datos registrados desde 1945

Las ciudades españolas con las temperaturas mínimas más extremas

El buen tiempo y el sol suelen ser estampas típicas de España, pero esta fama fue perturbada por intensas olas de aire frío que hicieron batir récords y registrar en el mercurio los 32 grados bajo cero

Foto: Vista de la ciudad de Segovia después de una nevada. (EFE)
Vista de la ciudad de Segovia después de una nevada. (EFE)

Hablar de los 31,4 grados bajo cero registrados en Alemania por la invasión de la intensa ola de frío que azota a Europa puede parecer algo ajeno al clima español, pero si se echa la vista atrás, la historia refleja que España emuló a los países escandinavos y sí, llegó a marcar en el termómetro más de 30 grados bajo cero.

En febrero de 1956, España no pudo eludir la entrada de un aire ártico que afectó a su vez a toda Europa y que trajo consigo intensos periodos de bajas temperaturas, provocando nevadas de hasta 14 días y más de 20 días de heladas. Valores extremos que condujeron a alcanzar el récord de 32 grados bajo cero en el lago Estangento, situado en el Pirineo de Lérida. Dato que fue superado en febrero de 2016 por los 32,7 grados bajo cero que se registraron en la vega de Liordes, emplazada en el Parque Nacional de Picos de Europa.

Consecuencias de la ola de frío de 1956. (Archivo Municipal de L'Escala).
Consecuencias de la ola de frío de 1956. (Archivo Municipal de L'Escala).

La Agencia Estatal de Meterología recoge en su resumen de extremos climatológicos los pueblos y ciudades más fríos de España, donde se han medido temperaturas inferiores o iguales a 20 grados bajo cero. El lago Estangento y la vega de Liordes se excluyen de esta lista al ser zonas no habitadas.

Calamocha

El 17 de diciembre de 1963 la estación meteorológica de Calamocha en la provincia de Teruel registró una temperatura de 30 grados bajo cero, aún no superados por ninguna otra ciudad o pueblo, manteniendo así el récord en la comunidad de Aragón.

Calamocha se encuentra a 900 metros de altitud y en ella son habituales las oscilaciones térmicas entre el día y la noche. Así ocurrió en el registro de 2001 cuando durante la noche, se alcanzaron los 20 grados bajo cero y, al ponerse el sol, los termómetros marcaban 18 grados.

Las ciudades españolas con las temperaturas mínimas más extremas

Molina de Aragón

La ciudad de Molina de Aragón, situada en Guadalajara, es la segunda en esta lista de mínimos extremos, ya que el 28 de enero de 1952 el mercurio en esta localidad marcó los 28,2 grados bajo cero.

El trío que conforman Molina de Aragón, Teruel y Calamocha recibe el nombre de Triángulo de Hielo, haciendo referencia a las zonas pobladas más frías de España.

Reinosa

Reinosa cubierta de nieve. (EFE)
Reinosa cubierta de nieve. (EFE)

Reinosa, perteneciente a Cantabria, es una de las ciudades con las temperaturas medias más bajas y de esa forma encabeza el pódium de las más frías con los 24,6 grados bajo cero que registró el 4 de enero de 1971.

En el siglo XXI aún no se ha conseguido bajar más el mercurio de esta cifra récord, aunque sí ha seguido haciendo frío en Reinosa, donde la temperatura más baja desde el 2000 corresponde al 26 de diciembre de 2010, cuando se vivió la madrugada de este domingo a 14,7 grados bajo cero.

Albacete

Los récords de temperaturas siguen manteniéndose en localidades de la submeseta norte. En este caso, la base aérea de Los Llanos en Albacete registró en enero de 1971 una mínima de 24 grados bajo cero.

En el año 2016, las mínimas están lejos de llegar a estos extremos, ya que la capital de provincia marcó su media anual de temperaturas mínimas en 8,4 grados, siendo su registro más bajo el de los 4,46 grados bajo cero.

Las ciudades españolas con las temperaturas mínimas más extremas

Burgos

El termómetro de la estación meteorológica de Villafría en Burgos disminuyó hasta los 22 grados bajo cero en enero de 1971, convirtiéndose de esta forma en la quinta ciudad más fría del 'ranking'.

La fama de tener uno de los climas más fríos no es infundada, y prueba de ello es el estudio de la AEMET donde se demuestra que Burgos fue la ciudad más fría del país durante 39 años, de 1971 a 2010, con 6,4 grados de media durante el día y 1,3 grados bajo cero de noche.

En la misma ciudad, pero desde su observatorio, se marcó otro extremo histórico en el año 1885, con 21 grados bajo cero.

Primera nevada del año 2016 en Burgos. (EFE)
Primera nevada del año 2016 en Burgos. (EFE)

Teruel

De nuevo una capital de provincia, situada en una región aragonesa, aparece en el 'ranking' con los mercurios más extremo. En este caso es Teruel, la cual registró en enero de 1945 la misma mínima absoluta que Burgos en 1971, unos 22 grados bajo cero.

La provincia también destacó en el año 2016 por ser la localidad donde se alcanzó la mínima absoluta anual: 9,8 grados bajo cero.

Vitoria

El aeródromo de Vitoria, en Álava, tiene un hueco en esta lista al haber registrado una mínima absoluta de 21 grados bajo cero el día de Navidad de 1962.

Los cambios en el clima han ido modificando esta tendencia y han provocado que los inviernos en esta provincia sean más cálidos de lo normal. Así, en el año 2016, Álava tuvo un invierno inusual, convirtiendo al mes de enero en el más caluroso de este siglo con una media de 6,5 grados.

Varias personas pasean por uno de los parques nevados de la ciudad de Vitoria. (EFE)
Varias personas pasean por uno de los parques nevados de la ciudad de Vitoria. (EFE)

Salamanca

La estación meteorológica de Matacán, próxima a Salamanca capital, dio el nuevo valor extremo mínimo en febrero de 1963 cuando los salmantinos experimentaron los 20 grados bajo cero.

Los habitantes de la provincia castellanoleonesa no se han desprendido nunca del frío, pues sus ciudades suelen registrar temperaturas gélidas bajo cero en otoño e invierno. Como en 2014, cuando se registró la segunda temperatura más baja de España con 5,2 grados bajo cero.

Sociedad

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios