EL FILM ACABA DE ESTRENARSE EN AUSTRALIA

Una película azucarada: el documental que desvela los peligros ocultos del dulce

Esta semana se estrena en Australia el documental 'That Sugar Film' en el que el actor y director Damon Gameau muestra lo que ocurre tras pasar 60 días comiendo azúcar

Foto: El realizador Damon Gameu en el cartel de la película.
El realizador Damon Gameu en el cartel de la película.

Parece mentira, pero ha pasado más de una década desde el estreno de Super Size Me; el famoso documental, en el que Morgan Spurlock, un cineasta independiente estadounidense, se pasaba un mes comiendo exclusivamente en McDonald's. Aunque muchos ciudadanos sospechaban ya que comer a diario en restaurantes de comida rápida no era muy saludable, la película –al margen de lo exagerado del experimento– marcó un antes y un después en la imagen de este tipo de establecimientos.

Esta semana se estrena en Australia el documental que parece destinado a coger el testigo dejado por Spurlock, pero esta vez atacando a una de las vacas sagradas de la industria alimentaria en su conjunto: el azúcar.

That Sugar Film, que así se llama la película, narra el experimento que realizó el actor y ahora director Damon Gameau cuando decidió volver a tomar azúcar refinado, después de haberlo eliminado por completo de su dieta hace tres años. Después de 60 días con su nueva dieta desarrolló hígado graso, ganó 10 cm de grasa visceral en su cintura, su humor cambió y, según los médicos que aparecen en el documental, desarrolló signos incipientes de problemas cardiovasculares.

 

A diferencia de Super Size Me (en la que Spurlock ingirió la friolera de 5.000 Kcal. diarias), Gameau ha mantenido el aporte de calorías de su anterior dieta. Tan sólo ha cambiado parte de esta por 40 cucharillas de azúcar, la cantidad media que según las autoridades sanitarias consumen los australianos a diario.

Pero lo más llamativo de la película es que Gameau ha optado por consumir sólo el azúcar presente en productos que parecen saludables: cereales, batidos, barritas de muesli, yogures bajos en grasa... “Todo el mundo sabe que si hubiera consumido chocolatinas Mars y Coca-Cola todo el tiempo mi salud lo habría notado”, ha explicado el director en The Guardian. “La gente ha sido engañada gracias a la falta de veracidad y responsabilidad en el etiquetado. Algunos de estos productos que ves en el supermercado tienen una puesta de sol o palabras como ‘madre naturaleza’ o una abeja con una flor y la gente se cree que son saludables”.

El director asegura que lo que más notó en su nueva dieta fue el cambio de humor y una pérdida en la habilidad para concentrarse: “Estaba genial cuando comía azúcar pero 45 minutos después me sentía vago y distante. No esperaba que eso sucediera tan drásticamente, sobre todo al final tuvo un importante coste emocional”.

 

Un palo más para la industria alimentaria

Aunque That Sugar Film no deja de ser un documental en primera persona, con evidentes pretensiones estéticas, cuenta con el testimonio de varias destacadas personalidades del mundo de la nutrición como Gary Taubes, Thomas Campbell, David Wolfe o Kathleen DesMaisons.

Los que brillan por su ausencia son los portavoces de la industria alimentaria, que según Gameau, no quisieron participar en la película. “A Coca-Cola la perseguimos desde el principio, pero no estaban interesados”, asegura Gameau. “Creo que muchos de ellos pensaba que la película iba a ser del estilo a las de Michael Moore, basada en el miedo y difamatoria. Espero que no nos haya quedado así”.

“Lo único que hago es interpretar el etiquetado. Está todo en los paquetes”

Ni tanto, ni tan calvo. Como explica el crítico de cine de la edición australiana de The Guardian, Luke Buckmaster, la película no huye de las grandes proclamas, como comparar la epidemia del azúcar con la adicción a la nicotina o culpar a su consumo de la desaparición de una comunidad aborigen del norte de Australia.

Consciente del lío en el que puede meterse, el realizador se ha asesorado bien para evitar cualquier tipo de problema legal. “Lo único que hago es interpretar el etiquetado”, explica Gameau. “Está todo en los paquetes, el problema es que es muy difícil para la gente verlo. Llegamos a la conclusión de que mientras fuéramos veraces y nada se exagerase, estábamos a salvo. Hasta ahora ha salido todo bien. Veremos que pasa tras el estreno. Puede que todo cambie entonces”.

El documental aún no tiene previsto su estreno en España.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios