LA DOSIS HACE EL VENENO

La verdad ignorada sobre los suplementos alimentarios para adelgazar

La obsesión por lucir ‘palmito’ en la playa durante las vacaciones empuja tanto a mujeres como a hombres a cometer el peligroso error de creer en milagros

Foto: Los suplementos dietéticos vendidos por internet son los que más riesgos conllevan. (Corbis)
Los suplementos dietéticos vendidos por internet son los que más riesgos conllevan. (Corbis)

El verano se aproxima y su inminente llegada vuelve a estar acompañada, como todos los años, de la tan cacareada ‘operación bikini’. La obsesión por lucir ‘palmito’ en la playa durante las vacaciones empuja tanto a mujeres como a hombres a cometer el error de caer en peligrosos tratamientos para adelgazar o dietas milagro que pueden ser perjudiciales para la salud. En numerosas ocasiones se recurre a los complementos alimentarios supuestamente adelgazantes con reclamos siempre coincidentes: “demostrada eficacia para el control del peso”, “favorece la pérdida de grasa”, “facilita la termogénesis”…

Todos sabemos que los milagros no existen, ¿pero el consumo de estos suplementos puede representar algún peligro para la salud? Muchos de los productos ofertados en los herbolarios o, peor aún, por internet, no han pasado los análisis toxicológicos apropiados. Sobre todo aquellos que provienen del mercado asiático y se publicitan como emblemas milenarios de la medicina tradicional china, pues en un considerable porcentaje contienen metales pesados.

El principal problema es que la dosis suele hacer el veneno, y la concentración de ciertas sustancias en estos suplementos rebasa con creces las cantidades máximas que el organismo puede absorber de manera correcta. El hígado es el primer órgano que suele resentirse por esta sobredosis, normalmente en forma de insuficiencia renal.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que su mezcla con otros medicamentos puede ser muy perjudicial. Los antioxidantes interactúan de forma negativa con los tratamientos anticancerígenos y, por ejemplo, las vitaminas A, C y E, así como el selenio y el zinc, disminuyen la eficacia de los fármacos basados en el platino (utilizados en quimioterapia).

Suplementos de ‘p-sinefrina’, en el punto de mira de varios países

La Agencia Nacional Francesa de Seguridad Sanitaria, Alimentaria y Medioambiental (Anses) ha identificado más de 60 suplementos que acarrean efectos indeseables sobre la salud, muchos de ellos utilizados para bajar de peso. Los últimos suplementos sobre los que la Anses ha alertado de sus perjuicios son los elaborados a base de para-sinefrina, uno de los más de moda e inofensivos a primera vista, pues proviene del extracto de Citrus aurantium (naranjo amargo). Sin embargo, los responsables de la agencia alertan en esta nota oficial que puede tener un negativo efecto cardiovascular, ocasionar daños hepáticos, hiperfosfatemia y deterioro neurológico.

El hígado es el primer órgano que suele resentirse por esta sobredosis, normalmente en forma de insuficiencia renalLa cantidad máxima diaria recomendada para el consumo humano de este compuesto activo (al que también se denomina p-sinefrina) no debería exceder los 20 mg. En cambio, la alta concentración en estos suplementos supone el aporte de una cantidad diaria que triplica por tres este límite. El principal problema, por tanto, es la dosis.

Otra de las advertencias que lanza la agencia francesa a los consumidores es que la mezcla de p-sinefrina con otras sustancias como la cafeína (también presente en muchos de estos suplementos) acarrea un efecto multiplicador. Según estas conclusiones, las personas con más riesgos son los deportistas, las embarazadas y los niños. Unas advertencias similares a las lanzadas por el ministerio de salud alemán.

A pesar de que en la UE no se ha retirado del mercado, en países como Canadá se ha prohibido la venta de aquellos extractos de p-sinefrina que se combinaban con cafeína en los suplementos alimentarios.

El riesgo de comprar en la red y la publicidad engañosa

Antes de acudir a este tipo de productos, es recomendable consultar con el médico, sobre todo si se está consumiendo algún tipo de fármaco, para descartar su posible incompatibilidad. Hay que recordar que los suplementos alimentarios, según la definición oficial, están indicados solamente para complementar la dieta cuando existe la deficiencia (real o percibida) de un determinado nutriente. Asimismo, la legislación europea permite su reclamo como productos que mejoran la salud, pero nunca como sustitutos de fármacos para curar enfermedades. Por tanto, hay que desconfiar de aquellos que dicen combatir, por ejemplo, la obesidad.

Recientemente, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AEMPS), del Ministerio de Sanidad, ordenó la retirada del mercado del producto 'Epistabol', vendido como complemento alimenticio y utilizado en el entorno del fisioculturismo, por incluir en su composición, sin advertirlo en el etiquetado, el principio activo metilepitiostanol, lo que le confiere la condición de medicamento.

Las autoridades sanitarias tuvieron conocimiento mediante una denuncia de la comercialización de este producto a través de Internet como complemento alimenticio, pese a no haber sido notificado a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, de acuerdo con lo previsto en la normativa vigente.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios