En 2009 Google anunció que compartiría parte de sus ingresos por publicidad de YouTube con sus usuarios y, desde entonces, se cuentan por miles los internautas que se están lucrando con vídeos de todo tipo. Los propietarios de estos canales están llegando a generar ingresos de entre 90 euros y 1.000 euros al día, en función de las visitas. Y la cifra sigue creciendo.

Cada vez más asiduos al canal están apostando por sacar el mayor rendimiento a sus creaciones. Y las hay de todos los tipos: desde algunos consejos para maquillarse un día de resaca hasta cualquier cosa relacionada con la moda, pasando por una estufa de los pobres o un vídeo de camiones.

Entre los que más éxito han tenido se incluyen vídeos caseros, musicales, blogs, tutoriales y del tipo hágalo usted mismo. Cualquier cosa vale para ganar dinero. Pero no todas las fórmulas funcionan.

En Teknautas hemos recopilado algunos consejos que pueden ser útiles para sacar el máximo dinero a estos vídeos.

Lo primero que hay que hacer es registrarse en la plataforma Google AdSense y activar la opción de anuncios porque da igual el número de visitas que tenga el vídeo: si no hay publicidad, no hay ingresos.

Para ello hay que hacer click en la pestaña Monetización mientras se sube el vídeo o si ya se ha hecho, acudir al Administrador de vídeos, y una vez encontrado entrar en el botón Editar y después en Monetizar.

Mejor, publicidad en vídeo que en 'banners'

El usuario puede elegir el formato de la publicidad que quiera. Las hay de todos los tipos: desde formato vídeo colocado al principio o a la mitad de la reproducción, banners a la derecha del vídeo, sobre la lista de sugerencias o incluso integrado en la parte inferior.

La diferencia entre unas opciones y otras es mucha. Y es que Google paga mucho más por los vídeos (el gigante de internet lo explica en este enlace), y dentro de estos también hace distinciones. Si se elige incrustar la publicidad al principio del vídeo hay que tener en cuenta que se puede añadir la opción de quitarlo a los cinco segundos u obligar a verlo íntegramente.

Hay que tener en cuenta en este sentido que Google solo cobra a los anunciantes cuando el espectador ve el anuncio en su totalidad o al menos 30 segundos.  

¿Es tu vídeo lo suficientemente interesante?

Como apuntábamos, el propietario del vídeo puede decidir incluir un vídeo publicitario que se tenga que ver íntegramente para llegar al contenido. Esto tiene sus ventajas (te asegura unos ingresos), pero también sus inconvenientes. Y es que en algunos casos se puede terminar por espantar al usuario.

Google solo cobra a los anunciantes cuando el espectador ve el anuncio en su totalidad o al menos 30 segundosPor todo esto se recomienda que, a la hora de colocar la publicidad, uno se pregunte cuánto de importante es el contenido de su vídeo y lo vinculado que está a la actualidad.

"Si el usuario se pasa con la publicidad, es probable que muchos no vean el vídeo y que finalmente pierda visitas. Si no lo ven no conseguirá notoriedad ni tampoco recibirá dinero por lo que conviene que sepa jugar bien con ese balance" ha explicado a Teknautas Ignacio Despujol, ingeniero de Telecomunicación.

No te la juegues con los contenidos: ¿son realmente tuyos?

Google hace mucho hincapié en que el contenido que se suba sea original. Por esto avisa que el usuario quizás no pueda obtener ingresos con los vídeos en los que se utilice música, gráficos, imágenes, películas, programas, imágenes de videojuegos o actuaciones en directo sin consentimiento expreso de la persona que haya creado o producido originalmente el material.

Las consecuencias pueden ser terribles para el usuario. Según ha explicado Despujol, "te puede acabar arruinando tu canal. Si subes algo que no es tuyo Google puede dejar de pagarte en cualquier momento y cerrarte la página".

Un ejemplo de esto lo tenemos en Dylan Winter. Este youtuber es famoso por conseguir infinidad de vídeos virales. Cuenta con varios éxitos a sus espaldas entre los que destaca un vídeo con más de 18.000.000 de reproducciones. Pero tiene un problema. Google le cerró el canal por esto mismo.

Las causas por las que Google deja de compartir los beneficios de la publicidad con un usuario pueden ser muchas. Su algoritmo puede considerar que tu contenido no es completamente tuyo y dejar de pagar. En estos casos te manda tres correos electrónicos avisando.

Si recibes tres acciones de derechos de copyright, se suspende tu cuenta y se eliminan todos los vídeos que hayas subido. Los usuarios cuyas cuentas se hayan suspendido no pueden crear nuevas cuentas.

También puede suceder que tu vídeo no tenga publicidad pero que de repente aparezca si el propietario de alguno de tus contenidos lo identifica y solicita a Google que la active.

Fíjate en las temáticas que más arrasan

Desgraciadamente no existe un método que asegure el éxito en el canal de YouTube, pero sí un grupo de temáticas que están arrasando. Una de ellas es la del tipo "cómo se hace" o tutoriales. Estas guías prácticas de cualquier tema, en las que muchos internautas se apoyan, pueden constituir negocios con grandes posibilidades de promoción en la web.

Entre los consejos que ofrece YouTube, el primero es la simplicidad. Según el canal lo ideal es generar interés con pequeñas secuencias de una serie que muestre cómo se hace algo por pasosUn ejemplo de esto lo tenemos en el vídeo que comentamos de Dylan Winter, en el que explicaba cómo calentar una habitación con solo ocho velas, dos macetas, una bandeja y un mechero. O lo que es lo mismo, el material suficiente para olvidarse de pagar las terribles facturas de invierno.

Una mañana como otra cualquiera, Winter subió el vídeo y lo lanzó a la inmensidad que es internet. No sucedió nada fuera de lo normal. Durante 12 largos meses pasó sin pena ni gloria por la red hasta que su creador se olvidó de él. Pero un día, todo cambió y comenzó a subir como la espuma. Hoy cuenta con la escalofriante cifra de 5.510.575 visitas.

Entre los consejos que ofrece YouTube, el primero es la simplicidad. Según el canal lo ideal es generar interés con pequeñas secuencias de una serie que muestre cómo se hace algo por pasos. Pero hay muchas otras temáticas que cuentan con miles de adeptos como por ejemplo la de los niños, infografías o de humor.

En cuanto a las pautas que hay que seguir todos los expertos coinciden en lo mismo: que el contenido sea impactante y corto, que se promocione en las redes sociales y que se coloquen las palabras clave en el propio título. De cualquier forma, la propia red social de vídeos en streaming explica estrategias claves de marketing para enseñar a los usuarios cómo crear y promocionar sus vídeos para que generen más visitas.