aunque todavía quedan unos cinco años

De 250.000 a 10 €: tu próxima hamburguesa estará fabricada en un laboratorio

Varias empresas luchan por bajar los precios de una tecnología que aspira a solucionar algunos de los problemas asociados al consumo de carne tradicional

Foto: La primera hamburguesa de laboratorio, creada por Mark Post
La primera hamburguesa de laboratorio, creada por Mark Post
Autor
Tiempo de lectura3 min

En agosto de 2013, la primera hamburguesa creada a partir de carne sintética fue cocinada y degustada en directo. Salida del laboratorio de Mark Post, investigador de la Universidad de Maastricht (Países Bajos) y pionero de la comida 'in vitro', el proyecto costó cinco años de trabajo y 290.000 euros de inversión. A cuatro años del aniversario de este hito, el precio de estos alimentos ha caído casi 30.000 veces: hoy, la misma hamburguesa costaría unos 10 euros.

El reto ahora es bajar todavía más el precio de producción para lograr que la carne sintética salga del laboratorio y entre en nuestro plato. Para ello, empresas e investigadores deben solucionar el problema de escala al que se enfrentan estos productos. La hamburguesa de Post necesitó en 2013 que tres técnicos de laboratorio cultivaran durante tres meses las 20.000 fibras de músculo artificial, lo que hizo que medios como 'AgFunder News' elevaran el precio final para el consumidor a más de dos millones de euros el kilogramo.

A esta carrera por abaratar el producto se han apuntado numerosas empresas. La 'spinoff' de la Universidad de Maastrich fundada por Post, Mosa Meat, quiere servir la primera hamburguesa de laboratorio antes de cinco años. Según explicaba el investigador en una entrevista a 'Labiotech', en tres o cuatro años el producto estará listo a pequeña escala, como un pequeño lujo. En otros tres o cuatro, estará al alcance del resto de consumidor. Su comercialización, además, empezará en Europa.

Mosa Meat no está sola. Memphis Meats ya trabaja en conseguir "carne de pollo sin pollo", a través de células cultivadas. De momento supera los 15.000 euros por kilogramo, pero la empresa confía en tener su producto a la venta en 2021. La historia de los sucedáneos de carne se remonta más atrás: en 1985 se fundó en Reino Unido Quorn, especializada en productos con micoproteína obtenida a partir del hongo 'Fusarium venenatum'. Beyond Meat y Impossible Foods, creadas en 2009 y 2011, respectivamente, han apostado por la 'carne' de origen vegetal.

Empresas e investigadores buscan algo más que satisfacer a vegetarianos de todo el planeta. Investigadores como el fundador de Impossible Foods Patrick Brown, aseguran que una vez que el precio deje de ser prohibitivo se revelará como una alternativa capaz de reemplazar la carne 'de verdad'. Sus defensores explican que esta tecnología sería más respetuosa con el medioambiente, al reducir los recursos y terrenos destinados a la cría de ganado.

La carne 'in vitro', a diferencia de los sucedáneos de carne, sí tiene un origen animal. Se obtiene a partir de células musculares extraídas de algún ser vivo y cultivadas. Como todavía no es posible generarla a nivel industrial es difícil saber si esta sería más o menos saludable que la original, aunque el objetivo de investigadores como Post es reducir el contenido graso para que, por fin, una buena hamburguesa no afecte a nuestros niveles de colesterol.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios