CóMO COMPRAR CON lo puesto

Gafas de sol, llaves, selfies, anillos... Siete formas de pagar sin llevar dinero encima

Los avances tecnológicos nos permiten acudir a un comercio sin necesidad de llevar dinero físico e, incluso sin tener que contar con una tarjeta de crédito en tu bolsillo

Foto: Siete formas de pagar sin llevar dinero encima. (Pexels)
Siete formas de pagar sin llevar dinero encima. (Pexels)

Sales a la calle a dar un paseo y, de repente, recuerdas que debías de comprar algo. Es entonces cuando te encuentras con el problema: te has dejado la cartera en casa y no tienes forma de poder entrar en el comercio sin dinero o una tarjeta que te permita conseguir el ansiado producto. ¿O no? Cada vez más, las tecnologías se han puesto del lado de los usuarios para evitar estos problemas y el móvil, un anillo o las gafas de sol ya nos permiten pagar en una tienda.

Ya no es necesario llevar encima dinero en efectivo o temer por sufrir un robo que nos haga cancelar todas las tarjetas de nuestro banco. Ahora, gracias a la tecnología, podemos llevar en nuestro monedero desde los sistemas más seguros que sólo podemos utilizar nosotros o, si preferimos no 'tirar' de plástico, hacerlo a través de otra serie de complementos que, además de ser estéticos, nos ofrecen posibilidades económicas que sólo el propio usuario podría utilizar.

Los móviles, principal sistema

Los creadores de 'smartphones' han sido los primeros en ver en esta tecnología un futuro claro. Así, muchos de las compañías ya cuentan con su propio sistema de pago a través de móvil, como es el caso de Apple o Samsung, pero no son las únicas que lo han visto claro. Las operadoras, como es el caso de Telefónica, Vodafone u Orange, también han decidido crear sus propias aplicaciones de cara al comercio. Y, por supuesto, las entidades bancarias, que también han creado sus pasarelas de pago con los comercios para facilitar la labor al usuario en un solo paso y desde su dispositivo móvil.

La tarjeta biométrica

Mastercard ha dado a conocer su último dispositivo: una tarjeta con huella digital. Sesenta años después de la invención de este tipo de sistema de pagos, parece que aún existen posibles innovaciones Lo que permite este nuevo invento es que sólo el usuario sea capaz de usarla, olvidándonos del miedo a un hipotético robo de las claves, pues esta no permite el uso de PIN o de una firma para realizar el pago, sino que este sólo se activa a través de los datos de nuestros dedos. Es tan fácil como introducirla en el terminal y, entonces, colocar nuestra huella sobre el sensor de la tarjeta. Dos pasos fáciles para realizar un pago.

Tu cara me suena

Otro de los últimos sistemas que se han inventado para proceder al pago tiene que ver con el reconomiento facial. Se trata de una tecnología que, de momento, es experimental en muchos casos, pero que apunta a que podría tratarse de una de las ideas de un futuro no tan lejano. Son dos las vertientes en las que se está trabajando: por un lado, vincular una fotografía a nuestras cuentas bancarias, que el dependiente del comercio vea en su terminal en el momento de la transacción; por otro, quizá la más futurista que quiere hacer funcionar Alibaba, que el pago se autorice a través de un 'selfie'.

Una gafas para comprar

Hace escasos meses, Visa anunció la puesta en marcha de un novedoso proyecto a través del que unas simples gafas de sol se pueden convertir en nuestro método de pago. Se trata, a simple vista de unas gafas completamente normales, pero que en una de sus patillas cuenta con un chip que sería el que nos permitiría realizar la transacción. Sería tan fácil como quitárselas de la cabeza y pasarlas por el terminal para ejecutar la compra. De momento, las primeras pruebas se están llevando a cabo en la World Surf League, un evento del que Visa es patrocinador y donde busca dar a conocer su idea.

¿Y si pago con una pulsera?

La empresa Bionym ha dado un paso al frente en lo que al pago con 'weareables' se refiere. Como cualquiera de los dispositivos anteriores, se trata de conseguir pagar gracias a un sensor que incorpora en su interior, pero con la gran diferencia de que ofrece un sistema a través del que el usuario es el único capaz de permitir la gestión: nuestro corazón es el que autoriza el pago. Y es que esta pulsera, una vez le decimos que queremos realizar la transacción, hace una lectura de nuestro ritmo cardiaco para determinar que se trata de nosotros -algo que no se puede copiar ni exportar- y así permitir la operación.

Un anillo para gobernarlos a todos

Joyas o relojes se han convertido en otro de los gadgets que nos ofrecen esta posibilidad. Son varias las empresas que ya han llegado a diversos acuerdos con otras firmas para permitir el pago a través de ellos, pero uno de los casos más curiosos es el de Ringly. Y es que la marca de joyería ha anunciado un acuerdo con Mastercard para el pago a través de cualquiera de sus anillos. Sólo hay que vincular una tarjeta a la app de la compañía para poder realizar el pago con nuestros propios dedos, sin necesidad de teclear ni de introducir códigos, sólo acercando nuestro anillo al dispositivo de la empresa.

Cerrar el coche y pagar la gasolina

Otra de las grandes ideas con respecto al pago en comercios es la que han tenido algunas marcas como BMW. La compañía alemana ha decidido que las llaves de sus vehículos se puedan convertir en poco tiempo en un nuevo método de pago. Esto es sin duda muy útil para los conductores, que encuentran sin ir más lejos una manera muy sencilla de pagar sin complicaciones en lugares como un párking, una gasolinera o incluso para sacar dinero en un cajero. De momento trabaja con tecnología NFC, que permite la comunicación inalámbrica con otros dispositivos a menos de 20 centímetros de distancia.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios