REVELADOS POR PILOTOS Y CONTROLADORES

Los 8 secretos de las compañías aéreas que los pasajeros ignoran

Se sufra o no cada vez que uno se sube a un avión, la información que aportan estos profesionales no dejará indiferente a ningún pasajero

Foto: Despegue de un vuelo en el aeropuerto de Tenerife Norte. (Efe)
Despegue de un vuelo en el aeropuerto de Tenerife Norte. (Efe)

Si usted sufre aviofobia o aerofobia, lo que comúnmente se conoce como miedo a volar, no se le recomienda la lectura de este artículo. Se trata de una serie de secretos, algunos un tanto alarmantes, sobre el transporte aéreo que han revelado pilotos, controladores aéreos e ingenieros aeronáuticos en el famoso foro norteamericano Reddit. Se sufra o no cada vez que uno se sube a un avión, la información que aportan estos profesionales no dejará indiferente a ningún pasajero y, posiblemente, no podrá dejar de recordarla la próxima vez que coja un vuelo.

1. Máscaras de oxígeno

Las aeronaves destinadas a realizar vuelos comerciales están presurizadas mediante un sistema de control para evitar la falta de oxígeno. Si se produce un fallo del compresor o desciende la presión en el interior de la nave debido a cualquier problema es preciso recurrir a las mascarillas de oxígeno para evitar una hipoxia. Sin embargo, sólo tienen capacidad para funcionar durante unos pocos minutos. Según coinciden en señalar los profesionales que participaron en el debate, las máscaras de oxígeno que caen automáticamente en caso de despresurización de la cabina sólo pueden suministrar oxígeno durante unos 15 minutos.

2. Luces

Durante el aterrizaje siempre se apagan las luces del interior del avión. ¿Por qué? Por una cuestión preventiva que no va a disminuir el temor que algunos pasajeros pueden sentir en este momento. Esto es, “para acostumbrar los ojos de los pasajeros a las condiciones de una evacuación de emergencia”.

3. Motores

Los accidentes de aviación son muy raros, en cualquier caso, mucho menos frecuentes que los producidos en carretera. Aunque últimamente algunas compañías aéreas nos tienen acostumbrados a la realización de aterrizajes de emergencia (en una misma semana se llegaron a contabilizar cinco entre Barajas y El Prat), no es frecuente que estos se salden con heridos. Se puede volar perfectamente con un solo motor en funcionamiento.

4. Aquaplaning durante el aterrizaje

Al igual que le sucede a los coches cuando la carretera está mojada, los aviones pueden sufrir el denominado efecto aquaplaning durante el aterrizaje si hay demasiados charcos en la pista. Cuando las condiciones de la pista no son óptimas debido a la intensidad de la lluvia, por lo que hay riesgo de aquaplaning, los pilotos suelen aterrizar de manera más brusca para evitar así este efecto, que puede hacer que el avión se salga de la pista. Esto es lo que sucedió las pasadas navidades en el aeropuerto tinerfeño de Los Rodeos, cuando un avión de la compañía Binter Canarias se salió de la pista porque el tren de aterrizaje se quedó bloqueado con el barro. En esta ocasión no hubo que lamentar heridos.

Las tormentas también son peligrosas, y aunque los rayos no inutilizan los aviones, sí pueden afectar a los equipos electrónicos y al aterrizar es posible que se genere el efecto aquaplaning. En caso de que los riesgos sean elevados, los pilotos suelen hacer una aproximación de reconocimiento, aterrizando y volviendo a despegar. Es lo más seguro, dicen, “aunque la gente se asuste”.

5. Retrasos

Si se desprende algún tipo de vertido del avión es frecuente que el vuelo sufra un retraso. Como explica un operario de pista, “las aerolíneas se preocupan en extremo por la seguridad: he llegado a ver cómo se retrasaban vuelos por haberse atascado el retrete o por verter café a la pista tras averiarse la cafetera”.

6. Intoxicaciones alimentarias

El piloto y el copiloto tienen que comer, por norma, un menú distinto. La razón no es otra que la de evitar que ambos puedan sufrir una intoxicación alimentaria al mismo tiempo.

7. Lavabos

Por motivos de seguridad, la puerta de los lavabos siempre puede abrirse desde fuera. El indicador de libre u ocupado suele ocultar el mecanismo de apertura.

8. Dispositivos electrónicos

Se trate de ordenadores portátiles, teléfonos móviles, tabletas o cualquier otro dispositivo electrónico, su uso a bordo no es peligroso en absoluto. Ni siquiera en las denominadas fases "críticas", esto es, despegue y aterrizaje. La nueva normativa, que entró en vigor el pasado día 10 de enero, así lo reconoce, siempre y cuando los aparatos no tengan operativa la conexión a internet. Sin embargo, la decisión final de permitir el uso de este tipo de aparatos en todas las fases del vuelo es de las compañías aéreas, que deben dotar a sus aeronaves de la tecnología adecuada para garantizar que el uso de los terminales no afecte al correcto funcionamiento de los sistemas y equipos del avión, y realizar su propio estudio de seguridad. 
Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios