A los hombres les da vergüenza reconocer que son estériles

Para ellos es un signo de debilidad: si no se reproducen, creen que son menos hombres. Les resta masculinidad. Por eso no quieren pedir consejo a

Para ellos es un signo de debilidad: si no se reproducen, creen que son menos hombres. Les resta masculinidad. Por eso no quieren pedir consejo a especialistas ni suelen compartir su problema con los más íntimos. Ni siquiera quieren pronunciarse en ningún foro, aunque se vele por el anonimato del afectado. Los hombres que tienen problemas de fertilidad no quieren aparecer por ningún lado. Como si se los hubiera tragado la tierra. A lo mejor lo que no saben es que, juntos, suman muchos.

 

Entre el 15 y el 20% de las parejas en edad reproductiva son estériles. La Sociedad Española de Esterilidad dice que cuatro de cada diez problemas de infertilidad es por el varón. Un porcentaje muy similar al atribuible a los problemas de la mujer (40%). El resto de las situaciones se las reparten a partes iguales (un 10%) factores mixtos que afectan a ambos miembros de la pareja y causas que todavía se desconocen. Los expertos reconocen que ellos no se toman de la misma manera que ellas saber que no pueden tener hijos.

 

Una investigación llevada a cabo por el Servicio de Reproducción Asistida del Instituto Marquès de Barcelona descubrió que seis de cada diez jóvenes españoles tienen un semen por debajo de los parámetros de calidad que la OMS considera normales. El doctor Manuel Elbaile, especialista en reproducción asistida del Instituto, explica a El Confidencial que este porcentaje no quiere decir que todos sean infértiles, “pero tardarán más tiempo en dejar embarazada a su pareja cuando quieran tener hijos, y no siempre lo conseguirán”.

 

Cada vez es más común que la causa de un no embarazo sea del hombre. No se sabe bien por qué, pero se sospecha que el estrés, los contaminantes ambientales y las enfermedades de transmisión sexual, entre otras, puedan ser responsables de este deterioro progresivo que sufre la especie. Frustración, cólera, sentimiento de culpa, baja autoestima, depresión: no poder tener hijos causa emociones negativas extremas en los hombres. Sin embargo, la ciencia dispone de herramientas eficaces para combatir este problema. “Para un hombre, no poder dar lo único que las mujeres necesitan para ser madres es un signo de cobardía”, reconoce el doctor Elbaile. La primera reacción de ellos suele ser no querer oír hablar de alternativas. “En estas cosas las mujeres son las que llevan los pantalones”. Ellas buscan soluciones mientras ellos se paralizan. “Al final, se toman el tiempo que él necesite para mentalizarse. Una vez asimilado el problema, siempre vuelven a consulta para buscar la solución que mejor se adecúe a su problema”.

 

Tratamientos con éxito

  

Se dispone de tratamientos que permiten a un gran número de varones estériles recuperar su capacidad reproductiva. Estas terapias actúan directamente sobre la patología que causa la infertilidad, y se alcanzan porcentajes de éxito bastante elevados. Otros problemas pueden solucionarse mediante tratamientos hormonales sustitutivos o cirugía. Incluso en personas sometidas a una vasectomía se logra restaurar mediante técnicas quirúrgicas la capacidad reproductiva en un 80% de los casos, cifra superior al 40% de éxito que se consigue actualmente con las técnicas de reproducción asistida. "Los procesos de adopción son los menos recurridos porque son demasiado largos y angustiosos", añade.

 

Un dato a tener en cuenta: "Gallegos, andaluces y madrileños son los españoles que mejor calidad de semen tienen. Catalanes, valencianos y vascos, los peores", admite el doctor Elbaile. Por eso se cree que distintos factores ambientales como la exposición a radiación, pesticidas o sustancias tóxicas utilizadas en la industria, junto al tabaquismo, son responsables de numerosos casos de la esterilidad masculina en las últimas décadas. Aunque no se conoce con precisión la influencia exacta de estos factores en el deterioro de la calidad del semen. Sea lo que fuere, los expertos recomiendan naturalizar la situación y buscar antes un remedio que perpetuarse a una enfermedad que, hoy por hoy, sí tiene cura.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios