Nada de crisis: por qué los españoles somos más felices hoy que en 2010
  1. Alma, Corazón, Vida
EXTREMADURA Y ARAGÓN, LAS MÁS SATISFECHAS

Nada de crisis: por qué los españoles somos más felices hoy que en 2010

¿Qué contestaríamos si de buenas a primeras un encuestador nos abordase por la calle y nos preguntase si creemos que España es un país feliz?

Foto: Nada de crisis: por qué los españoles somos más felices hoy que en 2010
Nada de crisis: por qué los españoles somos más felices hoy que en 2010

Si de buenas a primeras un encuestador nos abordase por la calle y nos preguntase si creemos que España es un país feliz, quizá muchos de nosotros contestaríamos que no. El panorama económico y político no ayudan precisamente, y las altas tasas de paro pintan un negro futuro para un amplio porcentaje de los españoles. Sin embargo, habrá quien recuerde no sin razón que el carácter español nos proporciona una resistencia mayor a la adversidad que en otros países como Japón o China, donde más suicidios se producen.

El segundo informe de la felicidad 2007-2013 presentado por el Instituto Coca-Cola de la Felicidad y realizado por la consultora Millard Brown sobre una muestra de 3.500 personas refuerza dicha creencia y nos recuerda que hay luz al final del túnel: más de la mitad de los españoles (un 54%) reconocen ser felices, un porcentaje que aumenta dos décimas desde el año 2010, cuando era del 52%.

Carlos Chaguaceda, Presidente del Instituto Coca-Cola de la Felicidad y Director de Comunicación de Coca-Cola Iberia, explica que “una vez producido el ajuste por el cambio de expectativas económicas que se tradujo en un descenso de la felicidad declarada, casi tres años más de crisis no han hecho caer la percepción de los españoles sobre su situación”.

Como señala el divulgador Eduard Punset, que participó en la presentación el informe, “los intentos de control ponen de manifiesto el apabullante principio de que cualquier tiempo pasado fue peor”. Una máxima que según el autor de El sueño de Alicia (Destino),se mantiene invariable a lo largo de todas las épocas.

Las claves del bienestar

¿Cuáles son las peculiaridades sociales de aquellas personas que manifiestan una mayor satisfacción? En primer lugar, el mero hecho de tener pareja marca una significativa diferencia. El 81% de los consultados la tenían, frente al 71% de la muestra total. De hecho, las personas que se consideraban felices (en un 95%) tenían una mejor consideración de su relación de pareja que los no felices (un 89%). Los más felices suelen tener un hijo en el hogar (un 48% frente al 41%),

Las personas más felices tienen una gran confianza en sí mismas

La relación con el resto de la familia es también causa y consecuencia de la sensación de bienestar. Como pone de manifiesto la encuesta, el 80% de las personas que se declaran felices creen que su familia se encuentra orgullosa de ellos, el 79% siempre ha sentido el amor de sus progenitores y el 74% se define como optimista. Este último dato recuerda que, como vienen señalando diversos expertos, no hay mejor receta para la felicidad que afrontar los problemas con un espíritu positivo.

Una de las buenas noticias del informe es que España vuelve a aprobar en igualdad, esta vez en lo referente a la felicidad: hombres y mujeres declaran niveles semejantes de satisfacción. Las personas más felices tienen, además, una gran confianza en sí mismas (74% frente al 55%).

El estudio también ha investigado de qué manera la felicidad percibida cambia según cada una de las regiones de España. Por encima del 60% se encuentran comunidades como Extremadura, Aragón, Navarra o Cantabria. Algunas de las regiones que, salvo en el caso de Extremadura, tienen un menor nivel de paro.

La encuesta descubre algunas peculiaridades sobre los españoles. Por ejemplo, que vemos el futuro negro (un 74% considera que el porvenir le traerá cosas malas), pero a cambio, que nos gusta ayudar a los demás (un 79%), reciclamos (69%) y trabajamos para mejorar el medio ambiente (43%).

Una condición para la salud

Mens sana in corpore sano. Si la felicidad forma parte de nuestro ánimo, también repercute de manera positiva en nuestro bienestar corporal, como han demostrado infinidad de estudios realizados durante las últimas décadas. Es más, las personas que se sienten felices no sólo valoran de manera positiva su salud, sino que lo hace en un porcentaje mayor (82% frente al 77%) a como lo hacían en 2007.

Extremadura, Aragón, Navarra o Cantabria son las comunidades más felices

La conciencia sobre los hábitos de vida saludable ha aumentado de manera significativa durante los últimos años, algo que se refleja en los hábitos diarios de los participantes en el estudio. Si en el año 2007 el 72% reconocía hacer ejercicio, ahora ese porcentaje aumenta hasta el 83%.

Aún hay mucho que nos queda por hacer para ser completamente felices. Si bien seguimos manifestando un bienestar bastante alto, algunas encuestas como la realizada por investigadores de la Universidad de las Islas Baleares, de la Universidad Carlos III y de la Universidad de Illinois ha señalado que los primeros puestos están ocupados por Hong Kong, Singapur, Nueva Zelanda, Suiza, Noruega, Israel, Corea del Sur, Suecia, Canadá y Australia. Aún podemos aprender muchas cosas de esos países.

Bienestar Felicidad España Extremadura Salud Optimismo Vida saludable
El redactor recomienda