GERARDO BENITO, MIEMBRO DEL ipcc DE LA onu

El futuro de España, según la ONU: "malas cosechas, poca agua y noches tropicales"

Gerardo Benito, investigador del CSIC, es uno de los siete científicos españoles que han participado en la redacción del último informe del (IPCC) de la ONU

Foto: Plenario del IPPC de Naciones Unidas en el que se presentó el informe sobre las amenazas impuestas por el impacto climático. (EFE)
Plenario del IPPC de Naciones Unidas en el que se presentó el informe sobre las amenazas impuestas por el impacto climático. (EFE)

Gerardo Benito, investigador del CSIC, es uno de los siete científicos españoles que han participado en la redacción del último informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas, que estos días se discute en Japón. Las conclusiones del documento, cuyo elevado tono catastrofista no contaba con antecedentes similares en el ámbito institucional, han generado un inusitado debate sobre la necesidad de tomar medidas contra el impacto ambiental. De lo contrario, advierten sus autores, la civilización se enfrentará a serias dificultades.

Incertidumbre, riesgo, crisis, peligros globales, caos… Son algunos de los conceptos que salen a relucir en el informe. Para contextualizar sus advertencias en el ámbito español, El Confidencial ha conversado con Benito, que ha llevado el peso en el análisis de las inundaciones, además de contribuir en el capítulo sobre recursos de agua dulce. Las amenazas, asegura, se dibujan en el corto y medio plazo, por lo que entiende que se debe abordar y aplicar soluciones a esta problemática con la mayor premura posible.

PREGUNTA: En los últimos años hemos vivido con una mayor intensidad las denominadas ciclogénesis explosivas en las costas del norte de España durante el invierno, generando grandes desperfectos materiales, así como fuertes sequías en el sur durante el verano. ¿Tendemos a un panorama de clima extremo en nuestro país? ¿Cuáles serán sus efectos?

RESPUESTA: Los extremos climáticos siempre han existido y existirán, sin embargo el calentamiento global está haciendo que estos eventos sean más probables en el futuro. Las temperaturas extremas en verano sin duda aumentarán, así como el número de noches tropicales (aquellas que no bajan de los 20°C).

La erosión de la línea de costa y la subida del nivel del mar tendrá sin duda un impacto importante en el LevanteEste aumento de temperaturas, así como la concentración de las lluvias en determinados períodos (final de otoño e invierno), hace que se incrementen las sequías meteorológicas (carencia de lluvia) y las sequías agrícolas (menos humedad del suelo). De hecho, cada grado de calentamiento a nivel global producirá un descenso de los recursos hídricos renovables en un 20%, teniendo un impacto importante en el sur y sureste de España. Esta reducción de recursos puede generar una competición por el agua entre diferentes sectores como la agricultura, la industria, el turismo y los ecosistemas.

P: ¿La migración desde el norte de África hacia Europa, aumentará inevitablemente debido a la cada vez más acusada falta de acceso a recursos hídricos en esta región?

El agua es un recurso natural y la agricultura constituye un importante motor económico en el norte de África, y en el Sahel en particular. El descenso de los recursos hídricos y las malas cosechas pueden deteriorar la economía y forzar la migración de personas. Igualmente, la carencia de agua favorece la salinidad de los suelos y la desertificación. En este sentido, ya se han realizado diversas reuniones para determinar el impacto de la desertificación en los medios de vida locales y las migraciones.

P: Respecto a los conflictos entre estados por el acceso a recursos, que se señalan de manera global en el informe del IPCC, ¿qué nos tocaría más de cerca a los españoles?

La reducción de recursos hídricos puede generar una competición por el agua entre diferentes sectores como la agricultura, la industria y el turismoR: Existen algunos conflictos que nos pueden tocar más de cerca, como pueden ser aquellos relacionados con el impacto negativo del cambio climático en los recursos pesqueros. Otros como los recursos hídricos, no suponen una amenaza, ya que los sectores más secos de los ríos internacionales se sitúan en todos los casos en España. Sin embargo, los conflictos por el agua pueden producirse lejos de España y afectarnos por intereses geoestratégicos, como los que se pueden generar en el entorno de Israel o en el norte de África, o los conflictos por la producción de alimentos en el sur de América o el este del continente africano.

P: ¿Qué otras amenazas sufriremos a corto y medio plazo debido al cambio climático, tanto a nivel global como en España?

R: En España en particular, otros de los riesgos que pueden aumentar son las inundaciones, en particular en pequeñas cuencas fluviales debido al aumento en la frecuencia de las lluvias intensas. En las cuencas de los grandes ríos (Tajo, Guadiana y Guadalquivir) en general pueden disminuir, excepto en cuencas donde tengan alimentación de aguas de deshielo (por ejemplo en el Ebro o el Duero), y que debido al aumento rápido de las temperaturas en primavera, sus picos de crecida también pueden aumentar.

Sin duda, el cambio climático incidirá directamente en los ecosistemas terrestres, particularmente en aquellas especies que no tienen capacidad o posibilidad de migrar o adaptarse a las nuevas condiciones, como los reptiles, los anfibios, etc., así como la vegetación. Otra amenaza importante es la erosión de la línea de costa y la subida del nivel del mar, que sin duda tendrá un impacto importante en el Levante.

El temporal que azotó el norte de España el pasado febrero generó numerosos desperfectos. (EFE)
El temporal que azotó el norte de España el pasado febrero generó numerosos desperfectos. (EFE)

P: ¿Estamos preparados para combatir estos riesgos? ¿Cuáles son las mayores vulnerabilidades de España a la hora de reducir el impacto del cambio climático?

R: Existen dos formas de combatir estos riesgos, mediante la mitigación y la adaptación. En cuanto a la mitigación, en España se han realizado esfuerzos importantes para disminuir las emisiones de gases con efectos invernadero, producir energía mediante renovables y transformar tecnológicamente las empresas más contaminantes. En cuanto a la adaptación, no partimos de cero, ya que existen infraestructuras importantes que permiten paliar los efectos de las sequías y las inundaciones. Sin embargo, existen otros aspectos mejorables como es la calidad del agua y la contaminación de las ciudades.

Se prevé que el calentamiento global aumente las temperaturas diurnas y las noches tropicales en verano, haciendo que esta estación se haga muy incómoda en EspañaEspaña presenta sectores muy vulnerables al cambio climático, en particular destacaría el turismo, la energía y la agricultura. Se prevé que el calentamiento global aumente las temperaturas diurnas y las noches tropicales en verano, llegando a convertir en incómodos los veraneos en España. La energía, tanto hidráulica como de centrales nucleares, depende enormemente de las precipitaciones por lo que, con el aumento de las sequías, estas energías pueden presentar problemas. La agricultura igualmente depende de los recursos hídricos, superficiales y subterráneos. Estos últimos disminuyen de forma dramática ante la falta de recarga de los acuíferos.

P: ¿Por qué en España aún no se han tomado cartas en el asunto para frenar estas amenazas sociales y económicas?

R: Siguiendo con los dos aspectos paliativos donde se podría incidir, está claro que la crisis ha empeorado las condiciones para el desarrollo de las energías renovables y la necesidad de producir barato hace que se primen aquellos procesos de baja tecnología y procesos industriales no amigables con el medioambiente. Igualmente, en los aspectos de adaptación se puede avanzar mucho, en particular en países en vías de desarrollo, pero estos tienen escasa capacidad técnica y recursos económicos para realizar nuevas infraestructuras.

P: ¿Qué medidas deberíamos tomar sin demora, y qué políticas más estructurales, a medio y largo plazo, proponen desde el IPCC para evitar este panorama futuro que describe?

R: Sin duda, la reducción de emisiones a la atmósfera mediante procesos de producción más eficientes y con alta tecnología. Igualmente, se debería de racionalizar el uso del transporte, tanto el de vehículos privados como el aéreo. En la actualidad, el transporte aéreo apenas está gravado por las emisiones que genera. En cuanto a la adaptación, se tiene que abordar desde el punto de vista de la construcción de infraestructuras, así como con una transformación económica y social que permita la racionalización del consumo y el desarrollo sostenible del hombre y el medio natural.
Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios