es obligatorio evaluarse cuando llevan 4 años

País Vasco debate si niños venidos del resto de España deben examinarse de euskera

El Parlamento abordará a instancias del PP si los alumnos de otras regiones que acceden a la enseñanza obligatoria tienen que estar liberados de la prueba de lengua vasca de manera indefinida

Foto: Participantes en una marcha para reivindicar su deseo de poder vivir en euskera. (EFE)
Participantes en una marcha para reivindicar su deseo de poder vivir en euskera. (EFE)

El Parlamento vasco va a analizar si los alumnos procedentes de fuera del País Vasco que acceden a la enseñanza obligatoria vasca pueden estar exentos de la evaluación de euskera de manera indefinida. En la actualidad, la normativa establece que aquellos estudiantes que se incorporan a cualquier colegio de Euskadi procedentes de otros sistemas educativos estarán exentos de la evaluación de euskera durante dos años prorrogables de forma excepcional hasta un máximo de cuatro cursos.

Ahora, la Cámara de Vitoria abordará la modificación de la normativa para que los alumnos de fuera del País Vasco que se incorporen a la Enseñanza Obligatoria Secundaria (ESO) en esta comunidad no tengan que evaluarse de euskera. Lo hará a instancias del PP, que ha presentado una proposición no de ley para emplazar al Departamento de Educación a que libere de esta obligación a aquellos escolares que llegan de otros sistemas educativos, y que deben cursar la asignatura de lengua vasca (cuando se trata de educación obligatoria, la exención prevista afecta únicamente a la evaluación, y no a la enseñanza), para no perjudicar sus estudios posteriores.

La normativa fija una exención de la evaluación de dos años prorrogable a cuatro excepcionalmente en la educación obligatoria, pero no de la enseñanza

La impulsora de la iniciativa, la parlamentaria Juana de Bengoechea, defiende que la exención del euskera es una “necesidad” para aquellos niños que provienen de otras comunidades autónomas, ya que “no todos los niños son capaces de aprender el euskera en cuatro años” como para tener que afrontar una evaluación que puede “condicionar” su futuro educativo. Argumenta que la actual obligación de evaluarlos en lengua vasca marca “gravemente” sus estudios e incluso “sus opciones universitarias”, ya que deben afrontar la prueba de euskera al finalizar sus estudios de Bachillerato “con todo lo que ello implica”.

En la iniciativa, registrada en el Parlamento vasco el pasado viernes y tramitada este martes en la Mesa de la Cámara para su debate en pleno, el PP sostiene que la actual normativa “no tiene en cuenta” las circunstancias del nivel educativo del alumno, su historial académico, sus características pedagógicas o las circunstancias familiares, y establece unas condiciones que se aplican con carácter genérico a todos los alumnos sin excepciones. Así, critica que la regulación vigente “no tiene en cuenta si son buenos o malos estudiantes, si tienen dificultades de aprendizaje o si su familia está desplazada temporalmente por motivos laborales” en el País Vasco.

El PP sostiene que "no todos los niños son capaces de aprender el euskera en cuatro años" y afrontar una evaluación que puede "condicionar" su futuro

Ante esta cuestión, precisamente el 'ararteko', el defensor del pueblo vasco, ha emitido una reciente resolución en la que pide al Departamento de Educación del Gobierno vasco que revise la denegación de la solicitud de exención de lengua vasca a una joven alumna que estuvo cuatro años liberada de la evaluación de euskera (el máximo que permite la normativa) antes de regresar a su país de residencia y que ahora ha vuelto al País Vasco de forma “accidental” para un único curso.

La familia de la joven, que cursa cuarto de ESO en un centro concertado, presentó una queja ante el 'ararteko' tras la negativa de la delegada territorial de Educación a aceptar la solicitud formulada para la exención de lengua vasca. La estudiante, nacida en una comunidad autónoma distinta en la que cursó los primeros cursos de Educación Primaria, trasladó más tarde su residencia al País Vasco, donde dispuso de los cuatro años de exención de evaluación de lengua vasca desde quinto de Primaria hasta segundo de Secundaria. Durante el curso 2015-2016, continuó sus estudios en otro país, donde tanto ella como su familia tienen fijada su “residencia habitual”, si bien durante el presente curso, por “razones familiares”, la joven y “parte de su familia” están instalados de nuevo de “forma provisional” en el País Vasco. La intención de la estudiante, según refleja el defensor del pueblo, es "la de retornar al nuevo país para el próximo curso y proseguir allí con sus estudios de manera definitiva”, por lo que reclama que se le permita estar exenta de la evaluación de euskera.

Ante la intervención del 'ararteko', Manu Lezertua, el Departamento de Educación replicó al defensor del pueblo vasco que la joven “estuvo durante cuatro cursos exenta de evaluación de lengua vasca y literatura, pero no de su enseñanza, por lo que en el centro durante este tiempo se ha desarrollado un plan de trabajo individual para preparar de manera gradual su incorporación al nivel curricular prescriptivo” de euskera. Por ello, replica que la situación de esta joven “no es singular (hay muchísimos alumnos de otros países que vienen y se marchan a sus respectivos países de manera habitual) y no parece que se pueda estimar como tal ‘residencia accidental’ a una persona que se ha ausentado un solo curso escolar y ha vuelto al sistema educativo vasco”.

Para denegar la solicitud de la joven, el Departamento de Educación argumentó en su resolución que “no puede crear excepciones no previstas en la normativa, debiendo aplicar escrupulosamente la misma, pues de otro modo se vulnerarían los principios de legalidad e igualdad”. Según señaló, que la afectada haya sido eximida anteriormente de la evaluación de lengua vasca y literatura “no es óbice para, una vez transcurrido un plazo razonable —y normativamente prescrito— en el que ir tomando contacto progresivamente con la lengua vasca, tener que recibir la impartición y evaluarse de la materia, como sucede con el resto del alumnado”.

El 'ararteko' ha pedido que se exima de la evaluación de euskera a una joven de fuera que estudió en el País Vasco y que ahora ha regresado para un curso

Sin embargo, frente a la literalidad de la normativa que esgrime el Gobierno vasco, el 'ararteko' replica que “parece obvio” que debería interpretarse que “una residencia accidental que no supere un curso escolar es motivo bastante para reconocer la exención efectiva de la materia de lengua vasca y literatura”. Según señala, “esta residencia accidental, siempre que no sobrepase la duración de un curso escolar, bien puede ser motivo de una exención efectiva” en el modo que se señala en el apartado 2 del artículo 5 del Decreto 138/1983 por el que se regula el uso de las lenguas oficiales en la enseñanza no universitaria en el País Vasco, “sin que ello suponga en consecuencia una vulneración de los principios de legalidad e igualdad”. Por ello, pide a Educación que revise la denegación de la solicitud de exención de lengua vasca y “autorice la misma aun cuando lo haga con la cautela de hacerlo de manera condicionada a que su estancia en el sistema educativo del País Vasco no sobrepase el presente curso escolar 2016-2017”.

Exigir el euskera en el acceso al empleo público

El debate sobre si se debe liberar o no a los estudiantes foráneos de la evaluación de euskera llega al Parlamento vasco justo a las puertas de que esta Cámara aborde este mismo jueves en pleno la posibilidad de modificar el peso que se le da en la actualidad a la lengua vasca de cara al acceso al empleo público. La propuesta surge también a instancias del PP, que denuncia que en las diferentes OPE convocadas por el Gobierno vasco el euskera se ha valorado de forma “excesiva e injustificable”. De este modo, reclama que se modifique la normativa correspondiente a la asignación de perfiles lingüísticos y se revise la puntuación del euskera como mérito en las futuras ofertas públicas de empleo para que “no se priorice el conocimiento del euskera sobre la capacitación técnica y la experiencia”.

Ante esta propuesta del PP, que iba a ser abordaba en el pleno de la pasada semana, si bien el debate se pospuso siete días a instancias de los populares, EH Bildu ha replicado planteando que se excluya por ley de la Administración Pública a aquellas personas que no "dominen" la lengua vasca, se tenga o no contacto con la ciudadanía, a partir del próximo año. Pretende que desde 2018 el dominio de la lengua vasca sea “un requisito indispensable” para poder acceder a un empleo público, ya sea temporal o definitivo, y sin excepciones. Esto es, sostiene que si no se sabe euskera no se puede trabajar en el País Vasco de barrendero, funcionario de cocina u operario, entre otros puestos.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
91 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios