“BUSINESS ADVENTURES”, UN CLÁSICO RECUPERADO

El libro de negocios (descatalogado) que Warren Buffett y Bill Gates adoran

Hasta hace unos días, casi nadie lo conocía, pero ahora todo el mundo habla de él. Bill Gates ha escrito un largo artículo sobre su libro de negocios preferido

Foto: Gates sujeta el ejemplar del libro que le regaló Buffett a comienzos de los 90. (LinkedIn)
Gates sujeta el ejemplar del libro que le regaló Buffett a comienzos de los 90. (LinkedIn)

Hasta hace unos días, casi nadie lo conocía, pero ahora todo el mundo habla de él. Basta con que Bill Gates blanda su pluma y reconozca en su blog sobre lecturas de verano lo mucho que le influyó en su juventud para que un libro se convierta en la comidilla del sector empresarial de la noche a la mañana. El orgulloso ganador del galardón al “libro preferido del fundador de Microsoft” es Business Adventures, una recopilación de doce artículos publicados por John Brooks en las páginas de negocios del New Yorker durante los años 60. Sin embargo, ha sido en The Wall Street Journal donde Gates ha reconocido la influencia de la obra del periodista.

Fue nada menos que Warren Buffett quien recomendó y entregó a Gates el libro, cuando este contaba con 36 años. El empresario de Seattle nunca había oído hablar de ese volumen recomendado por el oráculo de Omaha, que le entregó su propia copia, que Gates aún conserva. Era lógico que desconociese su existencia: había sido descatalogado en los años setenta, su autor murió en 1993 y no ha vuelto a estar disponible hasta este mismo año, cuando Open Road Media ha vuelto a ponerlo a disposición del público americano. Oportuno timing el de Gates, que ha colgado un capítulo del libro en su página web contribuyendo a la promoción del mismo.

Una sagaz (y divertida) visión del mundo de los negocios

¿Qué tiene de especial Business Adventures que no tengan las toneladas de papel que cada año son depositadas en las estanterías de las librerías bajo el letrero “empresa”? No muchos han leído el libro de Brooks –aunque pronto, Gates mediante, eso cambiará–, pero quienes lo han hecho afirman que se trata de un volumen bien escrito, actual e iluminador sobre los entresijos del mundo empresarial. Uno de ellos es Seth Stevenson, que ha publicado en Slate un artículo que recoge las virtudes del olvidado ensayo.

“Leer a Brooks es un placer supremo”, explica el periodista. Las explicaciones teóricas emanan de historias bien contadas y no al revés, como suele ser habitual. También está cargado de humor. Al referirse al fracaso de los coches Edsel, un modelo de Ford, el autor explica que “el punto culmen de su aceptación pública” fue el robo de uno de estos vehículos apenas tres días después de su puesta a la venta. “Apenas unos meses después, tan sólo el menos exigente de los ladrones se habría tomado la molestia”, concluía con ironía.

Por esta mezcla de ingenio y vitriolo, Stevenson no duda en comparar la oratoria de Brooks con la de uno de sus grandes pupilos, Warren Buffett. Frases célebres del director ejecutivo de Berkshire Hathaway como “descubres quién está nadando desnudo cuando la marea baja” o “intento comprar acciones de negocios tan maravillosos que hasta un idiota podría dirigirlos, porque tarde o temprano uno lo hará” podrían haber salido perfectamente de la pluma de Brooks, explica el periodista.  

Sencillo, pero no masticadito

Gates hace hincapié en que, a pesar de que se puede aprender mucho del libro de Brooks, su contenido adopta la forma de historias que hay que leer de principio a fin. Es decir, nada de enumeraciones o de pequeños capítulos resumidos en puntos que simplifican una realidad tan compleja que no se puede reducir a dos moralejas y un consejo. “A diferencia de muchos otros escritores de negocios de hoy en día, Brooks no reduce su trabajo a lecciones o explicaciones simplistas (¿cuántas veces has leído que una compañía está despegando porque proporciona a sus empleados comida gratis?)”, se preguntaba el fundador de Microsoft.

 

Leer a John Brooks es un placer supremo

Gates y Buffett no son los únicos que idolatran al olvidado Brooks, que nació durante la Gran Depresión en Nueva Jersey, estudió en Princeton, combatió en la Segunda Guerra Mundial y se dedicó al periodismo y la escritura durante el resto de su vida. Michael Lewis, autor de Moneyball: rompiendo las reglas, El póquer del mentiroso (Alienta) y, recientemente, Flash Boys: the Wall Street Revolt, escribió la introducción de The Go-Go Years. En ella, Lewis afirmaba que Brooks quizá se equivocó en algunas cosas, pero “lo hizo de una manera interesante”.

Un error hoy visto como histórico y que fue anticipado por Brooks, que relata los primeros pasos de la empresa, cuando todavía se favorecía arriesgar y apostar por cosas nuevas. Esta es una de las bazas de un libro que, concluye Gates, merece estar en las mesillas de noche de los emprendedores de todo el mundo, junto a El inversor inteligente del profesor de Buffett Benjamin Graham. Pero esa es otra historia. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios