¿Más subidas de tarifas a la vista?

El fin del 'roaming' no es tan buena noticia: por qué lo vamos a acabar pagando todos

Se acabó lo de pagar por llamar o navegar en el extranjero. Mañana entra en vigor la nueva normativa que debería ahorrar costes a los consumidores. ¿Lo hará?

Foto: (Reuters)
(Reuters)

El 'roaming' en la Unión Europea será historia en cuestión de horas. Mañana 15 de junio se pone fin al recargo en las llamadas, mensajes y datos que los usuarios de la Unión Europea consuman en otros países del continente. Pero esa bajada drástica en los costes no va a ser gratuita. Fuentes consultadas por Teknautas apuntan a que esas subidas ya se han llevado a cabo en los últimos meses, mientras que las operadoras españolas insisten en el desembolso que tendrán que hacer para adaptar sus redes a la nueva realidad. Una de las quejas de las compañías radica en el tráfico que tendrán que asumir, derivado del turismo, y que repercutirá en sus cuentas.

Comencemos por lo más sencillo: ¿qué significa el fin del 'roaming'? Lo explicamos en este enlace, aunque la premisa es sencilla: puedes utilizar tu móvil en cualquier país de la Unión Europea como si estuvieras en casa a excepción de las tarifas de datos ilimitadas, en las que se establecen unos topes, en función del precio del plan de datos, para evitar usos fraudulentos.

Vayamos a la práctica. Cuando un turista holandés viaja a España de vacaciones y llama desde nuestro territorio o sube una foto a Instagram, es la red de telefonía instalada por las operadoras españolas la que se encarga de gestionar esa conexión. El creciente número de turistas en España, 75 millones en 2016, contrasta con la cifra de Holanda, que se quedó el año pasado en algo menos de 16 millones. Esas cifras suman a visitantes de todo el planeta, aunque ambos países cuentan con una cuota considerable de turistas europeos.

En la práctica, estos números suponen que las infraestructuras españolas deben asumir un mayor volumen de llamadas y de tráfico que las de Holanda. Esa demanda supone un desembolso en infraestructuras para mantener la red, que no se sobrecargue y que esté plenamente operativa durante todo el año, a pesar de que los mayores picos solo se producen durante julio y agosto.

En la práctica, la CNMC calculó el año pasado que el coste del megabyte en España le sale a una operadora a 1,11 céntimos, mientras que la Comisión Europea ha fijado el precio mayorista (el precio que las operadoras se pagan entre sí por el uso de sus redes) del megabyte en 0,75 céntimos, por lo que cada mega consumido en nuestro país tendría un coste de 0,36 céntimos adicionales para las operadoras.

Las operadoras se quejan de que el coste del tráfico que los extranjeros consuman en España estará por encima del que ha fijado la Unión Europea

Esa cifra aumentará conforme pasen los años, ya que la Comisión Europea ha fijado los precios para los años venideros en 0,58 céntimos para 2018, 0,43 para 2019, 0,34 en 2020, 0,29 en 2021 y 0,24 céntimos en 2022. El sobrecoste para las operadoras españolas sería de 53 céntimos en 2018, 68 en 2019, 77 en 2020, 82 en 2021 y 87 céntimos en 2022.

Fuentes diplomáticas en Bruselas consultadas por Teknautas son tajantes: el fin del 'roaming' lo vamos a acabar pagando todos, especialmente en España. “En los últimos meses, las operadoras ya han subido las tarifas en previsión de este momento. El fin del 'roaming' justo se va a aplicar en un año que se prevé récord en el número de turistas que van a llegar a España, que van a consumir muchos datos y, por lo tanto, mucho ancho de banda. Mantener las infraestructuras para que eso funcione es mucho dinero, pero los turistas van a seguir pagando su consumo a sus proveedores de origen. Y como las tarifas mayoristas establecidas son más bajas que los costes reales a los que hacen frente las telefónicas en España, van a perder dinero si no hacen nada”, advierten.

¿Qué opinan las operadoras de esta situación? Han advertido de que será el usuario el último afectado porque, a la larga, deberán invertir en infraestructuras para mantener la demanda mientras que los operadores de otros países no tienen que enfrentarse a esos gastos. Fuentes de Orange señalan a Teknautas que la previsión de incremento del turismo en España para este año (un 10% respecto a 2016) va de la mano de otro dato importante: que este año se espera que se multiplique hasta por cuatro el consumo de datos teniendo en cuenta el aumento en el consumo tanto de las personas que utilizaban el 'roaming' en sus vacaciones como de aquellas que comenzarán a hacerlo al salir de su país de origen.

Las operadoras temen que en las zonas más turísticas se produzca una sobrecarga en el uso de datos debido al turismo. (Reuters)
Las operadoras temen que en las zonas más turísticas se produzca una sobrecarga en el uso de datos debido al turismo. (Reuters)

Orange pone una cifra sobre la mesa: 12,5 millones de euros. Ese será el montante que tendrá que pagar para acometer las reformas necesarias para que su red pueda soportar el aumento de la demanda. Fuentes de Movistar ofrecen argumentos similares: "Se está haciendo un esfuerzo inversor muy importante en incrementar la cobertura y capacidad de la red 4G, con especial foco en aquellos puntos de mayor concentración de la demanda". ¿Significan estas declaraciones que serán los clientes españoles los grandes perjudicados de esa medida?

"Si valoramos cuánto nos vamos a ahorrar, la cifra asciende a cero euros", lamenta Rubén Sánchez, portavoz de Facua. Según Sánchez, el fin del 'roaming' no solo no vendrá acompañado de una rebaja sino que es el motivo por el que las operadoras han subido los precios poco a poco durante los últimos años. "Las compañías no son tan estúpidas como para comenzar a subir las tarifas de voz y datos a partir del 15 de junio. Han subido antes los precios en los paquetes de tarifas y en los servicios para recibir ingresos adicionales", señala Sánchez.

Las compañías no son tan estúpidas como para comenzar a subir las tarifas de voz y datos a partir del 15 de junio

Entre esas subidas que señala el portavoz de Facua se encuentra el aumento del establecimiento de llamada que, progresivamente, ha pasado de 20 a 25 céntimos entre las operadoras, siendo Orange una de las últimas en adoptar la medida. Sánchez también apunta a los incrementos en los precios asociados a mayores tarifas de datos, ya que suponen un aumento de la facturación: "La mayoría de los clientes no consumen ese límite de datos, pero les sirve para financiar las mejoras en la red, aumentar el margen de beneficio y compensar la bajada de ingresos derivada del fin del 'roaming".

Desde la Comisión Europea, sin embargo, se muestran tranquilos sobre la posible subida de precios. "Hemos estado siguiendo esto de cerca, ha habido mucho debate, pero la experiencia muestra que esto no sucede. Llevamos ya 10 años con la reducción gradual de los precios del 'roaming' y esta ha ido acompañada de bajadas generalizadas de las tarifas domésticas", ha asegurado en una charla pública el director del departamento de la Comisión Europea encargado del fin del 'roaming', Anthony Whelan.

Bajadas durante los últimos años

Fuentes de la CNMC aseguran que los precios en España han bajado "un 30% durante los últimos seis o siete años" y que será ahora el momento de ver si las operadoras suben las tarifas ante la incapacidad de cubrir los costes por la inversión que deben realizar en las redes. Desde la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia se recuerda que este organismo ha establecido mecanismos para que un operador pueda vender sus datos a un precio mayorista diferente si demuestra que "tiene tal volumen de llamadas y de gestión de clientes que, al hacer balance, pierde dinero".

La Comisión señala un punto con el que pretende desmontar las quejas de las operadoras. "La concentración móvil se produce en zonas de costa donde históricamente vienen turistas, pero son lugares donde también ha habido una concentración de población nacional", lo que implica que las infraestructuras ya deberían estar listas para atender los picos de demanda en regiones concretas de masificación turística.

El fin del 'roaming' supone una buena noticia para todas aquellas personas que viajan por la Unión, ya sea por motivos laborales o durante sus vacaciones. Si los operadores aprovechan la entrada en vigor de esta medida para subir (aún más) las tarifas, es una incógnita que descubriremos en los próximos meses.

¿Problema a la vista?

Desde Facua, también señalan que las operadoradoras estarán obligadas a dar de baja cualquier tarifa especial de 'roaming' que haya contratado uno de sus clientes, y aunque esperan "que sean casos reducidos", no se descarta que haya reclamaciones en este sentido.

Rubén Sánchez apunta que incluso un paquete de 'roaming' contratado para funcionar entre "el 13 y el 23 de junio" debería cobrarse de manera prorrateada para que el usuario no deba pagar un extra a partir del día 15.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios