El futuro, descrito por cuatro líderes

Pau Gasol: "La gente pierde la cabeza cuando alcanza el éxito"

La segunda jornada del congreso Management & Business Summit estuvo marcada por dos historias de éxito, las de Gasol y David Muñoz, y dos sabios consejos sobre lo que nos depara el futuro

Foto: Pau Gasol durante su intervención en el congreso.
Pau Gasol durante su intervención en el congreso.

Cambio, creatividad, innovación, talento… Son el tipo de palabras que uno oye una y otra vez en el mundo de los negocios. Son los términos de moda para un tiempo nuevo que ya está aquí, disruptivo (puede) pero con lo mismos problemas de siempre. En el congreso Management & Business Summit que ayer celebró su segunda jornada en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid se habló mucho de digitalización, big data y algoritmos, pero también advertimos que no es posible controlarlo todo. Siempre tendremos que lidiar con la incertidumbre.

En la primera jornada los protagonistas fueron personalidades de la política, y en la segunda destacaron dos personas aparentemente ajenas al mundo del management, Pau Gasol y David Muñoz. Un auditorio trajeado y lleno hasta la bandera escuchaba con atención las historias de éxito de dos personas que nunca en la vida han trabajado en una oficina, pero sabían más de liderazgo que cualquiera de los allí presentes.

Pau Gasol: “Un líder saca lo mejor de los demás”

No es necesario presentar a uno de los mejores deportistas españoles de todos los tiempos. Como la mayoría de atletas que llegan a lo más alto el catalán es todo un ejemplo de esfuerzo, superación y talento. Tres cualidades que, en su opinión, son decisivas para triunfar en la vida y en el trabajo. Sin duda, es alguien que puede hablar del liderazgo con conocimiento de causa.

“Convertirse en un líder no es fácil”, aseguraba el deportista. “Hay que ser pacientes y tener claro que este es un camino largo, de continuo aprendizaje, y hay que saber aprovechar cada experiencia para ser más sabios”. En su opinión, ser un líder no es necesariamente ser el mejor: “Hay buenos jugadores y grandes jugadores, y estos son los que haciendo su trabajo saben sacar lo mejor de sus compañeros”.

Gasol cree que un líder debe estar siempre preparado para dar un paso más. Y esto, claro está, implica una gran responsabilidad. “Hay que vivir con el acierto y con la equivocación”, explica el deportista. “Un líder comete errores, pero los minimiza. Es parte de nuestra vida y hay que aceptarlo”. También hay que vivir con el miedo, algo que Gasol conoció la primera vez que se enfrentó a Shaquille O'Neal. “Era una pared”, asegura. “Si le defendías te arrollaba. Me fracturó una costilla”. Pero, al final, a base de trabajo, entendió que con sus habilidades podía jugar contra él.

'Cuando todos tus rivales saben lo que puedes hacer, es difícil mantener el nivel'

El pívot es muy consciente de la relevancia que ha alcanzado, sabe que todos están pendientes de él y quiere ser responsable. “Tenemos un poder de influencia grande. Las mejores empresas son aquellas en la que los jefes enseñan la manera de hacer a los de abajo, y preparan a los que van a tomar el relevo”. Pero siempre hay que mantener los pies en el suelo. “La gente pierde la cabeza cuando alcanza el éxito”, asegura Gasol. “Lo difícil no es llegar, es mantenerse. Puedes conseguirlo a base de trabajo o por talento, pero cuando ya no hay sorpresa, cuando todos tus rivales saben lo que puedes hacer, es difícil mantener el nivel”.

Por último, Gasol cree que hay que ser consecuentes con las decisiones que se han tomado. Para ilustrar esto, narró la forma en que abandonó el Barça: “Fui al draft de la NBA pensando que estaría en la posición 9 o 10, pero mi agente me dijo '¿si sales entre los 5 primeros te comprometes a venir?'. Tenía una cláusula de rescisión con el Barça de 5 millones. Al día siguiente salí el número 3. Eso cambió mi vida. Apresuró mi decisión. Joan Gaspart me dijo que me quedara y me dio un cheque en blanco. Me había comprometido con la NBA. Ellos tuvieron la oportunidad de renovarme meses atrás, me hicieron una oferta que consideré que no era justa. Luego me dieron un cheque en blanco, pero ya había tomado una decisión”.

Ram Charan: “Las compañías que no usen algoritmos desaparecerán”

Aunque Ram Charan no es tan conocido en nuestro país como Pau Gasol o David Muñoz, es uno de los más destacados expertos en estrategia empresarial del mundo y ha asesorado durante décadas a algunos de los más importantes CEO..

En su intervención, Charan ha insistido en la idea de que el mundo está cambiando a una velocidad de vértigo y sólo las empresas que sepan adaptarse a los nuevos desafíos lograrán subsistir en un futuro muy cercano. “Hay un cambio radical en el juego”, asegura Charan. “Hay que entender las reglas y tener el valor de jugar. Los que estén a la defensiva perderán, los que estén en la delantera ganarán”.

Estos son, en su opinión, los tres grandes retos a los que deberemos enfrentarnos:

1. El cambio de juego político

“Se han producido dos grandes cambios en la política mundial”, explica Charan, “que afectan a cualquier empresa o gobierno”. El primero, asegura, es el surgimiento de nuevas fuentes de gas, que han modificado el precio del petróleo y, con él, el equilibrio de poder entre naciones. El segundo es China. “En 30 años, desde una base de casi 0, ha pasado a ser uno de los países más ricos del mundo en términos de reservas externas”, explica Charan. “Su política consiste en seguir fortaleciendo su economía y convertirse en el primer exportador mundial de innovación y finanzas. Han subido la barrera de la exigencia. Hay que trabajar más. Y quizás ni con eso sea suficiente”.

2. La digitalización

“Nokia en su momento fue la compañía de teléfonos más importante del mundo, una marca increíble, con un personal excelente y un trabajo muy duro”, explica Charan. “¿Cómo puede suceder que la empresa más importante del mundo de la tecnología desaparezca? Porque surgió un catalizador en el mercado, un elemento que cambió el juego, y todos dejamos de tener Nokia. No eran líderes digitales”.

Charan fue especialmente insistente en este punto. En su opinión, las empresas que no se adapten de verdad al mundo digital desaparecerán. Y ya no estamos hablando de tener una página web. “Lo que hay detrás de lo digital es un motor matemático constituido por algoritmos. Son el punto neurálgico. El algoritmo es el motor que da poder a la máquina. La digitalización se centra en las matemáticas. Hay que aprender todo lo que se pueda porque todos los sectores van a tener una cierta combinación entre lo digital y lo matemático”.

3. Las personas

Charan cree que la generación conocida como los millennials, que tienen ahora entre 18 y 34 años, es la que está llamada a hacerse con los puestos directivos. “Estos jóvenes están muy acostumbrados a la digitalización y a manejar algoritmos”, explica el experto. “Hay que darles la oportunidad de llevar adelante las empresas”.

Según Charan, estos jóvenes tienen 3 características, que marcarán desde ahora las relaciones laborales: “Desean un trabajo que signifique algo, que el producto de su esfuerzo lleve a algún sitio; en segundo lugar no quieren esperar a la evaluación anual, quieren feedback a medida que van progresando para mejorar; y tres, les gusta trabajar en equipo, lo que hoy llamamos conectividad”.

David Muñoz: “Siempre me he permitido el lujo de soñar a lo grande”

David Muñoz. (José Ramón Ladra)
David Muñoz. (José Ramón Ladra)

Este cocinero joven, perspicaz y carismático ha sido uno de los personajes del año en España. Con sólo 30 años ha revolucionado el mundo de la gastronomía con una propuesta radical que no ha dejado diferente a nadie. Ni a la guía Michelin, que ha otorgado a su restaurante DiverXO la ansiada tercera estrella, ni al mundo de los negocios, que ha encumbrado a Muñoz como el ejemplo del emprendedor por antonomasia, pese a que en ningún momento de su historia su empresa ha llegado a ser rentable. Y los inicios, como él mismo reconoce, fueron tremendamente duros.

“Hemos tenido que creer en nosotros mismos aunque nadie daba un duro”, explica el cocinero. “Vendí mi casa con 27 años para levantar DiverXO y estuve durmiendo allí seis meses”. Muñoz vive por y para su negocio y su equipo. Es un tipo ambicioso. Y con tantas cosas en la cabeza, si no sabes manejar el éxito, al final el éxito te maneja a ti.

“Hace dos años, antes de que nos dieran la tercera estrella, me levantaba todas las mañanas con muchísima ansiedad y tuve que ir a un psicólogo”, explica el cocinero. “Siempre he sido un inconformista ante todo. Tengo la sensación de que ocurra lo que ocurra todo puede ir a mejor, y esto lo entendí mal”. Ahora ha aprendido a manejar su desmedida ambición y, aunque sigue siendo “un loco”, sabe dónde están los límites.

“Para que DiverXO fuera rentable tendríamos que cobrar el cubierto a 500 euros”

“Siempre hemos abogado por hacer las cosas como creíamos que debíamos hacerlas”, asegura Muñoz. “A veces hacer vanguardia genera incomprensión, porque al abrir nuevo caminos hay vías que se ponen en entredicho. Los grandes popes de la gastronomía mundial están marcados con un foco y que llegue alguien de 30 años a hacer cosas diferentes tiene un precio”.

DiverXO siempre ha pendido de un hilo. Su modelo de negocio era completamente absurdo. “Tenemos 50 personas en nómina para 30 cubiertos: lavandería, alquiler, luz, gas, agua, la materia prima… Para que fuera rentable tendríamos que cobrar el cubierto a 500 euros”, reconoce Muñoz. 2015 será el primer año en que DiverXO dé beneficios, gracias a sus acuerdos de publicidad y sus sucursales informales (el exitoso StreetXO). En unos meses Muñoz inaugurará un StreetXO en Londres y ya hay planes para hacerlo en Bombay y en Nueva York. El cocinero siempre quiere más. “Todo es una cuestión de soñar a lo grande, no hay mejor forma de avanzar”.

¿Y merece la pena tamaño esfuerzo? “Yo nací para ser cocinero”, asegura Muñoz. “Con 12 años soñaba con un restaurante. Todo el mundo tiene un talento que está vinculado a cosas que te gusta hacer. El no ser valiente y no tratar de dedicarte a tu talento es un acto de cobardía contigo mismo. ¿Hay algo más bonito que vivir de forma trepidante y cambiar constantemente?”.

Rahaf Harfoush: “Tienes que intentar convertirte en indispensable”

Rahaf Harfoush. (José Ramón Ladra)
Rahaf Harfoush. (José Ramón Ladra)

Harfoush dirigió en 2009 la campaña digital de Barack Obama y se ha convertido en una de las mayores expertas del mundo en redes sociales y marketing digital. Hay algo que tiene muy claro: vivimos en un mundo hiperconectado, en el que tenemos acceso a la información las 24 horas del día, y eso es algo que cambia por completo la manera en que una empresa debe vender su producto.

En su opinión existen 5 tendencias que están cambiando por completo el mundo del marketing:

1. Datos

“Estamos pasando de una era de escasez de datos a una era de abundancia, que cambia la forma en la que hacemos todo”, explica Harfoush. “Estamos produciendo tanta información que es prácticamente incomprensible”. Sólo las empresas que aprendan a manejar grandes cantidades datos podrán llegar eficazmente a sus clientes.

2. Hiperadaptación

“Las empresas saben que pueden adaptarse a cada cliente”, explica la asesora. “Estamos pasando de recomendaciones a personalización, se crean servicios adaptados a ti. Ya no basta con ofrecer lo que creemos que te gusta: te damos exactamente lo que quieres".

3. Microinfluencia

“Ahora todos podemos influir en la sociedad”, explica Harfoush. “Por muy buena que sea un campaña de marketing no puedes superar las críticas negativas. Los clientes tienen un impacto enorme.

4. Valores compartidos de la tribu

En opinión de la asesora, está cambiando la forma en que la gente se relaciona con las marcas. “Hay que asignar valores a lo que ofreces”, explica. “Cuando compras algo además le dices a los demás que lo has comprado y quieres saber cómo está hecho. La transparencia es clave, no puedes esconder la verdad”.

5. Disolución de las barreras

La tecnología brinda todo tipo de posibilidades para conectar con los consumidores. Y las marcas tienen que encontrar la forma de estar siempre junto a ellos. “Al final lo que tienes que intentar es convertirte en indispensable”, asegura Harfoush. Has de ofrecer un servicio o producto que no ofrezca nadie más y que sea realmente útil.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios