LA BRECHA EN LOS HÁBITOS DE HIGIENE

Informe Ducha: estos son los países que se lavan más (y menos)

Solemos pensar que una ducha al día es más que suficiente, pero ¿es así? Las costumbres higiénicas cambian según el país en el que nos encontremos, y en España no somos de los más limpios

Foto: La frecuencia con la que nos aseamos puede variar significativamente según el país en que vivamos. (iStock)
La frecuencia con la que nos aseamos puede variar significativamente según el país en que vivamos. (iStock)

Todos aceptamos sin preguntárnoslo dos veces que lo ideal es ducharse una vez al día. Aunque hay un mayor desencuentro sobre el momento del día en que debemos hacerlo –¿por la noche para quitarnos la suciedad acumulada durante todo el día de encima o por la mañana para despertarnos?–, todos creemos, aunque no lo cumplamos, que una ducha al día es lo ideal.

Pero se trata de una convención que tiene apenas un siglo de antigüedad. Desde luego, el ser humano, durante la mayor parte de la historia, nunca había pasado tan repetidamente por un chorro de agua con el objetivo de asearse. Dejando aparte las polémicas que pueden existir sobre la pertinencia o no de la ducha diaria, lo cierto es que ese ritmo está marcado por nuestra jornada laboral diaria. Se trata, en realidad, de un hábito mucho más arbitrario de lo que nos pensamos.

Diversas encuestas han intentado averiguar las diferencias en la frecuencia de la ducha entre países o atendiendo a factores como el sexo. Una de las referencias más útiles es el Euromonitor publicado el pasado mes de julio, que revisaba los hábitos de ducha y utilización de champú –un paso más allá en la higiene personal– de 16 regiones a lo largo y ancho de todo el mundo, y que ha sido recogido en un artículo publicado en The Atlantic

Las conclusiones son claras: los mexicanos nos ganan por paliza en lo que se refiere a la utilización de champú y los brasileños son los que más pasan por la ducha, seguidos a muchísima distancia por Colombia. En cifras cantantes y sonantes, los mexicanos recurren al champú más de seis veces por semana, mientras que la media se encuentra en algo más de tres. En Brasil casi alcanzan las doce duchas por semana, mientras que la media global se encuentra, como cabía esperar, en siete.

Es lógico pensar que el clima influye en un alto grado en la frecuencia de las duchas, y que los habitantes de los países más cálidos y húmedos (como, precisamente, México y Brasil) pasen más por ella que los de otros climas. China y Reino Unido, con unas 5 duchas a la semana, y la India, con 2 enjabonados de champú, son los países menos higiénicos.

Los resultados refuerzan la lógica que indica que las mujeres, más preocupadas (y obligadas) a cuidar su imagen pasan más tiempo en la ducha, mientras que los hombres son más despreocupados

¿Qué ocurre con España? Pues que nos encontramos por debajo de la media tanto en el uso de gel de baño como de limpieza capilar. No muy por debajo, pero sí en línea con otros países como Francia, Alemania o Rusia… A pesar de vivir en temperaturas mucho más elevadas que en dichos países. En España, utilizamos champú algo menos de tres veces a la semana y nos duchamos con una frecuencia un poco inferior a la diaria.

Como explica el informe, el mercado español de productos de higiene personal cayó un 1% durante el año 2013, a causa del “débil marco económico”. En dicho contexto, Mercadona se estableció como líder del mercado.

Hombres y mujeres en el cuarto de baño

Ahora que tenemos una ligera idea sobre el comportamiento higiénico de distintos países, podemos preguntarnos qué ocurre con cada sexo. Y los resultados refuerzan la lógica que indica que las mujeres, más preocupadas (y obligadas) a cuidar su imagen pasarían más tiempo en la ducha, mientras que los hombres son mucho más despreocupados. O al menos eso es lo que señala un informe publicado en 2008 por SCA (Svenska Cellulosa Aktiebolaget), una compañía sueca de productos de higiene.

En todas las partes del mundo, el porcentaje de mujeres que se duchan a diario es superior al de hombres: en Estados Unidos, por ejemplo, un 73% frente a un 71%; en China, menos habituados a los baños, un 30% frente a un 21%... ¿Es así en todas partes? No, en todas no. Un grupo de irreductibles hombres suecos ha decidido ponerse bajo el chorro más a menudo que sus compañeras. En concreto, un porcentaje de 52% de hombres frente al 49% de mujeres. Lamentablemente, la investigación no proporcionaba ningún dato sobre los hábitos de los españoles. Pregunten a su círculo más cercano y quizá se lleven una sorpresa.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios