Y LOS HOMBRES PREFIEREN LO CONTRARIO

Las mujeres prefieren que su pareja las engañe a que se enamore de otra

Las mujeres prefieren que sus parejas tengan una aventura sexual a que mantengan un lazo emocional con otra persona. Se trata de una treta biológica

Foto: A las mujeres les preocupa más que sus parejas tengan vínculos emocionales con otras mujeres que que se acuesten con ellas. (Corbis)
A las mujeres les preocupa más que sus parejas tengan vínculos emocionales con otras mujeres que que se acuesten con ellas. (Corbis)

Las mujeres prefieren que sus parejas tengan una aventura sexual a que mantengan un lazo emocional con otra persona. Es la principal conclusión de un estudio liderado por el doctor Gary Brase, profesor de psicología de la Universidad Estatal de Kansas, para el que ha entrevistado a 477 adultos.

Según los investigadores, a dos tercios de las mujeres les resulta más doloroso que sus parejas tengan un vínculo afectivo con otra persona a que sean infieles en el plano sexual. Pero en el caso de los hombres ocurre justo lo contrario: sólo un tercio prefiere que sus mujeres se acuesten con otro a que tengan una relación emocional.

Los participantes en el estudio fueron interrogados sobre sus reacciones ante distintos escenarios de infidelidad sexual o emocional. Por lo general, las mujeres eran más tolerantes con las transgresiones sexuales que con las emocionales, mientras que los hombres toleraban más las transgresiones emocionales que las sexuales.

Era el género de los participantes lo que determinaba con más fuerza su reacción ante una infidelidadLos investigadores analizaron todos los condicionantes de los distintos participantes en el estudio que pudieran influir en su percepción de la infidelidad: el estilo de vida, las convicciones morales, el estrato socioeconómico, el nivel de conexión emocional respecto a sus parejas y su historia sexual. Pero estos factores apenas influían, era el género de los participantes lo que determinaba con más fuerza su reacción ante una infidelidad.

Una explicación evolucionista

En opinión de Brase, esta reacción tan distinta a los distintos tipos de infidelidades entre hombres y mujeres tiene una explicación puramente evolucionista –no en vano su estudio se ha publicado en la revista Evolutionary Psychology–. “Los hombres”, asegura, “nunca pueden estar del todo seguros de que un niño lleva sus genes. Esto hace que sean especialmente sensibles a la infidelidad sexual de sus parejas. Las mujeres, por el contrario, se enfrentan a un posible problema muy distinto: tienen que asegurarse de que el padre siga invirtiendo en el cuidado de su hijo. Esto hace que las mujeres sean mucho más sensibles a la infidelidad emocional de sus parejas”.

El estudio de la Universidad Estatal de Kansas no es el primero que aborda las diferentes percepciones que hombres y mujeres tienen de las relaciones desde una óptica evolucionista. Se trata de una corriente de investigación muy común, pero no por ello menos criticada.

De nuevo, surge la pregunta esencial, sobre la que pivota desde hace décadas la investigación biológica, antropológica y sociológica: ¿determina la naturaleza nuestro comportamiento o somos nosotros los que creemos que nos determina? La eterna guerra entre los defensores de que nuestra herencia natural es el aspecto determinante en nuestro comportamiento y los que defienden que lo esencial es el condicionamiento del ambiente sigue su curso. Y puede que nunca termine. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios