El mercado de deuda amanecía con cierta tensión a la espera de las subastas de deuda que tendrán lugar a lo largo de la mañana. Hoy España ha salido con letras a 3 y 9 meses para captar un total de 4.070 millones de euros e Italia 4.000 millones de euros en bonos ligados a la inflación y, como suele ser habitual, la rentabilidad exigida en el secundario aumenta ligeramente antes de una subasta de estas características como consecuencia de la venta de bonos por parte de los inversores para hacer hueco en sus carteras al nuevo papel o para tratar de rascar algo más de interés en la emisión.

Con todo, el incremento inicial de los diferenciales se ha moderado. La prima de riesgo española cerró este martes en los 265 puntos y la rentabilidad del bono a diez años ha subida al 4,5%. Eso mientras el tipo exigido a Alemania bajó hasta el 1,85% tras los incrementos de la víspera. 

El mes de agosto ha supuesto un punto de inflexión en el mercado de deuda, donde las tensiones de antes del verano se han moderado a medida que los datos que se iban conociendo reforzaban la confianza de los inversores en la recuperación de la Eurozona, lo que se ha trasladado especialmente a los países periféricos. De hecho, desde que acabó el mes de julio, la prima de riesgo española ha caído más de un 14% y ayer registró el hueco más estrecho frente a la italiana desde marzo de 2012.

En este sentido, Alberto Matellán, director de estrategia y macroeconomía de Inverseguros, explicaba que  "El mercado empieza a valorar a España como a Italia" y adelantaba que "esta tendencia va a continuar a corto plazo, mientras que a largo plazo los mercados están a la espera de ver que ocurre con las elecciones alemanas dentro de un mes y la retirada de los estímulos en Estados Unidos por parte de la Reserva Federal (Fed)".

Un estrechamiento que ha sido también posible por las tensiones surgidas a raíz de la nueva amenaza de crisis de gobierno en Italia que obligue a convocar elecciones anticipadas si el partido de Silvio Berlusconi retira su apoyo al Gobierno de Enrico Letta en el caso de que el mes que viene el Senado decida echar del Parlamento a il cavaliere tras su condena por fraude fiscal.

Aparte, el mercado de deuda también está pendiente de Grecia después de que su gobierno haya admitido la posibiilidad de tener que pedir un tercer rescate de unos 10.000 millones de euros.