LA OTRA BRECHA DE GÉNERO

Esto es lo que ocurre cuando una mujer pide sexo a 100 hombres

Un hombre hizo lo mismo y no consiguió que ninguna le diese el sí. ¿Qué ocurre cuando es una mujer la que decide poner a prueba la resistencia masculina? Un vídeo viral nos lo muestra

En el año 2013, un joven que responde al nombre de Brian se paseó por California ofreciendo sexo a 100 chicas diferentes. El resultado fue el esperado: aunque estimaba que, aunque fuese por casualidad, al menos una iba a decir que sí, ninguna de ellas aceptó a encamarse con el joven, que además, utilizaba tácticas muy poco sutiles para convencer a las mujeres. Muchas de ellas iban en grupo con sus amigas, otras incluso paseaban con sus novios. Tuvo mejor suerte cuando probó en Europa y amplió el número de candidatas hasta las 200. A este lado del Atlántico, obtuvo dos síes, aunque uno de ellos era de una prostituta.

Esta última semana, Whatever, el portal encargado de la anterior broma, ha publicado un vídeo semejante (en realidad, un remake de otro ya realizado en 2013), sólo que cambiando los roles. En esta ocasión, es una mujer la que le pregunta a 100 hombres si yacerían con ella, con mucho mejor éxito que el tal Brian: 30 dicen que sí, frente a los 70 que aprietan el paso y, juiciosamente, se preguntan si no estarán siendo grabados por una cámara oculta. Sólo cambiaba una cosa en relación al vídeo anterior, y es que esta vez no eran permitidos ni grupos ni parejas, lo cual aumenta las posibilidades de éxito.

Queda claro que las mujeres son más conscientes de cuándo están siendo engañadas por una cámara oculta

“¿En serio? Vamos”, es la primera respuesta afirmativa que recibe. “Déjame que compre antes algo de Gatorade”, “es una gran oferta, pero tengo que ir a recoger mi bici” o “esto nunca me había pasado, pero vale, vamos” son algunas de las contestaciones de los hombres. ¿La mejor respuesta de rechazo? Quizá la del chico que explica a la joven que es “una propuesta muy extraña” y que, además, “se sale de las convenciones sociales normales”.

Aunque el vídeo pueda entenderse de forma superficial como la simple manifestación de las diferencias entre hombres y mujeres respecto al sexo (¡qué estrechas son ellas, qué salidos son ellos!), si algo pone de manifiesto es que las mujeres sufren (y detectan) mucho mejor el peligro que tiene aceptar la proposición de un desconocido; que están mucho más acostumbradas a que los hombres les ofrezcan compañía; que muchos carecen de un sexto sentido para averiguar cuándo están siendo objeto de un engaño; y, sobre todo, que el punto de partida de este vídeo viral se parece sospechosamente al acoso sexual.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios