Es noticia
Menú
Se buscan candidatos para cobrar 240.000 € al año y tener tres meses de vacaciones
  1. Alma, Corazón, Vida
en tokoroa, waikato

Se buscan candidatos para cobrar 240.000 € al año y tener tres meses de vacaciones

A pesar de las inmejorables condiciones laborales, ningún candidato está dispuesto a ser el médico de cabecera de este pequeño pueblo de Nueva Zelanda

Foto: Si eres médico y estás buscando trabajo, quizá esta oferta sea para ti
Si eres médico y estás buscando trabajo, quizá esta oferta sea para ti

Imaginar que pueda haber alguien que no quiere un trabajo fijo por el que cobra 240.000 euros al año resulta imposible. Sin embargo, y por raro que pueda parecer, encontrar candidatos para este puesto está siendo una difícil tarea –tanto, que en los últimos cuatro meses no se ha presentado nadie–. ¿Cuál es la razón de que no haya perfiles dispuestos a asumir las obligaciones de este empleo? Que habría que mudarse a Tokoroa, un pequeño pueblo de la región de Waikato, en Nueva Zelanda.

[Lea aquí: 'La isla habitada más remota del mundo busca agricultores']

Aunque entre las sugerentes tentaciones para presentar el currículum se encuentran unas vacaciones de tres meses, fines de semana libres y no trabajar de noche, no todo el mundo está dispuesto a trasladarse a esta remota zona del globo para ejercer como médico. Alan Kenny, el doctor que hasta ahora se está ocupando de tratar a los enfermos, tiene 61 años y está cansado de no dar abasto con la lista de pacientes que acumula a diario. En total, suele pasar consulta a unas 43 personas: lo recomendado por el Real Colegio de Médicos de Familia es no superar las 25.

Kenny requirió los servicios de hasta cuatro empresas dedicadas a la contratación de médicos, pero no tuvo éxito en su búsqueda. A pesar de que el sueldo –400.000 dólares neozelandeses que se traducen a unos 240.000 euros al año– es de lo más apetecible, ningún candidato ha llamado a su puerta para convertirse en el nuevo médico de cabecera del pueblo. La idea de Kenny es que la persona que ocupe el puesto trabaje mano a mano con él y, cuando llegue el momento de su jubilación, se quede al cargo de todo.

Según este doctor, el problema para encontrar a gente dispuesta a ocupar el puesto es que el empleo se desarrolla en una zona rural. “Auckland tiene la mayor universidad de Medicina, y la mayoría de los jóvenes que van allí proceden de familias adineradas de la zona. Si estas universidades reclutaran a más estudiantes de las zonas rurales, esta problemática no existiría”, asegura Kenny al diario 'NZ Herald'.

Imaginar que pueda haber alguien que no quiere un trabajo fijo por el que cobra 240.000 euros al año resulta imposible. Sin embargo, y por raro que pueda parecer, encontrar candidatos para este puesto está siendo una difícil tarea –tanto, que en los últimos cuatro meses no se ha presentado nadie–. ¿Cuál es la razón de que no haya perfiles dispuestos a asumir las obligaciones de este empleo? Que habría que mudarse a Tokoroa, un pequeño pueblo de la región de Waikato, en Nueva Zelanda.

Nueva Zelanda Trabajo
El redactor recomienda