HIYALIFE TRIUNFA EN LA TECH CITY LONDINENSE

Una 'startup' española desarrolla el Facebook de los recuerdos colectivos

Hiyalife cubre una necesidad obviada por el resto de plataformas: la memoria de sus usuarios. La 'startup' ya se ha convertido en una revelación en Londres

Foto: David Gómez y Fernando Ripollés, fundadores de la 'startup' Hiyalife, con sede en Londres
David Gómez y Fernando Ripollés, fundadores de la 'startup' Hiyalife, con sede en Londres

Se han desprendido del traje y la corbata para volver a trabajar en camiseta. Los fundadores de Hiyalife, una red social destinada a cubrir una necesidad (la memoria colectiva) de la que se habían olvidado el resto de plataformas, no son emprendedores al uso. Lo reconocen: aunque los casos de éxito suelen ocurrir más allá de los treinta, David Gómez y Fernando Ripollés tienen 42 y 40 años, respectivamente. Además, su trayectoria profesional siempre ha estado alejada del ecosistema emprendedor.

Antes de dejarlo todo para empezar de nuevo trabajaban en el sector de los servicios financieros. "Nos conocimos en Londres, donde habíamos sido compañeros de piso, pero yo me fui a vivir a Estados Unidos. Seguimos en contacto, y cuando hablábamos siempre surgía la idea de que no existía un lugar en internet donde guardar y compartir nuestras experiencias en común, o los viajes que habíamos hecho...", explica David Gómez a Teknautas. Esa idea, con el tiempo, se convertiría en la startup que ha vuelto a unir a los dos amigos en Londres. "Tío, vamos a arriesgarnos. Fue un momento especial".

Hiyalife se presenta como un espacio 'online' donde los usuarios pueden construir su biografía digital con la contribución de las personas que pasan por su vidaHiyalife se presenta como un espacio online donde los usuarios pueden construir su biografía digital con la contribución de las personas que pasan por su vida, seleccionando en cada momento el nivel de privacidad adecuado a los contenidos, un elemento que Facebook jamás se ha interesado por ciudar. "Es importante que el usuario tenga siempre el control del contenido", apunta. En ese sentido, a día de hoy un tercio de las historias publicadas en Hiyalife son privadas, otro tercio limitadas y el restante públicas.

Tu primera novia

"Cuando se trata de recuerdos muy personales, no vas a las redes sociales al uso, donde se trata, más bien, de compartir contenidos con amigos. Imagina a tu primera novia. Quizás no te interesa tenerla en Facebook, pero es interesante que esos momentos que viviste puedas compartirlos con ella".

"Este ejemplo entra dendro del contexto de lo que queríamos hacer. Creemos que ese espacio todavía no se ha llenado, y hemos trabajado para dotar a la plataforma de unas características visuales que permitan a las personas recordar su vida de forma bonita, como ese primer beso".

Creemos que ese espacio todavía no se ha llenado, y hemos trabajado para dotar a la plataforma de unas características visuales que permitan a las personas recordar su vida de forma bonita, como ese primer besoAunque Hiyalife se lanzó apenas hace varias semanas, el proyecto se empezó a concebir en enero de 2012. Desde el punto de vista de la financiación, en su corto camino no han dejado de cosechar éxitos. Para empezar, la startup resultó ganadora de la primera promoción de startups de Wayra en Londres. Además, han accedido a significativas rondas de financiación, si bien en los primeros meses -mientras daban forma a la idea- tuvieron que poner dinero de su propio bolsillo.

La biografía de la Tech City

El objetivo principal de la nueva plataforma es ayudar a las personas a generar digitalmente, guardar y compartir -de forma segmentada- sus recuerdos personales, pero la tracendencia del proyecto es mayor: sus implicaciones sociológicas como una herramienta capaz de crear una memoria colectiva son más que interesantes.

No se trata sólo de contar lo que uno hace en una fría línea del tiempo, sino de cocrear historias cuyos protagonistas pueden ser solamente dos, como en el caso de una pareja; o una decena, si se trata de un viaje con amigos; o cientos de personas, si hablamos de un concierto; incluso miles de individuos, como acaba de ocurrir en la capital británica.

Hiyalife ya se ha hecho popular en el Silicon Valley londinense: la Tech City, donde la startup tiene su sede. Los emprendedores crearon una biografía digital del barrio y no tardaron en llamar la atención de Mike Butcher, editor en Europa de TechCrunch, uno de los blogs tecnológicos más influyentes del mundo, que ha publicado una reseña sobre la aplicación de los españoles.

De momento, no han lanzado ninguna campaña de marketing, pero la aplicación para iPhone que acaban de estrenar ya cuenta con miles de usuarios. Mientras tanto, la vida de los emprendedores ha cambiado radicalmente. No se arrepienten. "El pitch de venta más difícil al que nos enfrentamos fue el que le hicimos a nuestras mujeres. Teníamos la vida encarrilada, pero decidimos quitarnos el traje y ponernos las camisetas".

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios