la joven tiene más seguidores que lady gaga

Bethany Mota, unos 'morritos' que valen 40.000 dólares al mes

Tiene 18 años, pero ya acumula más seguidores que Lady Gaga. Solo en concepto de publicidad a su canal de Youtube ingresa más de 40.000 dólares al mes

Foto: Bethany Mota tiene 18 años y factura millones
Bethany Mota tiene 18 años y factura millones

"¡Apaga la webcam!", es el "Andreíta cómete el pollo" actual pero en versión 2.0. El grito de guerra de las madres se oye con fuerza por toda la casa mientras preparan la cena. La voz atronadora recorre los pasillos con violencia mientras la joya de la casa, una preadolescente, conversa ante la cámara con sus amigas. Un chorro de voz que pierde vigor a fuerza de la repetición, pero que resulta tan cálido que se echaría de menos si no se repitiera. 

Es cierto, lo de los hijos frente a la pantalla del ordenador asusta: en otros tiempos se salía, se quedaba, o simplemente se leía. Ahora todo va más rápido, pero una noticia nos hará replantearnos, como padres, la tentación censora: una joven con 18 años recién cumplidos nada ya entre millones, y todo por la tontería de la cam.

La tontería de la cámara le ha resuelto la vida a ella y posiblemente a toda su familia: se estima que engrosa, sólo en concepto de publicidad en su canal, la friolera de 40.000 dólares mensualesNos trasladamos a California, y al 13 de junio de 2009. Una desconocida Bethany Mota, que por aquel entonces contaba con apenas catorce primaveras, subió un vídeo inaugural a YouTube. Ya se sabe, maquillaje, trucos y demás. Munición pesada para una generación que 'bebe' estos consejos con ansiedad. Qué sombra de ojos, qué gloss, y qué me queda bien con estos pantalones. El tema vuelve locas a las más jóvenes y el conocido servicio de vídeos de Google es el lugar adecuado para encontrar estos consejos de belleza.

Las madres han quedado relegadas y ahora el último grito en este terreno (y en otros tantos) está en la red. La jovencísima Betty (lo pone ella en su canal, "podéis llamarme Betty) se planta ante la cámara con un vídeo inaugural con la candidez propia de la edad. Aquella secuencia fue el bautismo de fuego de esta rutilante estrella: inocente, natural y con un carisma innegable. Las visitas no tardaron en llegar.

Más seguidores que Lady Gaga

Pasaron semanas y meses, y la joven de San Francisco continuó acumulando seguidores por miles, hasta el que el asunto se desbocó: tal y como destaca Business Insider, supera ya en followers a famosos del calibre de Lady Gaga. La tontería de la cámara le ha resuelto la vida a ella y posiblemente a toda su familia: se estima que engrosa, sólo en concepto de publicidad en su canal, la friolera de 40.000 dólares mensuales, y esto es sólo una parte del negocio.

El filón de Betty ha motivado que las firmas de moda se fijen en esta prescriptora con tanto gancho y la joven ha firmado ya un acuerdo con Aéropostale mediante el cual disfruta de su propia línea de ropa. La broma de los morritos frente a la cámara se le ha ido de las manos y ahora las marcas se pegan por ella.

Pero en esta historia tan rosa hay una parte bastante más oscura que hace bueno el dicho de 'no hay mal que por bien no venga': Betty llegó al tema de los vídeos como consecuencia de haber sido víctima del bullying. No quería salir de casa y se centró en la red: confiesa que YouTube fue como "una vía de escape", una fuga que le ha dado acceso a un filón que parece no conocer fin. Estamos hablando de una adolescente que se está levantando sin despeinarse casi 5 millones de las antiguas pesetas al mes, y sólo en la publicidad de YouTube. 

Superficialidad que raya el absurdo

Hay que sumar a eso los posibles patrocinios o los ingresos provenientes del acuerdo al que ha llegado con la cadena de tiendas que comercializa su marca de ropa. Pero… ¿Cómo ha logrado Bethany despuntar en medio de esta eclosión de talentos 2.0? En realidad no le ha requerido mucho esfuerzo: ser como es. Mientras muchos se afanan por lograr pagar la hipoteca y el final de mes resulta angustioso, las preocupaciones de la californiana no van más allá del color de la sombra de ojos y si lloverá o no, para saber qué conjunto ponerse ese día. Tal cual. 

Esta desconexión con la realidad ha resultado ser a la postre la clave del éxito, o al menos a contribuir muchísimo en él: Beth aparece ante la cámara con doble capa de pintura, gestos exagerados, giros imposibles de ojos y haciendo dramas de hechos insustanciales. Carnaza cargada de falso positivismo y un contenido insultantemente trivial. Pero esta superficialidad que raya el absurdo vende, y mucho. Para hacernos una idea del calibre del asunto, el vídeo Un paseo por mi habitación ha sido visto por más de 7 millones de espectadores.

Carnaza cargada de falso positivismo y un contenido insultantemente trivial. Pero esta superficialidad que raya el absurdo vende, y muchoComo un buen partido de fútbol en la tele, vamos. Heroína por accidente, la nueva diosa de la moda mueve masas, hasta el punto que anunció en su cuenta de Twitter a su millón largo de seguidores que se entrevistaría con un periodista en un centro comercial, y al llegar, ahí estaba, el periodista y un nutrido grupo de jóvenes al borde de la histeria pidiendo autógrafos y fotos. Hasta ese punto.

¿Universidad? Nones, visto el resultado obtenido, este tótem moreno se esfuerza en mantener en el aire todos los platos girando en su pequeño circo de gloss, sombra de ojos y los dramas a la hora de enfrentarse al vestidor. ¿Alguien se lo reprochanbsp;

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios