Sexualidad: La Crítica del juicio de Kant, explicada por el porno (gráficamente)
EN BUSCA DE LA EXPERIENCIA SUBLIME

La “Crítica del juicio” de Kant, explicada por el porno (gráficamente)

Si se te atragantaba en el instituto la clase de filosofía, o siempre has querido saberlo todo sobre Kant y no te has atrevido a preguntar, Alain de Botton y su School of Life tienen lo que estabas buscando

Foto: Nadie había tenido antes un profesor de filosofía como este. (The School of Life)
Nadie había tenido antes un profesor de filosofía como este. (The School of Life)

En 1790, el filósofo prusiano Immanuel Kant publicó su Crítica del juicio o Crítica de la capacidad de juzgar (Kritik der Urteilskraft), con la que completaba su trilogía crítica, junto a Crítica de la razón pura (1781) y la Crítica de la razón práctica (1788). Hoy en día, es considerada una de las bases de la estética moderna y una de las obras que mayor influencia tuvo en el romanticismo alemán. Sin embargo, la fama de sistemático y racionalista de Kant –sin ser él nada de eso, o al menos por completo– ha provocado que aquellos que mantienen una relación más casual por la filosofía se decanten por filósofos más literarios y modernos como Nietzsche.

La solución para todos aquellos que quisieron interesarse por Kant pero no supieron cómo hacerlo la tiene la School of Life fundada por el filósofo Alain de Botton, célebre en España por Cómo cambiar tu vida con Proust (RBA Libros) y, sobre todo, Religión para ateos (RBA Lbiros). La organización de De Botton, fundada en 2008 y con sedes en diversas ciudades (Londres, París, Ámsterdam o Melbourne), tiene como objetivo enseñar a vivir mejor a la gente a través de una visión divulgativa y no dogmática de la filosofía, la psicología, la literatura y las artes visuales.

Una de las últimas propuestas de la School of Life es, precisamente, un breve vídeo de YouTube en el que una alemana explica en su lengua materna las ideas principales de dicha obra kantiana. Normal, ¿verdad? No lo es tanto: la mujer explica las ideas del filósofo vestida con un camisón transparente, lencería y medias de rejilla, en una habitación iluminada por luces rojas mientras se acicala en una cama. La mujer no duda en coger 50 euros al terminar la lección e introducirlos en sus medias. En otras palabras, es una especie de prostituta de la filosofía.

El juicio y la influencia de nuestros sentidos

Probablemente, la coincidencia entre contenido y continente no es nada casual. Al fin y al cabo, la Crítica del juicio de Kant vuelve a aludir a las diferencias entre lo objetivo y lo subjetivo tan habituales en la obra del alemán. Es más, la mujer comienza la explicación aludiendo al lado subjetivo de los sentidos (“centrados en uno mismo, a corto plazo, amorales”) y los objetivos (“basados en la razón, que nos permiten pensar a largo plazo, morales, y sin nuestros intereses”). Que diga eso una mujer semidesnuda mientras se pinta los labios le da un cierto carácter autorreflexivo.

“Podemos desarrollar nuestra capacidad para tener una mirada más objetiva sobre la existencia en general”, señala la actriz, siguiendo la lógica kantiana. Cuando admiramos la naturaleza sin esperar nada de ella, cuando simplemente salimos a dar un paseo por el bosque (y al contrario de lo que ocurriría con la mirada utilitaria de un granjero o un empresario), establecemos una de las relaciones más objetivas con la realidad.

La mirada objetiva está inmediatamente nublada por la presión del impulso subjetivo

Por eso, cuando entra en juego el deseo sexual –dice la mujer semidesnuda–,vemos la realidad de forma subjetiva: “La mirada objetiva está inmediatamente nublada por la presión del impulso subjetivo”. En otras palabras, ¿estamos atendiendo a la lección de uno de los grandes filósofos occidentales, o nos estamos dejando consumir por la subjetiva experiencia de atender a las piernas, pechos y labios de la mujer que nos la está explicando? ¿Estamos viviendo una experiencia sublime o, por el contrario, seguimos aferrados a nuestra subjetiva confusión?

“Las escenas sublimes eran, para este gran filósofo, una introducción a la sabiduría”, es la conclusión final de esta clase gratuita y entretenida, especialmente para aquellos y aquellas que disfrutan del cuerpo femenino. Tan frívola como llamativa, los ideólogos de The School of Life no son los primeros a los que se les ha ocurrido relacionar al precursor de la filosofía contemporánea con las mujeres: el dibujante Emilio Rodera ya lo hizo en sus brillantes tiras humorísticas Kant y mujeres desnudas

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios