mitos y leyendas sobre las descargas

Los 15 bulos sobre la piratería en España que no te deberías creer

Que si somos el país en el que más se descarga, que si no valoramos la cultura... En España se cuentan muchas mentiras sobre las descargas en internet
Foto: Los 15 bulos sobre la piratería en España que no te deberías creer

Que si somos el país en el que más se descarga, que si no valoramos la cultura, que si bajarse música es delito... En nuestro país se cuentan muchas mentiras o medias verdades sobre las descargas en internet. Ante esto, conviene ir desmintiendo algunas:

1. “España es el país más pirata del mundo”

Es uno de esos titulares cíclicos, que se repiten cada equis tiempo y copan la mayoría de portales y telediarios: en España no solo somos piratas, sino que, de hecho, hemos enloquecido hasta tal punto que pirateamos más que países que duplican o incluso triplican nuestra población, que ya es decir.

Curiosamente, ese tipo de estudios (cuyas cifras y metodología no parecen demasiado transparentes) son lanzados por organismos tan fiables como Promusicae (el lobby de los productores de música en España), la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI) o incluso el propio Gobierno de Estados Unidos. En este último caso, los cables de Wikileaks demostraron que las críticas de Estados Unidos a la piratería en nuestro país no eran más que una estrategia para presionar con la aprobación de la 'ley Sinde'.

2. “Bajarse música es ilegal”

Seguro que lo has oído miles de veces: “Si te bajas música, estás cometiendo un delito”. Sin embargo, si nos vamos al artículo 31 de la Ley de Propiedad Intelectual, nos encontramos lo siguiente: “No necesita autorización del autor la reproducción, en cualquier soporte, de obras ya divulgadas cuando se lleve a cabo por una persona física para su uso privado a partir de obras a las que haya accedido legalmente y la copia obtenida no sea objeto de una utilización colectiva ni lucrativa”.

3. “Subir música es ilegal”

Vale, bajarse música es legal, pero, ¿y subirla? Eso sí será ilegal, ¿no? Pues tampoco, oiga. Si nos vamos al artículo 270.1 de nuestro Código Penal nos encontramos con tres factores inseparables que no se ajustan al hecho de subir música: comunicación pública, ánimo de lucro y perjuicio de terceros: “Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de 12 a 24 meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios”.

4. “Los piratas es que lo quieren todo gratis"

Solo hace faltar ver la proliferación de servicios de pago como Spotify, Wuaki o Netflix, por poner solo tres ejemplosEs otro de los mantras repetidos por todos los grupos de presión asociados al sector musical, audiovisual y de derechos de autor. Y es un argumento que quizá pueda valer si nos referimos a jóvenes de 15 años (que rara vez se gastarían dinero en un disco aunque no hubiese piratería), pero no si hablamos de adultos. De hecho, no hace falta más que ver la proliferación de servicios de pago como  Spotify (su versión de pago), Wuaki o Netflix, por poner solo tres ejemplos.

5. “Netflix no quiere venir a España porque hay mucha piratería” 

Otro de los titulares cíclicos que salen de cuando en cuando asegura que Netflix, la mayor plataforma de pago por contenidos a nivel mundial, no quiere venir nunca a España porque aquí descargamos tanto que hemos conseguido aterrorizarles. Por supuesto, ninguno de los que asegura que Netflix está temerosa de nuestro carácter de corsarios cita ninguna fuente oficial de la empresa, pero lo sueltan de cuando en cuando a ver si cuela. En realidad, las últimas noticias aseguran que la plataforma podría llegar a nuestro país en 2015, pero las fuentes tampoco son oficiales.

6. “Aquí pirateamos más por la picaresca española”

No falla: en cuanto queremos asimilarnos como país un defecto innato acudimos a la picaresca, al Lazarillo de Tormes y a cualquier otra metáfora que nos señale como un país de simpáticos ladronzuelos. Lo cierto es que la piratería se produce en cada rincón del mundo, y no hay por qué buscar intrincadas teorías filosóficas para explicarla: si una persona quiere acceder a un contenido cultural y alguien lo comparte gratis, lo cogerá gratis. Fin del dilema.

7. “Las webs de descargas están cometiendo un delito”

Si alguna vez has oído a alguien decir esta frase, anímale a que estudie cinco años de Derecho, se colegie como abogado y defienda esa postura en un juicio, que es donde eso se decide. Por el momento los jueces lo tienen claro: las webs de descargas no llevan a cabo ningún tipo de actividad delictiva. Todo debate que se salga de los argumentos jurídicos literalmente, sobra.

8. “No se persigue a las webs de descargas”

En el punto anterior dije que los jueces tienen claro que las webs no cometen ningún delito, ¿verdad? Pues bien, eso no hizo ninguna gracia al Gobierno anterior ni a este, y entre los dos se encargaron de hacer y completar una ley que quitaba de en medio a los jueces a la hora de decidir si las webs cometen delito. Si quitar de en medio a los jueces no te parece perseguir a las webs, tú me dirás qué es.

9. “La música es cultura”

Muchos de los colectivos críticos con las descargas aseguran que la música y el cine son cultura y que, como tal, hay que protegerlos. No podría estar más de acuerdo: por eso, de hecho, nuestro Código Penal avala que ese material pueda ser compartido entre ciudadanos para que la cultura pueda ser difundida al margen del dinero que cada cual tenga en el bolsillo. El software, por ejemplo, al no estar incluido como contenido cultural, no permite la copia privada.

10. “La música es industria”

Cuando hablo con críticos de las descargas, me da la sensación de que cuando les interesa una cosa son cultura, y cuando les interesa la otra, son industria. Efectivamente, la música o el cine también son una industria. Y, como industria, no pueden pretender que las leyes se modifiquen para sujetar como sea sus modelos de negocio, que hace años que caducaron.

Es de primero de Empresariales que es la industria la que tiene que virar su modelos de negocio y adecuarse a los hábitos de sus potenciales clientes, no al revés.

11. “La industria se muere por la piratería”

En absoluto. La industria se muere porque durante muchas décadas vivió muy (pero que muy) bien anclada en un modelo de negocio que ahora, por desgracia para ellos, ya no funciona. Vale, es difícil saber anticiparte al futuro cuando te va bien, pero lo cierto es que si la industria discográfica se muere es por haber estado cerrando los ojos ante un futuro que se presentaba más que evidente.

12. “Si pirateas, propón soluciones”

Es otro de los bloqueos argumentales cuando debato con alguien que critica las descargas: “Pues entonces, a ver, ¿tú qué propones?”. Ojo, a ver, vayamos por partes: yo no tengo por qué proponer nada, ¿eh? Yo solo soy un consumidor.

Los colectivos prodescargas están preocupados por el análisis de la situación y proponen alternativas por pura empatía

A mí no se me ocurre ir a un lector de diarios digitales y preguntarle qué me propone para que yo gane dinero aunque él entre gratis en mis artículos, ese es mi problema. Evidentemente, todos los colectivos prodescargas están preocupados por el análisis de la situación y proponen alternativas por pura empatía, pero que nadie le cargue al consumidor un muerto que no tiene por qué aguantar.

13. “Los modelos de pagos ayudan a los artistas”

Bueno... sí y no, ¿eh? Antes hablábamos de Spotify, y conviene conocer un estudio de 2009 que aseguraba que una superventas como Lady Gaga apenas ganó 113 euros por todas las reproducciones de su tema 'Poker face'. En realidad, los únicos que ganan una cantidad medianamente aceptable por la existencia de Spotify no son los artistas, sino (oh, sorpresa) sus discográficas y sus entidades de gestión de derechos.

14. “Todos los artistas están en contra de la piratería”

Falso y radicalmente falso. La única frase un poco más cercana a la realidad sería: “Todos los artistas que salen en la tele hablando de piratería están en contra”, aunque seguiría sin ser cierta al 100%. Son muchos los artistas que no solo no están en contra de las descargas, sino que, de hecho, están encantados de que la gente pueda escucharles gratis.

Y luego, quién sabe, a lo mejor pagarán por ir a verles en directo. Y tampoco me vale el argumento de que eso solo lo quieren los grupos sin éxito: que se lo pregunten a Pink Floyd, a Radiohead, a Nelly Furtado, a Norah Jones o a Shakira, entre muchísimos otros.

15. “Si hay piratería, la cultura morirá”

En realidad, si lo pensamos bien, casi todo artista comenzó cogiendo una guitarra y probando unos acordes cuando era niño o, como mucho, adolescente. Es difícil pensar que cuando alguien coge un instrumento lo hace pensando en el dinero que va a ganar, ¿verdad? La música y el cine son procesos culturales y creativos innatos en muchas personas, que seguirán haciéndolo ganen o no dinero con ello. Lo que quizá sí pueda estar en peligro de muerte es la industria, pero su futuro no depende de la piratería, sino de ella misma.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

El sentido de las lágrimas de Djokovic
Crisis in Six Scenes Season 1 – Sneak Peek
Un perro llamado dolor (Luis Eduardo Aute)

ºC

ºC