NUESTRAS IDEAS ESTÁN EQUIVOCADAS

No, no es lo que sueles pensar: qué nos atrae de verdad del sexo opuesto

La impresión generalizada sobre los gustos de los hombres respecto a las mujeres, y viceversa, está bastante alejada de la realidad

Foto: Nuestra percepción sobre cómo resultar atractivos a los demás está, por lo general, equivocada. (Corbis)
Nuestra percepción sobre cómo resultar atractivos a los demás está, por lo general, equivocada. (Corbis)

La impresión generalizada sobre los gustos de los hombres respecto a las mujeres, y viceversa, está bastante alejada de la realidad. Los actuales cánones de belleza que moldean los comportamientos de hombres y mujeres para realzar su atractivo físico, desde el maquillaje hasta conductas alimenticias que pueden poner en peligro la salud, no casan exactamente con las preferencias de hombres y mujeres respecto al sexo opuesto.

Al margen de la importancia que tiene la personalidad a la hora de valorar el atractivo, en lo que se refiere propiamente al físico se valoran aspectos que poco tienen que ver con la imagen ideal de belleza, según concluyen varias investigaciones, como Female and male perceptions of ideal body shapes o Body image perception among men in three countries. La primera imagen es la que cuenta, y la buena o mala apariencia es determinante para establecer un primer juicio, pero se valora más lo natural y la elegancia innata que lo artificial.

Ni el maquillaje, ni los tatuajes ni los pechos operados o los abdominales como una tableta de chocolate. Nos gusta lo normal, sobre todo en lo que se refiere al peso corporal, y lo natural. El éxito de la campaña 'no make up selfies' también lo corrobora. El comentario más repetido sobre las fotografías que las participantes compartían en sus redes sociales era del estilo: “estás más guapa a lo natural”.

Las consecuencias psicológicas de una creencia falsa

Otro experimento publicado en la revista científica Quarterly Journal of Experimental Psychology concluyó que el maquillaje y la delgadez no sólo carecían de valor a la hora de juzgar el atractivo de alguien, sino que incluso ejercían una influencia negativa. Para ello, se fotografió a un grupo de voluntarias con y sin maquillaje, a las que se añadieron ciertos retoques mediante Photoshop.

Las emociones y el grado de empatía que nos genera una imagen no atienden a cánones preestablecidosEn un primer momento se le pidió a un grupo de voluntarios que se parasen en las fotografías de las mujeres por las que más atraídos se sentían. A continuación, se les solicitó que lo hiciesen en aquellas que, según su percepción, eran las más atractivas para la mayoría de hombres y mujeres. En el primer caso, las imágenes sin maquillaje y con un peso normal tuvieron un 40% más de éxito, mientras que en el segundo caso, la mayoría se decantó por las que iban maquilladas y eran más delgadas.

La percepción socialmente extendida sobre los elementos que hacen atractivos a las mujeres dista así de las preferencias reales de las personas. Una contradicción que refleja cómo nuestras ideas sobre la belleza parten así de una visión errónea, pero fomentada y reproducida una y otra vez en las pasarelas y medios de comunicación. Una situación que se limitaría a un simple malentendido si no fuese porque está detrás de los problemas psicológicos que acarrea la imagen corporal.

Nos guiamos por las emociones, que siempre son subjetivas

Si algo reflejan este tipo de estudios son las grandes diferencias personales a la hora de concretar lo que nos atrae o no del sexo opuesto. Sin embargo, sí puede apuntarse que el aspecto que más marca la diferencia es la parte subjetiva, lo que nos trasmite emocionalmente una cara. Es decir, las emociones que nos genera (felicidad, tristeza, seguridad, vitalidad…) y el grado de empatía. El contexto y estado emocional propio también juegan un papel determinante.

'Selfie' al natural de Gwyneth Paltrow.
'Selfie' al natural de Gwyneth Paltrow.

Por otra parte, se establecen unos mínimos imprescindibles para sentirse atraído por alguien, como es el cuidado de la imagen, en cuanto a la higiene y la vestimenta. Aunque bien es cierto que todo depende de las intenciones, pues no es lo mismo sentirse atraído por alguien con quien sólo se quiere pasar la noche o emprender una relación.

Por suerte, no a todos nos gusta el mismo tipo de personas. La belleza es subjetiva y quien resulta atractivo para algunos puede resultar indiferente para otros.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios