y el '¿quién me mandaría a mí…?'

El martes, en cambio, es perfecto para quedarse en casa, sobria y en pijama, y hacer todo eso que sí nos alegraremos de haber hecho, como poner lavadoras, terminar el trabajo o preparar comida para el día siguiente. Es el día que menos dicen beber las encuestadas.

Invitar a alcohol es una vieja costumbre... porque funciona. (iStock)
Invitar a alcohol es una vieja costumbre... porque funciona. (iStock)

El mes del bebercio por antonomasia es julio. Y en general parece que el calor ayuda a soltarse la melena, porque los siguientes en este podio del chuzarse son agosto, mayo y junio. Las mujeres tienden a cortar mucho el grifo (el de la barra) en enero, después de las vacaciones de navidad y los propósitos de Año Nuevo.

El número de consumiciones a partir del cual tienen un comportamiento sexual más arriesgado es de tres. Esto significa que, si normalmente usan la píldora y el condón, cuando beben tres copas es mucho más probable que se despisten, más o menos conscientemente, con los métodos anticonceptivos. Lo hacen sin ningún tipo de precaución, o se fían de la 'marcha atrás', y el día después se toman en masa la píldora del día ídem.

Casi 5000 mujeres contestaron a otra pregunta: ¿cuántas consumiciones necesitas para emborracharte?

Otra pregunta planteaba si creían el alcohol les había hecho tomar decisiones sexuales equivocadas. Contestaron muchas, más de 3000, y un 55 % de ellas dijeron que sí. Mantener la antigua caballerosidad de llevarla a casa sin mácula cuando ha bebido demasiado cobra cierto sentido. Está claro que, si bien no podemos echarle la culpa de todo al alcohol, sí es un factor que termina de darles el empujoncito.

¿Estás en la media?

De las casi 5000 mujeres bebedoras que hicieron clic, la mayoría beben sobre todo en ocasiones especiales (28%). Si no hay fecha señalada de por medio, el 20% dice que la frecuencia normal es una vez a la semana, el 19% dos veces al mes, y un 11% dijeron que lo hacen “la mayoría de los días”. No sabemos si las últimas son también las que más relaciones tienen o si no les da tiempo.

El próximo fin de semana, mejor refrescos. (iStock)
El próximo fin de semana, mejor refrescos. (iStock)

Algo menos de 5000 contestaron a otra interesante pregunta: ¿Cuántas consumiciones necesitas para emborracharte? El 45% marcaron entre cuatro y seis, el 35% entre dos y tres. El 15% parece que tienen estómagos y constituciones de órdago: más de siete bebidas. Un 5% bebe una sola copa y ya tiene el puntito. Por suerte para las últimas, aún no se ha inventado la 'app' que haga que los buitres (“Dícese de los no-caballeros”) las distingan entre la multitud.

Cuando beben, de entre más de 7000, la mayoría prefieren vino (25%) o bebidas blancas (23%), el siguiente grupo en número prima los cócteles elegantes (22%) y solo el 14% prefiere cerveza cuando tiene otras opciones. Si eres de las que se enfadan con esos anuncios de cerveza en los que las chicas guapas juegan al vóley playa mientras ellos beben, esta puede ser una explicación.

Esperamos que los datos te hayan sido útiles y ten cuidado ahí fuera, con las borrachas y, aún más, con los hombres sobrios.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios