Dicen que las palabras se las lleva el viento, pero eso solo se puede aplicar a las que pronunciamos, y a veces ni eso. Desde luego, todas las que escribimos quedan registradas, y si las enviamos a otra persona, quedan en sus manos y puede usarlas a su antojo. La privacidad en internet no existe

Los servicios de mensajería instantánea, con Whatsapp a la cabeza, se han convertido en un canal prioritario para nuestras comunicaciones personales. Mensajes, fotos y vídeos que enviamos a nuestros contactos sin contar con que nuestra privacidad puede verse violada, básicamente de dos formas distintas: por una intervención exterior o por la mala intención de tu interlocutor.

“No somos conscientes de que todo lo que enviamos queda en manos de otras personas. No solo tú tienes que ser cuidadoso con lo que envías o publicas, sino que tienes que estar seguro de que el receptor lo es también”, explica Ignasi Casanova, uno de los autores de Woowos.

Una mezcla de Whatsapp y Snapchat

Con tan peculiar nombre han bautizado una aplicación, desarrollada dentro de la compañía barcelonesa Ilizion, que desde esta semana está disponible de forma gratuita en Android (aunque lleva en Apple Store desde el mes de marzo), y que supone un intento de resolver los problemas de privacidad que conllevan estas aplicaciones de mensajería: una mezcla de Whatsapp y Snapchat, la app que autodestruye los mensajes por la que Facebook bebe los vientos.

Esa es precisamente una de las funciones de Woowos: el usuario puede revisar el historial de mensajes y fotos enviadas a sus contactos y eliminar los que considere oportunos cuando quiera. “A todos nos ha pasado, que enviamos algo a alguien y luego no podemos hacerlo desaparecer de su móvil. Con esta aplicación sí que puedes hacerlo”.

La idea surgió de la observación de la propia Snapchat, pero Casanova asegura que Woowos es un paso más, ya que por un lado es una aplicación de mensajería más completa, y por otra no destruye los mensajes por sistema, sino que el usuario decide cuáles y cuándo eliminarlos. Con una serie de personajes (un cartero, un espía, un ladrón y un preso) que sustituyen el célebre doble check puedes saber (Casanova recalca “puedes estar seguro”) si la otra persona ha llegado o no a leer tu mensaje antes de borrarlo.

¿Y qué hay del riesgo de que una captura de pantalla eche por tierra la destrucción del mensaje? “La versión de Android que hemos desarrollado impide esa posibilidad, y estamos trabajando para que la de iOS lo impida también”.

Conversaciones bajo contraseña

La otra función que permite Woowos es que dos usuarios acuerden una contraseña para cifrar su conversación, de forma que no esté expuesta (o al menos no tanto) a ojos ajenos. “Si alguien coge tu móvil, no puede leer esa conversación, a no ser que tenga la contraseña que habéis fijado previamente”.

Ignasi Casanova y su socia Idoia Mugarza tuvieron la idea de Woowos a partir de experiencias personales con las redes sociales: “A ella le preocupa enviar fotos de sus hijas a sus conocidos a través de Whatsapp, y yo recuerdo una experiencia en la que alguien entró en la cuenta de Facebook de un amigo. Pensé que qué más daba si protegía mi cuenta con una contraseña complicadísima si al entrar en la de él alguien podía leer todos los mensajes que yo le había enviado”.

Recuerdo que alguien entró en la cuenta de Facebook de un amigo. Pensé que qué más daba si protegía la mía con una contraseña complicadísima si al entrar en la de él alguien podría leer todos los mensajes que yo le había enviadoAsí tuvieron la idea de Woowos, una forma más segura de comunicarse con los contactos pero manteniendo un control más estrecho sobre la privacidad. Comenzaron a desarrollar su idea, que gustó mucho, pero el trabajo ha sido duro.

“Nos han comparado mucho con Whatsapp, claro, y eso supone una exigencia muy alta, así que hemos trabajado para ser buenos en todos los aspectos: velocidad, servidores, diseño…”

"Para los que se han arrepentido de haber enviado un mensaje"

Y es que pretenden entrar en un sector donde la competencia es feroz, y habrá que ver si sus novedades son suficientes para conquistar al mercado. “Nuestra idea no es hacer la competencia a las grandes, pero sí creemos que tenemos un nicho de mercado importante, esa gente que entiende a la primera las ventajas de Woowos porque sabe de lo que hablamos. Son todos esos que alguna vez se han arrepentido de enviar un mensaje o una foto”.

Por lo visto, no son pocos: con su primera versión para iOS ya conquistaron a 60.000 usuarios. “Conseguimos bastante repercusión, pero nos dimos cuenta de que mucha gente no la usaba porque no teníamos versión para Android, lo que dejaba fuera a muchos de sus contactos. Y una app de mensajería en la que no están tus contactos no sirve para mucho”, reconoce Casanova. Así apostaron todo su esfuerzo en la versión para Android, que ya está lista y disponible de forma gratuita.

Ahora comienza el proceso de feedback de los usuarios y pulido de los últimos pequeños fallos. Casanova cuenta que tienen usuarios en más de 60 países: “Nos gusta pensar que en cada continente hay al menos una persona que utiliza Woowos. Ahora queremos que empiecen a ser muchos más”.