RESULTADOS SORPRENDENTES

¿Qué buscan las mujeres infieles? El estudio que rompe con los tópicos existentes

Tradicionalmente la infidelidad femenina ha tenido una mayor carga negativa que la masculina y se ha relacionado con actitudes más sentimentales ¿Es así?

Foto: Las mujeres no solo buscan un vínculo afectivo en la infidelidad. (iStock)
Las mujeres no solo buscan un vínculo afectivo en la infidelidad. (iStock)

Miles son los estudios y las razones que existen para explicar por qué se producen las infidelidades. El misterio que entraña esta traición es un aspecto que siempre ha llamado poderosamente la atención no solo a los propios afectados, sino también a sociólogos y científicos, que quizá ven en esta faceta un importante rasgo del comportamiento humano.

Esta precisamente ha sido la idea de un nuevo estudio realizado por la American Sociological Association que ha querido explicar los patrones de conducta de la infidelidad, aunque en este caso solo en el sexo femenino. Para su realización han seleccionado a 100 mujeres casadas, entre 35 y 45 años y usuarias activas de Ashley Madison, red social para adúlteros.

Tras ver las conversaciones con los posibles pretendientes, se dieron cuenta de dos aspectos con un notorio significado: el primero de ellos es que dos tercios de las participantes buscaban añadir pasión y romanticismo a su vida, eso sí, siempre con presencia de sexo.

Este estudio choca con las tradicionales visiones evolucionistas

El otro detalle significativo, y muy llamativo, es que la totalidad de esas mujeres no se planteaba bajo ningún concepto dejar su matrimonio, sino que tan solo pretendían encontrar una forma de añadir esa chispa que falta en su vida. Estos resultados sorprendieron hasta a los propios organizadores del estudio, pues tal y como indica Eric Anderson, cabeza de la investigación, esperaban que las mujeres buscaran las aventuras debido al descontento con su vida marital, pero hallaron que tan solo querían dejar a un lado la monotonía sexual de su monogamia.

La realidad es que los resultados de este estudio, además de ser bastante sorprendentes, rompen con las ideas más extendidas sobre el proceder de la infidelidad femenina. Atendiendo a las teorías evolucionistas, se había considerado que el comportamiento infiel era muy diferente en mujeres que en hombres, ya que ellas tienden a las relaciones más emocionales y ellos al puro acto sexual.

Tal y como explica el profesor de la Universidad de Kansas Gary Brase, la razón es que el sexo femenino buscaba un varón que cuidara al hijo (una idea de largo plazo), mientras que el masculino tan solo tenía como objetivo la procreación (visión cortoplacista), por lo que esta nueva investigación rompe con esa extendida explicación evolucionista.

Evolución histórica de la infidelidad

De lo que no cabe ninguna duda es de que la infidelidad es algo que existe desde que el hombre es hombre y al igual que la vida del ser humano y sus hábitos han ido cambiando, también lo ha hecho la forma de amancebarse.

Para el polémico director del Philosopher Mail, Alain de Botton,una gran revolución sobre la percepción de los “cuernos” ocurrió en el siglo XIX cuando era algo relativamente normal que las clases más elevadas como nobles y aristócratas tuviesen sus amantes, aunque no estuviese bien visto.

No ha sido así en el caso de las mujeres. Siempre ha existido un gran estigma hacia sus infidelidades, en el propio Siglo XIX León Tolstói publicó su archiconocida obra Ana Karenina en la que relata la lucha de la adúltera Ana por abandonar su matrimonio con Aleksei Karenin y vivir su amor con el conde Vronski. Finalmente, la actitud infiel de Karenina acaba siendo rechazada por la sociedad aristócrata, su marido y su amante.

Con la irrupción de Internet todo ha cambiado, incluso el adulterio

La idea de que la infidelidad es solo cosa de los hombres ha predominado hasta hace muy poco tiempo. En cambio, se vivía con mayor rechazo cuando procedía de las mujeres y, a lo sumo, se asociaba a una actitud más sentimental.

Es por esto, por lo que quizá estemos viviendo en el siglo XXI una nueva revolución de los comportamientos de pareja y una novedosa visión de la fidelidad en ambos sexos. La aparición de diversas redes sociales cuyo único objetivo es mantener relaciones extramatrimoniales de forma rápida y discreta puede considerarse como el inicio de la práctica de los “cuernos 2.0”.

La opinión de Anderson a partir de sus estudios es muy tajante, ya que tiene claro que el modelo de sexo y amor con una persona para toda la vida ha fracasado. Sin embargo, esta opinión no está exenta de polémica y muchas parejas no estarán en absoluto de acuerdo con esta afirmación.

Lo que está bastante claro es que la infidelidad va a seguir existiendo en el futuro y con ella también lo harán los estudios que la intenten explicar, aunque probablemente nos dejen con las mismas dudas, o incluso más de las que se tenían antes.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios