Así montó Kate Stewart su imperio

Es madre soltera desde los 17, dejó el colegio y así se hizo multimillonaria

"Soy lo que soy, y estoy orgullosa de donde vengo. La gente da por hecho que no sé lo que digo, pero cuando hablo de negocios puedo ver la sorpresa en sus rostros”, asegura la multimillonaria británica

Foto: Actualmente casada y con tres hijos, a Kate le costó crear su fortuna de la nada, pero lo consiguió. (Channel 5)
Actualmente casada y con tres hijos, a Kate le costó crear su fortuna de la nada, pero lo consiguió. (Channel 5)

Con apenas 33 años, esta joven nacida en Liverpool que cree que unos diamantes de 242.000 libras son “una ganga”, disfruta alardeando de su riqueza demostrando constantemente sus gustos caros. “La empresaria Kate Stewart es tan rica que prefiere pagar por ropa de diseño nueva a hacerse la maleta”, relata Lucy Waterlow en 'The Daily Mail', donde recoge la sorprendente historia de la madre soltera adolescente que se hizo millonaria.

Pese a haber abandonado sus estudios de adolescente, Kate consiguió construirse un imperio en salones de belleza. La que fue madre soltera a los 17 años, hoy no duda en gastarse 250.000 libras en diamantes –alrededor de 352.000 euros– y pagar más de 1.000 libras por dormir en hoteles de lujo –algo más de 1.400 euros–. Así hizo para poder financiarse una vida de lujo, y no fue tan difícil.

'¡Me siento como un niño en una tienda de dulces!', comentaba de compras en Rockefeller. (Channel 5)
'¡Me siento como un niño en una tienda de dulces!', comentaba de compras en Rockefeller. (Channel 5)

Una adolescencia especialmente dura

Hoy madre de tres niños, la empresaria ha participado en el programa de Channel 5 'How the Other Half Lives' mostrando cómo es su vida ahora y cómo llegó a montar el imperio que actualmente tiene relatando cómo es su vida y cómo llegó hasta su actual fortuna.

En el 'reality' presentado por Eamonn Holmes y Ruth Langsford, Kate comenta que no se avergüenza de los extravagantes gastos que realiza a diario porque, asegura, ha trabajado duro por conseguir todo lo que tiene: “Dejé el colegio sin haber conseguido ningún título. Tenía un trabajo no cualificado en el que cobraba 2,50 libras por hora (un euro con 44 céntimos)”.

Al mismo tiempo que su negocio estaba en plena expansión supo hacer buenas inversiones. Y en poco tiempo creó su multimillonario imperio

“Me quedé embarazada a los 17 años y parecía que el destino que estaba escrito para mí era tener más hijos y vivir de las prestaciones sociales. Empezaron a negarme todas las ayudas y me dije 'no te resignes'. Eso me dio fuerzas para salir adelante”, explica en el programa, donde relata que al principio le resultó muy difícil que alguien le diese una oportunidad en el mundo laboral.

El complicado camino hacia el imperio

Su carrera hacia el triunfo comenzó al llegar a los 30, cuando consiguió un trabajo de secretaria que compaginaba con sus estudios en una escuela de negocios y la crianza de su hija Caitlin, quien por entonces ya tenía 15 años.

“Me formé al mismo tiempo que era madre soltera. Conseguí un título y terminé dirigiendo una compañía. Más tarde supe invertir mi dinero correctamente, y así fue como construí mi propio imperio”, resume Kate. Actualmente dueña de decenas de tiendas de bronceado y salones de belleza, hizo su primer millón de libras hace diez años.

Ya fuese suerte o buen ojo para encontrar las mejores oportunidades del mercado, al mismo tiempo que su negocio estaba en plena expansión supo hacer buenas inversiones. Y en poco tiempo creó su multimillonario imperio.

La que fue madre soltera durante más de 15 años hoy está felizmente casada con Graham. (Channel 5)
La que fue madre soltera durante más de 15 años hoy está felizmente casada con Graham. (Channel 5)

La importancia de la buena imagen

“Me gusta viajar ligera y no llevar un montón de maletas. Si no para cuando llego a mi destino toda mi ropa estaría arrugada y necesitaría que la planchasen”, comenta la asidua a hoteles de más de 1.000 libras la noche. Así que para sus viajes, ya sean de negocios o por placer, se puede permitir el lujo de llevar artículos de higiene personal básicos y optar por el lujosísimo servicio de habitaciones de la cadena de hoteles londinense W que ofrece una amplia gama de vestuario de diseños exclusivos.

Tan sencillo como escoger por internet los trajes que quiere para sus diversas reuniones, almuerzos, cenas con clientes y bailes de caridad, y cuando llega al hotel todos los modelitos la están esperando colgados en su armario. “Cada segundo cuenta. La gestión del tiempo es fundamental en mi vida. Esto sólo lo hace todo mucho más fácil para mí”.

Para Kate “la imagen es lo más importante”, por lo que siempre se preocupa por dar una buena impresión con su vestimenta y alardear de riqueza. “No se trata sólo de que miren, lo importante es que te recuerden”. Así, nunca duda en complementar su vestuario de diseño con joyas y diamantes carísimos, tal y como demostró en el programa de televisión gastando miles de libras en una joyería de alta gama en Rockefeller: “¡Me siento como un niño en una tienda de dulces!”, exclamaba en el momento en el que escogía entre en un collar de diamantes de 38 quilates que costaba 80.000 libras (casi 113.000 euros) o un brazalete valorado en 242.000 libras. “Es una ganga”, comentaba al optar por el segundo.

'Ahora miro a mis bebés cada mañana y sé que es lo mejor que podría haber hecho nunca'. (Channel 5)
'Ahora miro a mis bebés cada mañana y sé que es lo mejor que podría haber hecho nunca'. (Channel 5)

El hábito hace al personaje

Kate confiesa que usó ciertos trucos para ascender con mayor rapidez: vestirse con ropa de marca y lucir bonitas joyas le sirvieron como disfraz para abrirse paso en el mundo de los negocios. “Me ayudaban a interpretar un papel y me hacían sentir más confianza en mi misma”.

Kate admite que su estilo de vida actual está a años luz de sus humildes comienzos. La que fue madre soltera durante más de quince años hoy está casada felizmente casada con Graham, con quien tuvo a sus gemelos Graydon y Grayson en septiembre de 2014. Desgraciadamente, la pareja perdió el bebé de su anterior embarazo cuando estaba de 6 meses. Pero Kate aprendió la lección y pagó por que todo saliese bien: “No corrió riesgos. Se hacía chequeos regulares, contrató a su propia matrona personal y reservó una cesárea privada en un centro especializado de Liverpool”, relata Waterlow.

La ropa de marca y las bonitas joyas le sirvieron para abrirse paso en el mundo de los negocios

“No salgo de viaje cada fin de semana ni bebo, así que utilicé ese dinero para asegurarme la buena marcha de mi embarazo, y me alegro de haberlo hecho. No me importaba lo que costase, sólo quería asegurarme de que mis hijos estaban bien y nacían de forma segura. Ahora miro a mis bebés cada mañana y sé que es lo mejor que podría haber hecho nunca”, explicaba en una entrevista en 'Liverpool Echo'.

Pero no olvida sus orígenes. Cuando en el programa de Channel 5 le preguntaron si nunca había intentado acabar con su fuerte acento de Liverpool contestó “Soy lo que soy, y estoy orgullosa de donde vengo. La gente siempre me subestima y da por hecho que no sé lo que digo, pero cuando hago una presentación o empiezo a hablar de negocios puedo ver la sorpresa en sus rostros”, asegura orgullosa de sí misma la multimillonaria británica.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios