Sigue esta sección:
ISRAEL, DE NARANJAL DE ORIENTE A NUEVO SILICON VALLEY

Una fábrica de ‘startups’ en el desierto

Israel es líder mundial en el número de patentes per cápita y el número uno en el gasto de I+D per cápita, con el 4,5% de su Producto Interior Bruto
Foto: Un profesor de Física israelí muestra unos paneles solares (Reuters)
Un profesor de Física israelí muestra unos paneles solares (Reuters)

“La tecnología ha cuajado en Israel por una evolución lógica, la de un país que tiene por cultura la innovación y el esfuerzo”. Habla Saul Singer, coautor de Start-up nation, el bestseller económico que trata de explicar por qué un país inestable, de ocho millones de habitantes y poco más de 20.000 kilómetros cuadrados, ha logrado situarse como el nuevo Silicon Valley, el segundo mejor destino para los inversores después de la bahía de San Francisco. Singer reconoce que la etiqueta “milagro” vende, pero casi se inclina más por la de “tesón”. “Somos un microcosmos único. Hemos levantado un gran país en 65 años por una confluencia de entrega, organización, descaro, igualitarismo, individualismo… Todo eso revolucionó la agricultura con riegos y abonos desconocidos en los 70 y 80 y ahora cuaja en la tecnología”, abunda.

El suyo es un orgullo apuntalado con datos irrebatibles. Israel es el primer país del mundo en número de nuevas empresas por habitante, una por cada 1.844 ciudadanos. Tras Estados Unidos y Canadá, es el que más empresas tiene cotizando en el índice tecnológico Nasdaq, 64, más que la Unión Europea, China, India, Japón, Corea del Sur y Singapur juntos. Sólo los norteamericanos superan sus 4.800 empresas de nueva creación. Su inversión en capital riesgo per cápita es 2,5 veces superior a la estadounidense y unas 30 veces superior a la europea, con unos 170 dólares por persona frente a los 3 de España. Israel es líder mundial en el número de patentes per cápita y es también el número uno en el gasto de I + D per cápita, con el 4,5% de su Producto Interior Bruto (PIB). Son datos del Fondo Monetario Internacional, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), del Gobierno israelí.

Las notas son tan buenas que cada año se organizan más de 900 viajes de estudiantes de masters de todo el mundo para aprender el modelo. Y la crisis en Occidente está trayendo a Gobiernos -Japón, Italia, España- para averiguar qué elementos de su éxito son exportables. El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, viajó recientemente a la zona con 50 empresarios, dispuesto a encontrar un mercado alternativo, menos agotado que Europa. El nuevo fondo del Instituto de Crédito Oficial (ICO) de 1.200 millones de euros y el papel de España como mediador con Latinoamérica han sido su reclamo. A cambio esperan abrir camino en infraestructuras, energías renovables y telecomunicaciones.

Israeli soldiers take part in a drill simulating a chemical warfare attack, near the southern city of Ashkelon
Israeli soldiers take part in a drill simulating a chemical warfare attack, near the southern city of Ashkelon

“La pregunta de siempre es: ¿cómo lo hacen?”, resume Uri Adori, portavoz de Venture Partners, una de las principales firmas de inversión en alta tecnología. Adori responde con parámetros que avalan la mayoría de expertos. Israel, dice, tiene un sistema universitario que potencia la orientación a la ingeniería, la informática y la biomedicina, con ejemplos como la Technion de Haifa, referente mundial. También el Gobierno anima a crear firmas, financia sus primeras etapas y ayuda a buscar inversores y a crear asociaciones. Se han hecho reformas legales que han reducido la burocracia y han aumentado la transparencia.

Pero sobre todo hay dos factores clave: “recibimos una emigración de alta cualificación, de EEUU, Europa y Rusia, que disparó a finales de los 90 nuestro potencial, y tenemos el servicio militar obligatorio, una base de cohesión, de detección y solución de problemas, de apuestas, responsabilidad y liderazgo, muy avanzado tecnológicamente, que prepara a los jóvenes en habilidades prácticas y en maduración”. A ello se suma una cualidad de la tierra: los israelíes saben reponerse tras un fracaso. Matthew Klok, uno de los portavoces de Intel en Jerusalén, norteamericano, afirma rotundo que es “su mayor bondad, siempre ven en ello un motivo para aprender y pelear, no para lamentarse. Eso, cuando en tecnología trabajas con el ensayo-error, es muy valioso”.

La gran burbuja tecnológica israelí comenzó a crecer en el año 2000, cuando cristalizó esa mezcla de apoyo gubernamental, nuevas normas e inmigrantes ya bien asentados. El boom superó la Segunda Intifada, la segunda guerra con Líbano, varias operaciones en Gaza. Nunca ha pinchado. El Banco de Israel recuerda que 2008 fue el año cumbre, con casi 2.000 millones de dólares de capital riesgo invertido, y la cifra, aunque a la baja, se mantiene hoy por encima de los 650 millones. EEUU logra unos mil anuales. Reino Unido, 60. De los 90.000 millones de dólares en exportaciones que logra Israel, el 51% se debe a firmas de alta tecnología.

El fundador de 3gsolar, muestra un prototipo en una imagen de 2009 (reuters)
El fundador de 3gsolar, muestra un prototipo en una imagen de 2009 (reuters)

El último gran hito, que ha hecho enloquecer al país, ha sido la venta de Waze, una aplicación para conductores, por mil millones de euros a Google, el mayor negocio en la historia de las app.  Es un ejemplo de éxito pero también del nuevo camino que toman las start-ups locales, hasta hoy muy dirigidas a dar servicios a otras empresas -creando chips o software- y que ahora tienen internet y los móviles en el punto de mira. Tres de cada cuatro firmas ya se centran en servicios online cuando hace cinco años no llegaban a la mitad.

“Son empresas que atraen porque puedes permitirte una pequeña apuesta con bajos costes de lanzamiento, sin fábricas ni maquinaria pesada. Todo el mundo quiere ser su propio jefe y por eso no van más allá y crean grandes corporaciones. Sí, existe la farmacéutica Teva [valorada en 43.000 millones de dólares]. Pero es excepcional”, indica Shikhar Ghosh, profesor en la Harvard Business School, conocedor del mercado israelí.

Ghosh ha elaborado un estudio que sostiene que la desaceleración en la economía israelí -que iba a crecer un 6% este año y no pasará finalmente del 3,9%-, está afectando a los emprendedores, fluye menos crédito y las ayudas se recortan. Eso está haciendo que tres de cada cuatro firmas respaldadas por capital riesgo apenas logren reembolsar la inversión inicial.

Otro estudio de Google comparando la productividad en la OCDE desveló el 16 de julio que la “precepción de líder mundial en innovación” de Israel convive con su atraso en la implantación de esos avances en su vida diaria, especialmente en su educación básica, lo que hace que en términos de productividad ocupe el puesto 24 en una lista de 34 países analizados.  

Mundo
Comparte en:
Sigue esta sección:
#6
En respuesta a muerca1111
Compartir

Sionistas Moderados y Sionistas Fundamentalistas vs Judíos Críticos. ¿ Cómo Lo Hacen ?
 

roberto dante -
Lanús, Argentina

Sionistas “moderados” como Alon Liel (ex Director General del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel), se desgarran las vestiduras mientras sostienen que el actual gobierno israelí los está llevan al fondo del abismo, al mantener acciones colonialistas como sostener la creación de nuevas colonias en tierras ocupadas por los palestinos.

Pero, ¿qué les duele a los sionistas “moderados”?

Que se descubra el juego de los sionistas que se oponen al fundamentalismo que representa Netanyahu. Bien sabemos que aunque “se dicen conciliadores”, en la práctica política son gatopardistas. Ofrecen volver a las fronteras existentes en 1967 antes que perder TODO. Los asusta la implacable resistencia Palestina y la certeza de su futura derrota demográfica.

Para los “ciudadanos funcionales al sistema” que circulan por el ciberespacio intentando convencer por medio de la dialéctica sionista a tantos ciudadanos del mundo desorientados por los Medios de Información Oligopólicos, que desinforman sobre este proceso, nada mejor que las precisas palabras de José Steinsleger: : “Desde la creación de la entidad ilegal llamada Israel, el debate en torno a Palestina (regímenes árabes incluidos) ha excluido, sistemáticamente, el rol del sionismo reduciéndolo a un mero conflicto entre árabes y judíos”.

 

En el caso de los “indignados” israelíes nuestro apoyo debería estar condicionado a su compromiso para apoyar la creación de un “Estado Único Laico” donde convivan las comunidades palestinas, judías y cristianas. Hablar de “fronteras antes de 1967” es darle entidad legal a un Israel concebido artificialmente por los intereses colonialistas.

Esto lo sabe el sionismo. No lo expresan en público; pero es su deseo, salvo en fundamentalistas como Netanyahu, “ciegos” hasta para ver aquello que les quieren regalar.

 

Un dato para aumentar la depresión del sector gatopardista del sionismo que se opone y asusta con las decisiones de un fundamentalista como Netayanhu.

Son innumerables  los documentos europeos, estadounidenses, árabes e israelíes donde se expresa que “una inmensa mayoría de los Palestinos no aceptarían un estado con fronteras de 1967″. Mal que le pese a los sionistas gatopardistas y al “conciliador” y mediático Abbas.

 

Como los sionistas en cada oportunidad que se quedan sin argumentos para sostener su ideología recurren a Dios o a las sagradas escrituras, ignorando que no son  argumentos,  sólo son  “actos de fe”; voy a rescatar  Voces de auténticos Judíos críticos (laicos o religiosos).

Cito un fragmento de “Reflexiones de un judío que se odia a si mismo” por Saul Landau (periodista y documentalista) oct. 2010 -, donde expresa:

 

- “¿Por qué el pánico sionista? Vean los mapas del territorio palestino tal como fue trazado por la ONU en 1948 y compárenlo con lo que queda actualmente de la tierra. Los mapas muestran que Israel se ha robado la mayor parte –para construir asentamientos solo para judíos.

Los judíos como mis amigos y yo en todo el mundo, no queremos emigrar a la Tierra Prometida (Sión ahora es igual a gran parte del territorio palestino). No queremos vivir entre colonos israelíes, muchos de ellos farisaicos y muy superiores (¿escogidos por Dios?) y ajenos o incluso orgullosos de lo que han hecho a los palestinos.

Décadas de limpieza étnica promovida por Israel –expulsando a los palestinos de sus hogares, aldeas y tierras- abrieron el camino a las grandes urbanizaciones solo para judíos en tierras palestinas. Los que denuncian esos robos ilegales de tierra son tildados de antisemitas.

Israel, en otros tiempos una tierra de kibbutzes igualitarios, se ha convertido en una nación agresiva y derechista dirigida por la ortodoxia religiosa y deseosa de más territorios. Vean el mapa.”

 

Si en Cisjordania no borran lo hecho por los sionistas desde mayo de 1948, no tienen futuro de paz. Es vivir en convivencia, aceptando las diferencias culturales o es morir por los fundamentalismos que se enfrentan alentados por los Grandes Poderes Internacionales.

Ampliar comentario
#5
En respuesta a adesalambrar11
Compartir

 

me parece que no te pispas machote, los interesados en negociar son los palestinos no los israelies, los israelies cuando quieran echan a los palestinos al mar en menos de 24 horas, no seria politicamente correcto, no seria popular y no les darian un oscar, la ONU pondria el grito en el cielo, pero todo se acabaria ahi.

Y los paises vecinos hasta los animarian un poco, ya que ninguno los quiere ver, a los palestinos digo.

Ampliar comentario
#4
Compartir

algo tiene que ver la cantidad de pasta que meten en investigacion de armamento, luego desde ahi se derivan flujos de conocimiento hacia la iniciativa privada.

uno se sorprenderia de la tecnologia militar y las empresas que posee israel siendo un pais tan pequeño, pero influye el hecho de tener que ser autosuficientes en eso y el de llevar como 60 años en estado de guerra.

Ampliar comentario
#3
Compartir

http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2013/05/08/stephen-hawking-desplanta-a-israel-4852/

 

 

 

Comienzo poniendo primero la noticia aparecida hace unos meses en su propio periódico, pero compruebo que no aparece ni hoy ni ayer, lo que todos los demás medios reflejan en sus portadas: la decisión de construir  más asentamientos días antes del encuentro con los dirigentes palestinos para supuestamente hablar de paz.

 

¿Alguien va a recordar que Israel, no es un país democrático, por más que se repita como un mantra que es el único faro de libertad en esa zona del mundo?

 

 

Ampliar comentario
#2
Compartir

Israel es una país modélico en muchas cosas.

su "mili" por ejemplo, lejos de ser lo que era la nuestra (que cómo máximo máximo, máximo, servía para sacarte los carnets de camión y alguno más) sirve para que sus jovenes contacten con la tecnología, el esfuerzo y la "utilidad" necesaria de cualquier creación....

 

sería absurdo obviar que sin el apoyo de todos los judíos, que no israelitas, que viviendo fuera siguen mandando recursos, sea via dinero sea via subvención de una biblioteca, un barrio, o un hospital...

 

 

el holocausto fue la verguenza más grande del siglo pasado, algo que Israel y el pueblo judío (elementos que no son lo mismo), no permite que se olvide y mantiene fresco y actualizado, con visitas obligatorias de sus estudiantes a campos de concentración, por ejemplo.....

 

son el ejemplo más grande de eficiencia en fundrising.

Ampliar comentario
#1
Compartir

Hay algo en lo que le supera España: en gandules montados en coche oficial.

Ahi les ganamos por goleada.

Ampliar comentario