según un estudio subido a arxiv

Científicos creen haber resuelto el misterio de los rayos gamma en el centro de la galaxia

Un nuevo trabajo confirma estudios anteriores que negaban que la materia oscura fuera la responsable

Foto: El exceso de rayos gamma del centro de nuestra galaxia es debido a púlsares
El exceso de rayos gamma del centro de nuestra galaxia es debido a púlsares

Que nuestra galaxia emite rayos gamma es algo que se conoce desde los años 70, pero la explicación a este fenómeno es de momento desconocida. En 2009, un grupo de astrónomos de la Universidad de California-San Diego (EEUU) desmontó la teoría que apuntaba a algún tipo de materia oscura presente en el centro de la Vía Láctea. Ahora, un estudio llevado a cabo por un equipo internacional de astrofísicos señala un nuevo culpable: los púlsares.

Los púlsares son estrellas de neutrones, con un intenso campo magnético, que emiten radiación periódica. "Nuestro estudio muestra que no necesitamos materia oscura para comprender las emisiones de rayos gamma de nuestra galaxia", asegura el investigador de la Universidad de Stanford (EEUU) y coautor del estudio, Mattia Di Mauro. Los resultados del trabajo, acordes con el publicado en 2009, han sido enviados para su publicación a la revista 'The Astrophysical Journal', pero se encuentran disponibles en el repositorio arXiv [PDF].

Si la señal fuera debida a materia oscura también la veríamos en el centro de otras galaxias

"Hemos identificado una población de púlsares en una región cercana al centro de la galaxia que arroja nueva luz sobre la formación de la Vía Láctea", añade Di Mauro. El estudio ha sido posible gracias al telescopio espacial de rayos gamma Fermi, un observatorio de la NASA que fue puesto en órbita en 2008. Este dispositivo cuenta con un 'ojo' especializado en detectar la parte más energética del espectro electromagnético.

Mil púlsares en nuestra galaxia

"Si tenemos en cuenta que el 70% de los puntos de luz de la Vía Láctea son púlsares, eran los candidatos más probables", comenta Di Mauro. Para confirmarlo, tuvieron que analizar las propiedades físicas de estos emisores de energía, estableciendo una población de unos 1.000 púlsares capaces de explicar el fenómeno sin necesidad de materia oscura. Los investigadores hicieron una lista con 400 objetos en el centro de la galaxia que podrían contribuir a la anomalía, que el ordenador redujo a 66 púlsares como posibles responsables.

"Si la señal fuera debida a materia oscura también la veríamos en el centro de otras galaxias y sería especialmente clara en las galaxias enanas que orbitan la Vía Láctea", aclara otro de los autores del trabajo, Seth Digel. La búsqueda de materia oscura tendrá que continuar en otra parte.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios