OCURRIÓ A PLENO DÍA Y ELLOS REACCIONARON ASÍ

Esto es lo que pasa cuando una mujer sola y guapa va borracha por las calles de Madrid

Un vídeo pone de manifiesto la estrecha relación que existe entre el alcohol y el abuso sexual. ¿Qué hubiese ocurrido si la situación se hubiese producido un viernes por la noche?

Foto: Los hombres que se acercaron no lo hicieron con buenas intenciones. (iStock)
Los hombres que se acercaron no lo hicieron con buenas intenciones. (iStock)

Son las cinco y media de la tarde en las concurridas calles de Madrid y una mujer joven y atractiva camina sola y perdida, busca a sus amigas. La escena como ven, ya habría propiciado la aparición de "moscones". Pero, ¿qué ocurriría si la mujer además de confusa estuviera borracha? ¿Serían tan caballerosos los españoles o aprovecharían la mínima para llevársela a “Huertas”?

Este es el último experimento social que está arrasando en las redes sociales –ayer ya lo habían visto 30.000 personas–, donde una actriz madrileña representando el papel de ebria nos demuestra cómo algunos hombres son capaces de aprovechar una situación de clara vulnerabilidad para obtener sexo de una mujer.  

Príncipes que destiñen

En un momento de la conversación con un grupo de hombres que le preguntan de dónde es y dónde están sus amigas, ella comenta que está bastante ebria. ¿Cuál creen que será su respuesta? Pues decirle que no ha bebido lo suficiente e invitarla a continuar en un bar, con ellos. Otro 'aprovechado' le incita a que lo acompañe; casualmente, dice “tengo un cargador de iPhone en mi hotel”. Y aunque la mujer afirma sentirse mal y no poder caminar, él la coge de la mano, le pregunta si está casada e insiste en comprarle una cerveza.

El director del vídeo explica que tuvo que eliminar escenas de “extremo abuso físico“ porque no era necesario llegar tan hondo para entender el mensaje

No esperen encontrarse ninguna actuación caballerosa, más bien de camaradería. Como la del chico que propone a su amigo: “Oye, ¿por qué no te la llevas?”, mientras ella se tambalea más pasiva que dispuesta. La enlazan por la cintura, la abrazan… Hasta que en un determinado momento la cosa se pone seria: un hombre se acerca a ella y tras una breve conversación, la arrincona contra un muro e intenta besarle. La agresión llega a tal punto que un miembro del equipo de grabación debe intervenir para llevársela ante las protestas del otro, "que la vio primero".

La arrincona y la besa hasta que un miembro del equipo intercede.
La arrincona y la besa hasta que un miembro del equipo intercede.

Así de agresiva y repugnante, aunque no sorprendente, es la situación que plantea este vídeo de diez minutos creado por la clínica de rehabilitación Centro Europea Neurosalus que, según su director José Miguel Gaona, plantea muchas cuestiones sobre la verdadera magnitud de la vulnerabilidad y el abuso.

Hay quien puede pensar que el video ha sido editado para eliminar a los ciudadanos respetables, o más bien respetuosos, y dar una imagen sesgada del hombre, pero fue más bien al contrario, las únicas escenas que decidieron suprimir incluían momentos de abuso físico extremo, porque “no hay necesidad de mostrar con tanta profundidad”. Ni uno de los personajes que se acercaron a ella lo hizo para ayudarla.

No es la primera vez que un experimento sociológico pone de relevancia la baja catadura moral de algunas personas. El pasado año otra actriz fingiéndose también ebria caminaba tambaleándose por las calles de Hollywood con parecidos resultados.

Fuera de campo, más orégano

Dejen que les hagamos una pregunta, la que se hizo Gaona, ¿creen que si lo mismo hubiera ocurrido la noche de un viernes o un sábado alguien la habría ayudado? Porque todo sucedió en pleno día, en una calle transitada y ninguno de esos hombres estaba ebrio. ¿Habrían respondido de la misma forma en un bar de copas o saliendo de él, o habría sido bastante peor? La respuesta la tenemos todos en mente.

Un estudio realizado en la Universidad de Granada reveló que los hombres perciben como “promiscuas“ a las mujeres que aceptan una copa

La mayoría de las agresiones sexuales fuera de la pareja ocurren por la noche y están vinculadas al abuso de alcohol, sobre todo entre universitarios, aunque pocas son las víctimas que denuncian. Una de las razones por las que esto sucede, según se indicaba en un artículo publicado en 'Infocop' sobre el alcohol como motor de relaciones sexuales no consentidas, se debe al fuerte peso de los esterotipos de género que pesan sobre las mujeres, que incluyen comentarios del tipo: “ella le incitó”, “interiormente disfrutó de la experiencia...”. Porque parece "evidente" que la mujer del vídeo está sonriente, diriase que incluso insinuante, ¿no? Y aunque así fuese, ¿les otorga a ellos algún derecho?

Le ofrece más alcohol a pesar de que ella ya está ebria.
Le ofrece más alcohol a pesar de que ella ya está ebria.

Los resultados de una investigación sobre la incidencia del uso de alcohol en los jóvenes, en la que participaron 349 estudiantes de la Universidad de Granada, arrojó datos tan poco sorprendentes como el anterior vídeo, pero sí esclarecedores: el 28% de los chicos encuestados reconoció haber invitado alguna vez a una chica a copas para conseguir mantener contactos sexuales con ella. Por su parte, el 44% de las chicas indicó haber sufrido esta práctica en alguna ocasión. El estudio también reveló que la mayoría de los universitarios percibían como promiscuas a aquellas mujeres que aceptaban tomar alcohol cuando estaban interactuando con ellos, según Infocop.

¿Pervive realmente el tópico apolillado de que una mujer ebria está siempre “dispuesta”? ¿Hubiese sucedido lo mismo si el protagonista del vídeo fuese un hombre? Nos atrevemos a pensar que no. Sin embargo, lo que queda claro tras el experimento es que si vas a beber es mejor hacerlo acompañado, y a ser posible de alguien con quien te puedas emborrachar, si es el caso, sin mayores y dolorosos efectos que una enorme resaca.

 

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios