El tiempo en el mes de junio, según la sabiduría popular (y acierta bastante)
  1. Alma, Corazón, Vida
acertadas predicciones meteorológicas

El tiempo en el mes de junio, según la sabiduría popular (y acierta bastante)

El rico refranero español nos ayuda a realizar predicciones meteorológicas según la estación o el mes del año en el que nos encontremos

Foto: El mes de junio preludia la sequía estival propia de nuestro país, y cuando el refrán califica a junio como “normal” está confirmando que suele ser un mes seco.
El mes de junio preludia la sequía estival propia de nuestro país, y cuando el refrán califica a junio como “normal” está confirmando que suele ser un mes seco.

“Diez mil refranes, diez mil verdades”. La sabiduría popular, sobre todo cuando se trata del tiempo, nunca engaña. Los responsables del equipo de El Tiempo de TVE así lo reconocen en Los refranes del tiempo (Espasa), un libro que nos invita a conocer el rico refranero español al tiempo que nos ayuda a realizar predicciones meteorológicas según la estación o el mes del año en el que nos encontremos. Estos son los referentes al mes de junio.

Junio es un mes de transición estacional. Es el último de la primavera y en el que se inicia el verano. El día 21, coincidiendo con el solsticio de verano, comienza la época estival. Durante los primeros días puede presentarse algún retorno a temperaturas ligeramente bajas para la época, con vientos racheados que hacen que la sensación de frío sea mayor. Sin embargo, en la segunda mitad, los termómetros suelen dispararse, alcanzándose ya valores estivales.

Cielo de junio, limpio como ninguno

Se trata de un refrán climático que nos recuerda que en junio ya empieza el tiempo soleado, con ausencia de nubles, que deja los cielos totalmente azules. Junio es considerado el mes de la luz, al igual que diciembre es el de las sombras. Como curiosidad diremos que la dispersión de la luz solar por parte de las moléculas gaseosas que componen el aire es el responsable del color azul del cielo.

El agua por San Marcelino, buena para el pan, mejor para el vino

Este refrán refleja la importancia de la lluvia en estos días para el agricultor: beneficiosa para el trigo (“buena para el pan”) y también para la cosecha de uvas (“mejor para el vino”).

Agua de junio temprana, grandes males subsana

En la misma línea que el anterior. Indica que aunque en esta época la mies ya está crecida, no está mal que al principio del mes lleguen lluvias débiles. Y se afirma que “grandes males subsana”, recalcando que es de gran ayuda, sobre todo, si no ha llovido durante el crecimiento del cereal.

Lluvias en junio, infortunio

Pero estas precipitaciones deben ser tempranas para ser eficaces, pues en caso contrario son un “infortunio”, ya que pueden hacer que se pudra el cereal que está listo para ser segado. Porque “cuando junio llega, afila la hoz y limpia la era”. Variante de este refrán es: “Mayo seco, junio aguado, todo vendrá trastornado”.

Junio al principio lluvioso, anuncia verano caluroso

Confirma las bondades de la lluvia temprana, que de producirse en su momento, los resultados agrícolas serán muy buenos. Esto se refleja en “verano caluroso”, es decir, todo como tiene que ser.

Caprichoso junio, o sequía o diluvio

Pero así es junio, que lo mismo se presenta seco, que se pasa de agua. De hecho, algunos años, este mes se ha caracterizado por la entrada frecuente de borrascas y frentes que dejan un tiempo muy inestable, marcado por las precipitaciones. Por ejemplo, el 30 de junio de 2002 llegaron a caer, nada más y nada menos, que 129 l/m2 en la ciudad de Valencia. Y el 16 de junio de 2010, 108 l/m2 en el aeropuerto de Bilbao. Las comunidades con menos precipitaciones en este mes son Andalucía y Canarias; en esta última no se acumula de media ni 1 l/m2 en todo junio.

En junio lloverá, pero antes tronará

A estas alturas del año el sol de la mañana calienta de forma importante en la superficie terrestre, y es normal que se produzcan tormentas vespertinas que desembocan en precipitaciones de granizo: “Tormenta de junio golpea como un puño”. Sobre las tormentas en este mes existe otro refrán que dice: “Tronadas en junio, anuncian muchos frutos”.

Juniete nubladete, si no granizas, agonizas

Confirma que junio es el período que presenta una mayor frecuencia de precipitaciones de granizo, y afirma que hasta que no se produzcan, no podremos dar por finalizado el mes.

Hasta el cuarenta de mayo, no te quites el sayo

La fecha aludida es el 9 de junio (31 días de mayo, más nueve de junio). Este refrán proviene de las tierras del interior de España, donde hasta bien entrado el mes no son infrecuentes las noches frías. Recomienda no confiarse de esos días en que, estando todavía en primavera, las temperaturas se comportan como si estuviéramos ya en verano. Y dice que no se guarde la ropa de abrigo; es decir, es una especie de llamada de atención por si hubiera retrocesos de frío y al tiempo desapacible. Este refrán suele estar en boca de todos, los años en losque el calor se retrasa.

Junio normal, seca el manantial

Volvemos al tema de la lluvia. Este mes preludia la sequía estival propia de nuestro país, y cuando el refrán califica a junio como “normal” está confirmando que suele ser un mes seco o con lluvias muy escasas en buena parte de España. Una de las consecuencias de esta situación es el estiaje de los ríos, es decir, el nivel de caudal mínimo (”seca el manantial”), aunque esto no depende solamente de la escasez de precipitaciones, sino también de la mayor insolación.

Malo si por San Bernabé no ha dejado de llover

Este refrán, como otros muchos, hace referencia a la relación entre el tiempo y las labores del campo. Indica que unas lluvias primaverales demasiado prolongadas afectarían negativamente a tareas como la siega, que “para San Bernabé, la siega de prados está bien”. San Bernabé se celebra este día, casi finalizando la primavera, y el tiempo deseable es cálido y seco, sin que el calor sea todavía demasiado fuerte.

Hierba para almiar, a principios de junio has de segar

Sigue en la línea del anterior refrán: en la primera decena de junio, con días despejados, suelen segarse los prados. El almiar es una forma tradicional de almacenar la hierba, la paja y otros vegetales, a fin de disponer de ellos durante un tiempo para la alimentación de los animales.

Por San Antonio, nublado, y por San Juan, despejado

Refrán pronosticador: si en la festividad de San Antonio, a mediados de junio, se presenta el día fresco y nublado, más tarde, en la de San Juan, será caluroso y “despejado”. San Antonio se celebra el día 13 y San Juan, el 24. En ese intervalo se suele dar la primera oleada de calor veraniego; con un tiempo, normalmente, soleado y seco, después de los chubascos tormentosos de la primera quincena de mes.

Tiempo Clima Junio Verano Calor Sequía Cambio climático
El redactor recomienda