¿Con quién tener un encuentro amoroso? Las 'sex-lists', nueva tendencia de moda
  1. Alma, Corazón, Vida
CAMBIOS EN LOS HÁBITOS SEXUALES

¿Con quién tener un encuentro amoroso? Las 'sex-lists', nueva tendencia de moda

El refrán de “mejor malo conocido que bueno por conocer” ¿puede aplicarse al sexo? Depende. En el caso de las mujeres sí, pero no en el de los hombres

Foto: Los hombres prefieren mantener relaciones con alguien con quien no se habían acostado antes que con sus exparejas. (Corbis)
Los hombres prefieren mantener relaciones con alguien con quien no se habían acostado antes que con sus exparejas. (Corbis)

¿El refrán de “mejor malo conocido que bueno por conocer” puede aplicarse al sexo? Depende. En el caso de las mujeres así parece, aunque no en el de los hombres, según una encuesta elaborada por el portal de citas Emmanuelles, que opera en Francia, Bélgica y Suiza. Para ellas es preferible recurrir a sus exparejas sexuales cuando desean mantener un encuentro amoroso, mientras que ellos se inclinan mayoritariamente por alguien con quien no habían mantenido relaciones con anterioridad.

Es por ello que, según la encuesta realizada sobre un panel de hombres y mujeres de entre 25 y 45 años, el 38% de las mujeres consultadas asegura contar con su propia sex-list, mientras que sólo el 3% de los hombres reconoce tener una. Cuenta la leyenda que cuando se supera la cifra de las 20 parejas sexuales, la opción de pasar por el altar deja de existir, como cómicamente se relata en la trama de la película What's Your Number? dirigida por el británico Mark Mylod. Un techo numérico que quizá algunos prefieren ignorar, rehusando así las metódicas sex-lists.

Las diferencias entre hombres y mujeres en lo que concierne a los hábitos sexuales se extienden a numerosos aspectos. No ligan igual, ellos se caracterizan por ser más impulsivos, ellas valoran más la parte emocional de las relacionesy, en definitiva, el enfoque de la vida sexual difiere según el sexo.

Evolución de los hábitos sexuales

La mitad de las personas que guardan bajo llave su agenda de exparejas sexuales explican que sus principales razones se centran en “no olvidar”. Asimismo, todas aseguran que se trata de algo estrictamente personal, que nunca confesarían a sus actuales o futuras parejas.

En un porcentaje de mujeres más reducido, el motivo de elaborar estas listas se debe a la afición por “comparar los ex con las amigas”, además de establecer una clasificación de sus compañeros de cama. Ante la duda de repetir o no, nada mejor que acudir a la agenda sexual para comprobar el grado de satisfacción obtenido en el primer encuentro. Y es que el 71% de las mujeres que tienen una sex-list posee un código propio para clasificar sus relaciones.

Unas prácticas que no parecen demasiado románticas, a la par que inmaduras, pero que al fin y al cabo son seguidas por un alto porcentaje de personas. Sin embargo, los resultados de la encuesta no aclaran si ese 38% de mujeres que cuentan con una lista de este tipo pertenecen mayoritariamente a un rango de edad determinado. Lo que sí puede asegurarse, a través de las conclusiones de otros estudios sobre este mismo tema, es que los hábitos sexuales de las mujeres jóvenes están cambiando.

No deja de ser interesante observar quelos estudios de los últimos añosmuestran que los individuos que normalmente experimentan sexo de aproximación(busca un resultado positivo, como el placer físico o la intimidad con la pareja)están más satisfechos y obtienen como consecuencia emociones positivas. En cambio, aquellos que,inconscientementeen la mayoría de los casos,tienen un sexo de evitación (pretende neutralizar conflictos en las relacioneso eliminar malos sentimientos)experimentan una respuesta negativa, con emociones difíciles y conflictos no resueltos.

Ligar como divertimento

El sexólogo David D. Henningsenpropone una taxonomía de seis motivaciones distintas para el cortejo: la meramente sexual, la relacional, la diversión, la exploradora (que busca sondear el potencial de una relación romántica), la que sirve para la autoestima y, por último, la instrumental, que busca que otra persona haga algo por ti. El hombre suele conducirse por la motivación sexual, por lo que considera que la mujer también. Sin embargo, éstassuelen favorecer el carácter divertido y relacional de dicho acto comunicativo:de ahí las comunes divergencias entre lo que los hombres piensan que las mujeres quieren y lo que éstas desean en realidad.

Otra razón sugerida por Henningsen es que "desde una perspectiva evolucionista,las mujeres necesitan desarrollar un repertorio mayor de estrategias diferentes para captar la atención de buenos objetivos relacionales, por lo que pueden necesitar cierta práctica.Ligar como divertimento puede ser útil para ellasa la hora de distinguir qué estrategias pueden ser más o menos favorables".

Vida sexual Relaciones de pareja Psicología social Noadex
El redactor recomienda