UN DIFÍCIL PROBLEMA MATEMÁTICO

¿Puedes resolver el “test de inteligencia” que está arrasando? Y tiene truco

No hace falta ser un genio para hallar la solución a este problema (solo tener la mentalidad abierta), pero más difícil es resolverlo de forma inversa

Foto: El puzzle tal como lo ha planteado Presh Talwalkar.
El puzzle tal como lo ha planteado Presh Talwalkar.

Este “test de inteligencia” lleva circulando por las redes sociales varios años y, solo en Facebook, ha sido compartido por más de tres millones de personas. No en vano, contiene todos los elementos que necesita un buen viral: presenta el problema en una sola imagen, nos promete un desafío que podemos resolver en poco tiempo y, lo que es más importante, nos invita a compartirlo solo si lo hemos resuelto y, por tanto, somos más inteligentes que la mayoría de nuestros amigos.

En Twitter hay quien asegura que si consigues resolverlo tienes un Cociente Intelectual de más de 150 (a partir de 130 se considera a la gente superdotada). Pero no te hagas ilusiones. En primer lugar, no hace falta ser un genio para hallar la solución (sólo tener la mentalidad abierta); en segundo, que lo haya compartido tu cuñado no significa que haya resuelto el reto por sí mismo.

Para desenmascarar a todos los que aseguran haber resuelto el test sin haberlo hecho y, ya de paso, darle una vuelta de tuerca al acertijo, el matemático Presh Talwalkar ha planteado en su blog Mind Your Decisions un nuevo dilema.

¿Puedes resolver el “test de inteligencia” que está arrasando? Y tiene truco

En su opinión, para demostrar que conoces la solución, debes saber desentrañar el mecanismo por el que cual funciona el problema. En este caso resolviendo la siguiente incógnita:

 

La solución de la solución

Si te has detenido un tiempo a observar el acertijo, te habrás dado cuenta de que la suma de los números corresponde con los últimos dígitos del resultado:

 

¿Y de dónde salen el primero (o los primeros) dígitos? Fácil, se trata de la resta:

 

Hasta aquí la solución al problema original. Pero ¿cómo resolver la ecuación que plantea Talwalkar? Para empezar, necesitamos hacer un cambio en los signos con los que se plantea el problema. Como en el acertijo original “+” no es solo “+”, para no liarnos usaremos el símbolo “@”. Y ahora solo falta plantearse el dilema en términos matemáticos.

 

Esto es lo que se conoce como un problema inverso: sabemos la solución pero no sabemos qué debe hacerse para llegar hasta ella. Parece un dilema complejo, pero no lo es tanto: es tan solo un sistema de dos ecuaciones y dos incógnitas:

 

El asunto puede complicarse aún más, pues esta no es la única solución al problema. También podemos planteárnoslo de la siguiente forma:  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios