Ríndete, calatrava

Estas hormigas son capaces de construir una 'Torre Eiffel' para escapar del peligro

Cuando se juntan dan la impresión de formar un edificio enorme, vivo y coordinado. Ahora científicos del Georgia Institute of Technology han descubierto cómo lo hacen.

Foto:  Torre Hormiga, en plena construcción (Georgia Tech)
Torre Hormiga, en plena construcción (Georgia Tech)

De los autores de "las hormigas coloradas unen sus cuerpos para convertirse en balsas y sobrevivir a las inundaciones" llega a sus pantallas "las hormigas coloradas forman una 'Torre Eiffel' para escapar de los peligros", la segunda entrega de una saga de acción dirigida por David Hu y Craig Tovey, investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia, que está revelando una faceta desconocida de esta especie.

Esta nueva producción científica, que se estrena hoy en la revista 'Open Science Royal Society' se debe en realidad a un accidente. Los científicos pensaban grabar a las hormigas coloradas realizando construcciones durante dos horas, pero la cámara grabó una hora más. "No esperábamos ver nada interesante en esa hora extra, así que aceleramos la reproducción a una velocidad diez veces lo normal", explica Tovey. Ahí es cuando vieron suceder la magia. "Nos sorprendió cómo de distinto parecían los movimientos de las hormigas".

A una velocidad normal, las hormigas parecían simplemente trepar sobre una torre de otras hormigas que permanecían inmóviles. En cambio, a 10x se apreciaba cómo la torre empezaba a moverse como un único objeto, deslizándose en la base para ir acomodando a más hormigas en la cima, dando la impresión general de estar hundiéndose pese a llegar cada vez más alto.

Un edificio vivo

Según los autores del estudio, este tipo de hormigas emplean esta estrategia para escapar de los peligros a zonas más seguras o para alcanzar lugares con comida. Cómo lo hacen no está claro aún. No parece haber un líder ni una coordinación concreta entre ellas, simplemente marchan hacia arriba y cuando encuentran un lugar vacío, lo ocupan y hacen de puente para que las otras trepen y ocupen los siguientes lugares vacíos en lo alto de la torre.

"Sabemos que estas hormigas pueden soportar 750 veces su peso sin lesionarse, pero parecen más cómodas apoyando solo a tres hormigas en la espalda", explica Tovey, "si se les suben más de tres hormigas simplemente se hartan, deshacen sus lazos con las otras y se alejan". Más allá de que el peso máximo a cargar pueda aparecer reflejado en el convenio laboral de estas hormigas, los investigadores del GIT creen que es un mecanismo cooperativo para distribuir equitativamente todo el peso de la torre entre el grupo.

¡Hormigas radiactivas!

Para confirmar esta parte, los investigadores hicieron algo aún más divertido que ver hormigas moverse a velocidad 10x en una pantalla. Alimentaron a algunas de ellas con comida radiactiva y pusieron a la colonia en una máquina de rayos X para que las hermanas radiactivas brillaran. Así, las vieron trepar a la torre por los laterales, colocarse en la cúspide, hundirse gradualmente, abandonar el montón de hormigas y volver a iniciar el proceso.

"La torre está constantemente reconstruyendo y reemplazando su superficie", dice David Hu, que lo compara a como funciona la piel humana a un nivel microscópico.

Ambos científicos creen que sus resultados podrían tener implicaciones, para, por supuesto, la construcción de rascacielos, que actualmente dependen de robots modulares que no resultan tan eficaces como estos insectos. "Los ingenieros y científicos no siempre saben a dónde nos llevarásn nuestros resultados, pero el diseño bioinspirado puede ser una herramienta muy poderosa para hacer nuestro mundo más eficiente".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios