Los secretos sobre lo que ocurre en los vuelos que los pilotos de avión no quieren contarnos
  1. Alma, Corazón, Vida
Abróchense los cinturones

Los secretos sobre lo que ocurre en los vuelos que los pilotos de avión no quieren contarnos

¿Le dan miedo las turbulencias? ¿No le gusta la comida de a bordo? Cuando conozca los verdaderos secretos que ocurren durante sus viajes aéreos, estos problemillas le van a parecer una nimiedad

Foto: Los secretos sobre lo que ocurre en los vuelos que los pilotos de avión no quieren contarnos
Los secretos sobre lo que ocurre en los vuelos que los pilotos de avión no quieren contarnos

Nos dan la bienvenida, a través de la megafonía presentan a la tripulación, nos informan de la hora estimada de aterrizaje o el clima que hace en nuestro destino y son los encargados de alertarnos o tranquilizarnos si estamos atravesando un área de turbulencias. Pero hay otras muchas cosas que los pilotos de avión nunca nos dirán.

Tienen información privilegiada de lo que realmente puede ocurrir -y ocurre- durante un vuelo, y son pocos los que la conocen. Los usuarios de 'Quora' han decidido revelar parte de los secretos mejor guardados de los pilotos de avión en 'The Daily Mail', y la mayoría de ellos no le van a hacer nada de gracia. Abróchense los cinturones, que despegamos. Cómo de sanos y salvos llegaremos tras conocer los asuntos mejor guardados de los comandantes de vuelo, es otro percal.

Volamos en aviones defectuosos

Claro que los revisan antes de permitirles volar. Pero más aviones de los que imaginamos despegan pese a que la tripulación sea consciente de que existen pequeños 'problemas técnicos'. No les falta un ala ni los motores se van a parar en seco cuando estemos a 30.000 pies de altura, al menos no todos.

“Algunos fallos comunes como cortes de luz en la cabina, volar con poca batería e incluso aviones que despegan con solo la mitad de los motores encendidos”, explica Qin Xie en 'The Daily Mail'.

Están autorizados a tomarse descansos siempre y cuando puedan dejar al copiloto a cargo

Tampoco hay que escandalizarse, en la mayoría de los casos, estos problemas se dejan apañados poco antes de que comience el vuelo o se arreglan durante el transcurso del mismo, tal y como relatan los propios pilotos.

Aterrizajes moviditos deliberadamente

Ese momento adolescente de aplausos por parte de los pasajeros cuando aterriza un avión, no se da en todas las ocasiones. Tras experimentar un aterrizaje semiaccidentado, lleno de baches y bamboleos, no da una palmada ni el más despistado.

Claro que cancelar la ovación final del trayecto culpando al piloto de los vaivenes en cabina puede resultar algo injusto. Sí, puede ser por despiste en un momento dado, pero otras muchas veces se ven obligados a hacerlo para evitar que el avión derrape si se trata de un aterrizaje particularmente difícil, o si las circunstancias climáticas les obligan, como cuando está lloviendo y necesitan entrar con fuerza para romper con los charcos de agua acumulados en la pista. “Sin embargo”, alerta sin tapujos Xie, “casi la mitad de los accidentes se producen durante las fases de aterrizaje, así que podemos preocuparnos con razón si es forzoso e brusco”.

Duermen durante el vuelo

Suena alarmante y escandaloso, pero a veces sucede. Según datos de una encuesta realizada en 2012 al sindicato de pilotos, más de la mitad de estos profesionales aseguran haberse quedado dormidos durante un vuelo.

Tampoco nos volvamos locos y empecemos a gritar ¡nadie al volante! Están autorizados a tomarse este tipo de descansos siempre y cuando puedan dejar al copiloto a cargo, claro. Como explica el capitán Piers Applegarth, representante de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas Británica (BALPA), “en los vuelos que duran aproximadamente 10 horas y 30 minutos se llevan varios pilotos para que el principal tenga la posibilidad de dormir y estar descansado para el aterrizaje”.

El mejor momento del día para volar

La mayoría de las tormentas eléctricas suelen darse por la tarde y desaparecen durante la noche, lo que significa que hay un periodo de tiempo en el que los pilotos prefieren volar porque hay menos viento con el que lidiar: la mañana. Así que si es usted un temeroso de las turbulencias, ya sabea qué hora seleccionar su próximo vuelo. “Volar con temperaturas más frías también es lo ideal, ya que cuando el suelo emana aire caliente es más posible que se dé un aterrizaje lleno de baches”, explica Xie.

No comen lo mismo que nosotros

Tampoco le sorprenderá saber que no optan por el menú de a bordo para alimentarse. La comida precocinada y recalentada que se les da a los pasajeros de clase turista ni se acerca a la cabina. O bien disfrutan de platos específicamente preparados para la tripulación o le hincan el diente a las cenas y comidas de los viajeros de 'business class'. Incluso es bastante común que se lleven su propio 'tupper' de casa. Algo normal, si pensamos que están en su puesto de trabajo y, como haceprobablemente usted a menudo, prefieren tomar un guiso casero.

Eso sí, para evitar problemas derivados de una intoxicación alimentaria, el capitán y el copiloto suelen elegir diferentes comidas. Por lo que pueda pasar.

Volando entre rayos

A principios de este año, un pasajero de un vuelo de la aerolínea Korean Air Lines captó el momento en el que un rayo caía sobre el ala del avión en el que viajaba. "Madre mía, qué cosa tan rara", pudieron ironizar los pilotos cuando la dramática foto empezó a circular por las redes.

Las mascarillas de oxígeno que tan bien nos muestran antes del despegue, solo tienen aire para 15 minutos

“Este tipo de incidentes ocurrecon bastante frecuencia, al menos una vez al año por cada avión”, aseguraban los usuarios. Claro que, como ocurrió en aquel caso, la de los aeroplanos apenas sufren daño alguno.

Lo que dura la máscara de oxígeno

Tomeaire y resérvelo bien, a poder ser horas. Al menos si vaa volar y ocurre una fatídica pérdida de presión: las mascarillas de oxígeno que tan bien nos muestran las azafatas antes del despegue, solo tienen aire para 15 minutos.

Además, tal y como aseguran los profesionales de la aviación, “en una situación de emergencia a gran altura solo disponemos de unos pocos segundos para ponernosla mascarilla antes de que sea demasiado tarde”. Pero tampoco hagamos un drama, el piloto se preocupará por reducir la altitud del avión lo suficiente en menos de un cuarto de hora para que podamos retirarnos el artilugio salvavidas que, una vez pasado este tiempo, tampoco nos serviría de mucho.

Viajar en avión Aerolíneas Viajes Viajar Pilotos Curiosidades Misterios Trabajo
El redactor recomienda