TENLO EN CUENTA

Así se equivocan: 5 decisiones de los médicos que no benefician a nuestra salud

La salud es un campo muy complicado y delicado. En ocasiones se recurre a protocolos para no cometer errores y evitar problemas, pero ocurre lo contrario

Foto: La medicina defensiva puede afectar negativamente a nuestro tratamiento. (iStock)
La medicina defensiva puede afectar negativamente a nuestro tratamiento. (iStock)

La medicina es una profesión de especial repercusión y delicadeza. Cada decisión que toma un médico afecta a nuestra salud, lo que complica en gran parte su labor, pues es habitual que los pacientes cuestionemos todo aquello que nos dicen. Para tratar de facilitar y aligerar su trabajo se han ido creando diversos protocolos de actuación.

Lo que nació como un buen método de ayuda para los médicos, ha acabado en ocasiones como un procedimiento que el médico sigue para evitar problemas, velando más por su propia seguridad que por la salud del paciente. Esto es lo que se conoce como medicina defensiva. Este aspecto ha sido un constante tema de debate desde un prisma ético de la salud.

Caer en la rutina y tomar ciertas decisiones como costumbre puede terminar siendo un terrible error. Para evitar este tipo de errores, el servicio nacional de salud de Reino Unido ha publicado un manual para médicos con una serie de recomendaciones que tienen como finalidad evitar los fallos más comunes. The Guardian nos muestra cinco errores muy habituales.

Hacer placas a las primeras de cambio

Este error es muy habitual en dolores de la parte baja de la espalda. Muy a menudo, los médicos, cuando reciben pacientes con dolencias en esta zona, piden rápidamente que se les escanee. Esta medida aparentemente lógica no es tan positiva como puede parecer. Las personas a las que se les hace resonancia magnética tienen mayor tendencia a pasar por el quirófano. Sin embargo, los resultados de la recuperación no son mejores que los de aquellas personas que esperan y toman otro tipo de medidas, por lo que la decisión de la intervención es cuanto menos precipitada.

Los jarabes, en muchos casos, no tienen efectos positivos

La razón que expone la articulista Ann Robinson es que a la gran mayoría de personas las molestias les desaparecen pasadas las seis semanas, y que no es tan necesaria una rápida operación. Además, en el caso de esa minoría que puede sufrir problemas más graves, estos pueden ser detectados mediante otro tipo de procedimientos.

Recetar jarabes para la tos a los niños

Los más pequeños están habituados a tomar Dalsy (ibuprofeno) para todo tipo de problemas. Junto a los antiinflamatorios es muy habitual la receta de antibióticos, pero ninguno de ellos sirve para tratar los virus, causantes de muchos males en los menores. Cuando llega el invierno, los virus comienzan a reinar en los colegios y muchos niños se suman a una particular orquesta de toses y voces mocosas. Con el objetivo de paliar estos problemas se recetan diversos jarabes.

Este tipo de productos en muchas ocasiones no tendrán ninguna repercusión positiva. Además podrían causar mayor malestar al pequeño, pues al abusar de ellos es posible que se acabe sufriendo algún susto al aumentar la dosis o mezclar varios jarabes. Lo mejor en muchas ocasiones es el reposo y el descanso.

Hacer pruebas de alergia al azar

Cada vez descubrimos más alergias y estas son detectadas con mayor facilidad. La obsesión por estos problemas es patente y lo que antes podría ser un dolor de tripa, ahora lo asociamos a una posible alergia que no habíamos detectado previamente. Este hecho ha sido muy beneficioso a la hora de detectar muchos casos. Sin embargo, es conveniente tener claro que es preferible localizar los posibles causantes y hacer pruebas sobre ellos que lanzarse rápidamente a los análisis de muchas alergias, que no tienen relación con los síntomas que se muestran.

Por otro lado, hay alergias que son tan evidentes que no es absolutamente necesario realizar pruebas, pues todo estará bastante claro si se presentan los habituales síntomas tras haber estado en contacto con el causante o haberlo consumido.

Medicar a los bebés ‘vomitones’

Con los recién nacidos tenemos mucho cuidado, y es normal. Pero podemos caer en el error de provocar un mayor problema en el afán de solventar otro más pequeño. Todos los bebés se atragantan, tienen arcadas, vomitan…

No hay pruebas de que la hierba de San Juan funcione

Es cierto que si es recurrente nos preocuparemos más de lo normal y buscaremos una solución rápida, pero los antiácidos y antieméticos no son una buena solución, pues les pueden causar muchos problemas a los pequeños.

Recetar hierba de San Juan

Esta hierba está muy de moda en diversos tratamientos, entre ellos el de la lucha contra la depresión. El problema que tiene es que no hay una clara evidencia de su eficacia. Quizá sí que la tenga contra aquellos casos muy leves, pero de cualquier forma no hay pruebas sobre sus tan citadas virtudes. Las dudas sobre su efectividad son mucho mayores en otros problemas como el TDAH, el SIDA, el TOC… Y otras tantas enfermedades de las que se dice que pueden ser beneficiosas.

Además, los riesgos que suponen a la salud son también notables. Cuando se toma en dosis altas posiblemente sea problemática para nuestro organismo. Como se ve, las dudas acerca de la hierba de San Juan son elevadas y apenas existen certezas acerca de ella. Tal es el debate, que los propios institutos nacionales de la Salud de Estados Unidos se hacen eco de su problemática.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios