Cinco ideas para preparar un desayuno saludable que te ayude a adelgazar
  1. Alma, Corazón, Vida
en la antelación está la perfección

Cinco ideas para preparar un desayuno saludable que te ayude a adelgazar

La mayoría de nosotros desayunamos a toda prisa y no tenemos media hora para prepararnos unos huevos revueltos. Pero hay maneras de desayunar mejor

Foto: Preparar el desayuno es mucho más rápido si sólo tenemos que recalentar. (iStock)
Preparar el desayuno es mucho más rápido si sólo tenemos que recalentar. (iStock)

Cada vez que los nutricionistas hablan de cómo debe ser un desayuno saludable insisten en que, además de copioso, debe ser rico en proteínas, cereales no refinados e, incluso, grasas.

Todo esto es muy fácil de decir pero, a la hora de la verdad, la mayoría de nosotros desayunamos a toda prisa y no tenemos una hora para prepararnos unos huevos revueltos, una pechuga de pollo, un zumo natural y un bol de avena.

Pero, como explica Beth Lipton en Health, el truco reside en preparar nuestro desayuno con antelación (el fin de semana o cuando lleguemos del trabajo) para disfrutar de él por la mañana sin tener que perder mucho tiempo. Y tampoco hay que volverse loco: con emplear cuarto de hora tendremos el desayuno preparado para toda la semana.

Estos son los cinco desayunos que suele preparar con antelación:

1. Huevos revueltos

Hacer unos buenos huevos revueltos no lleva más de cinco minutos, pero para mucha gente esto sigue siendo demasiado. Si quieres tener tus huevos siempre a mano, prepara una docena de huevos el domingo y te aguantarán toda la semana en la nevera (si están en frío no debes temer a la salmonelosis). Lo importante para que no se queden secos es que los hagas poco y a fuego lento (máxime teniendo en cuenta que vas a recalentarlos), a una temperatura de 70 grados.

2. Frittata

La frittata es una especialidad italiana similar a la tortilla española, pero elaborada al horno. Se pueden hacer de todo tipo de sabores: con vegetales, queso, setas, carne… Basta cocinar los ingredientes, añadirlos al huevo batido y hornear la mezcla en un molde. Lipton recomienda hacer las tortillas en pequeños moldes para magdalenas y hornearlas para toda la semana. Basta con conservarlas en un tupper o envueltas en film y calentarlas en el microondas por la mañana.

3. Cereales integrales

La avena es el cereal saludable por excelencia para el desayuno, pero hay muchos otros (aún mejores) que ni siquiera nos imaginamos como parte de nuestra primera comida del día por el simple hecho de que hay que cocinarlos. Cereales como la quinoa, el arroz integral o el mijo son estupendos, y podemos prepararlos con antelación, sencillamente cociendo la cantidad que necesitemos para desayunar toda la semana.

Para disfrutar de estos cereales a diario basta con servir lo que nos apetezca de la nevera, calentarlos junto a la leche en el microondas y condimentarlos como más nos guste: canela, miel, fruta… La mezcla será mucho más saludable que la avena instantánea que se vende para desayunos.

4. Batidos

Los batidos no tardan mucho en prepararse, pero el simple hecho de tener que medir los ingredientes y trocearlos nos da pereza y preferimos tirar de variedades comerciales u optar por el clásico zumo de naranja (que recordemos tiene muchísimo azúcar). Todo cambia si guardamos en bolsas herméticas todos los ingredientes ya preparados para ser batidos (menos la fruta, que se pondría mala) y lo único que tenemos que hacer es darle a un botón.

La autora del artículo prepara bolsas con una cucharada de semillas de cáñamo, una cucharada de polvo de maca, una cucharada de canela y una o dos cucharadas de cacao. Por la mañana, vierte la mezcla en la batidora junto a una o dos piezas de fruta y leche. No hay mejor forma de empezar el día.

5. Sobras

En muchas ocasiones, los platos que preparamos para comer o cenar son más saludables que lo que solemos comer para desayunar. Todos hemos empezado el día con un trozo de pizza que nos sobró la noche anterior, pero no hay ninguna razón para no comernos, por ejemplo, unas albóndigas, que son mucho más sanas que un bol de cereales o un bollo industrial. Si hay algún plato que te guste tomar por las mañanas, cocina de más y deja una parte para el desayuno.

Trabajo Desayuno Adelgazar
El redactor recomienda