Es noticia
Menú
Siete claves para triunfar (sin piedad), contadas por un marine muy duro
  1. Alma, Corazón, Vida
CÓMO FORMAR PARTE DE UN EQUIPO DE ÉLITE

Siete claves para triunfar (sin piedad), contadas por un marine muy duro

No hay nada que nos enseñe más acerca del ser humano que nuestra experiencia. Brent Gleeson sirvió para la marina americana en Irak y África

Foto: Grupo de Navy Seals en una maniobra de entrenamiento en 1987. (Corbis)
Grupo de Navy Seals en una maniobra de entrenamiento en 1987. (Corbis)

No hay nada que nos enseñe más acerca del ser humano que nuestra experiencia. Por eso, aquella gente con la que trabajamos, y los grupos que junto a ellos conformarnos, terminan proporcionando lecciones que posteriormente podremos aplicar a otros aspectos de nuestras vidas, como es el trabajo. Es lo que ocurrió con Brent Gleeson, cofundador y CMO (chief marketing officer) de la agencia de marketing digital iMarketing, que ha utilizado su paso por los Navy Seals estadounidenses como inspiración para optimizar su negocio.

Gleeson ha resumido en siete puntos aquello que aprendió de sus superiores durante sus años de servicio en Irak o África en un artículo publicado en Inc., y en el que reconoce cómo su paso por el ejército le hizo adoptar algunos de sus mejores hábitos, pero también, aprender de sus errores más peligrosos. “Una vez, cuando mi pelotón se estaba preparando para una misión en uno de nuestros campos de tiro en Irak, me olvidé de recargar una de mis pistolas después de la operación de la noche anterior”, explica en el artículo.

Al descubrirlo, su superior Mark Owen, el marine que escribió bajo seudónimo Un día difícil (Crítica), el libro que relataba la misión en la que Bin Laden fue eliminado, mostró su decepción. A partir de ese momento, Gleeson se dio cuenta de lo importante que era mantener unos buenos hábitos: “Si te acostumbras a seguir unos hábitos correctos que te conduzcan hacia el éxito, no puedes perder”. Como explica, los SEAL te obligan a romper con tus viejas costumbres, pues las consecuencias pueden ser trágicas. Por el contrario, manifiesta, “si quieres ser parte de un grupo de élite, asegúrate que mantienes estos hábitos”.

Sé leal

La fidelidad es lamentablemente cada vez menos frecuente en el mundo de la empresa, explica Gleeson. “La lealtad consiste en predicar con el ejemplo, en apoyar incondicionalmente a tu equipo y en no arrojar jamás a un miembro del equipo a los leones”, señala. Si el jefe no es capaz de confiar en sus subalternos, estos tampoco podrán ser leales a sus superiores y al grupo del que forman parte.

Los demás son más importantes que tú

“No te preguntes qué puede hacer la organización por ti, sino piensa qué puedes hacer tú por la organización”. Esta parece ser una de las máximas que rigen la marina americana. Gleeson recomienda que cada día te levantes preguntándote qué puedes hacer para proporcionar valor añadido a tu equipo, y cómo puedes ayudar a tus compañeros. De esa manera, ellos harán lo propio en el sentido contrario.

Reflexiona

Aunque los Navy Seals suelen ser considerados como hombres de acción, sin un mínimo de reflexión cada día no podremos aprender de los errores que cometemos, como ocurrió con Gleeson en Irak. Aunque el ritmo del mundo moderno nos arrastre, debemos garantizar que reservamos una parte de nuestro tiempo a examinar aquello que podemos mejorar o en lo que nos hemos equivocado.

Sé obsesivamente organizado

Muchas personas infravaloran la importancia del orden, hasta que, como le ocurrió al emprendedor, se encuentran en Irak con una pistola descargada y se lamentan por no haber sido un poco más cuidadosos. Hay quien nace con la capacidad de acordarse de todo, y hay quien tiene que trabajarlo: Gleeson recomienda que cada cual encuentre su método que le permita que nada escape a su control.

No sabes lo suficiente

Si vas de listo, mal. En esto coinciden la marina americana y Sócrates, a quien se atribuye la célebre sentencia “yo sólo sé que no sé nada”. Y, efectivamente, así es. “Todos los miembros eficientes de un equipo son conscientes de que su entrenamiento nunca está completo”. Por eso Gleeson propone eliminar a todos aquellos que creen que ya saben lo suficiente y confiar tus proyectos a los que siguen mejorando sus habilidades y aprendiendo cosas nuevas cada día.

Céntrate en los detalles

Todos tenemos grandes planes para nuestra vida, pero debemos evitar que los delirios de grandeza nos distraigan de aquello que tenemos que hacer cada día, cada hora, cada segundo, para evitar el desastre. “Mi falta de atención al detalle podría haber tenido consecuencias catastróficas en Irak”, recuerda Gleeson, que insta al lector a pensar en una compañía donde todos sus miembros presten la máxima atención al detalle como su modelo ideal.

Nunca te sientas cómodo

El mundo empresarial moderno es igual que una guerra: el cambio es constante y debemos estar siempre preparados para reaccionar con celeridad a las amenazas que pueden surgir en cualquier momento. “Debes empujarte fuera de tu zona de confort”, recomienda Gleeson, puesto que sólo de esa forma podremos garantizar que estamos empleando todo nuestro potencial. Ante la reserva que algunos lectores pueden plantear respecto a estas en apariencia estresantes recomendaciones, el CMO recuerda que, si te apasiona lo que haces, no tendrás ningún problema en cumplir estos siete puntos.

No hay nada que nos enseñe más acerca del ser humano que nuestra experiencia. Por eso, aquella gente con la que trabajamos, y los grupos que junto a ellos conformarnos, terminan proporcionando lecciones que posteriormente podremos aplicar a otros aspectos de nuestras vidas, como es el trabajo. Es lo que ocurrió con Brent Gleeson, cofundador y CMO (chief marketing officer) de la agencia de marketing digital iMarketing, que ha utilizado su paso por los Navy Seals estadounidenses como inspiración para optimizar su negocio.

Irak
El redactor recomienda