suspendidos de militancia seis meses

Podemos sanciona a dos de sus ediles en Arganda por no donar parte de su sueldo

"No hemos engañado a nadie. Hemos cumplido el código ético y no nos han dado la oportunidad de explicarnos", señalan David Moya y María Jesús Hernández, de Arganda Sí Puede

Foto: David Moya y María Jesús Hernández.
David Moya y María Jesús Hernández.

Podemos ha suspendido de militancia durante los próximos seis meses a los dos ediles que la formación morada tiene en el municipio madrileño de Arganda del Rey (46.500 vecinos). El partido ya se lo ha notificado a los dos concejales, María Jesús Hernández y David Moya, a los que ha decidido sancionar por "infracción muy grave" y aplicarles "la suspensión de militancia e inhabilitación". Hernández y Moya seguirán con su acta de concejal. Ambos han sido apartados temporalmente tras la denuncia de varios de sus compañeros en el consejo ciudadano de Arganda por falta de transparencia en los fondos públicos que recibía el grupo municipal y por no cumplir los estatutos, que obligan a todos los cargos públicos a cobrar como máximo tres veces el salario mínimo interprofesional (SMI) y donar el resto a fines sociales.

Podemos también ha suspendido durante seis meses al secretario general de Podemos en Arganda, José Rodríguez de Gracia. La decisión la ha tomado el comité de garantías democráticas de Madrid, y los sancionados tienen derecho a recurrir al mismo comité a nivel estatal. Los dos ediles pertenecen a Arganda Sí Puede, la marca blanca de Podemos en el municipio, que obtuvo dos representantes en las últimas elecciones de mayo. El tablero político en este municipio madrileño es complicado. El PSOE gobierna en minoría gracias al apoyo de dos ediles de Izquierda Unida Comunidad de Madrid (que no están reconocidos por la nueva Izquierda Unida Madrid que formó Alberto Garzón).

En la oposición están PP, Ciudadanos, Arganda Sí Puede y Ahora Arganda, otra candidatura de unidad popular formada por Equo, independientes, la IU de Garzón y también gente de Podemos. Ahora Arganda también obtuvo dos ediles tras los comicios, pero uno de ellos (José Ruiz Martínez) dejó voluntariamente el grupo y ahora es concejal no adscrito. Las relaciones entre Arganda Sí Puede y Ahora Arganda no son nada buenas. Moya y Hernández fueron denunciados por compañeros del consejo ciudadano de Podemos en Arganda por falta de transparencia en las cuentas del grupo.

Moya, que habla en representación de sus dos compañeros, no comparte la sanción de Podemos. "No hemos engañado a nadie. No nos hemos quedado con más dinero del que nos corresponde. Vamos a defender nuestra honorabilidad". Asegura que les ha llegado la "propuesta de sanción" de Podemos, "pero no está claro si es una propuesta definitiva. Tenemos dudas jurídicas. Vamos a recurrir al comité estatal y si no, acudiremos a los tribunales", señala.

Propio código ético

Los estatutos de Podemos regulan que los cargos públicos no pueden cobrar más de tres veces el SMI, que en 2017 está fijado en 2.122 euros mensuales (subió este año un 8%). Todo lo que supere esa cifra tiene que ser donado, parte al partido y parte a fines sociales. Por cada hijo, el cargo de Podemos puede incrementar su retribución otro medio SMI. En el Ayuntamiento de Arganda, Moya no tiene dedicación exclusiva y Hernández, sí. Sus salarios oscilan entre los 42.000 y los 44.000 euros brutos anuales. La denuncia de varios compañeros señalaba que los dos ediles no eran transparentes en los ingresos públicos que recibía Arganda Sí Puede (como grupo municipal), ni en el dinero que tenían que donar a distintas ONG. Solo en un año, los denunciantes calculan en 16.600 euros el dinero que se quedaron los dos ediles.

Arganda Sí Puede es un partido instrumental de Podemos, ya que la formación morada no se presentó como tal a las elecciones. "Tenemos nuestro propio código ético y lo hemos cumplido a rajatabla", señala Moya, que lamenta que Podemos nunca les haya dado la oportunidad de explicarse. "Nadie nos ha llamado para contrastar si la denuncia era falsa o no, y para conocer nuestra versión. Hemos donado a Arganda Sí Puede más incluso de lo que nos correspondía". Los tres expulsados aseguran que en la web del partido están las ONG y asociaciones que han recibido las donaciones: 10 entidades que han recibido 12.000 euros. "No han comprobado ni verificado nada".

El comité de garantías ha decidido apartarlos aplicando el artículo 65.4 d) de los estatutos: "Actuar en el ejercicio de cargos públicos en forma contraria a los principios de Podemos". Al secretario general de la formación en Arganda se le he aplicado el 65.5 f: "Desoír los acuerdos y directrices adoptados por la Asamblea Ciudadana, el Consejo Ciudadano o el Circulo Podemos al que se sea afiliado/a". Los tres pueden recurrir ahora al comité de garantías estatal, lo que van a hacer.

Moya ya denunció una agresión

David Moya ya fue protagonista de otro extraño episodio en el municipio. En julio de 2015, denunció a un asesor de IU en el Ayuntamiento de Arganda por agredirle a la salida de un bar. Rubén Caballero, que tuvo que dejar su puesto en el consistorio, fue condenado a una multa de 180 euros y pagarle una indemnización a Moya de 395 euros por las lesiones sufridas. Pero en diciembre de 2015, la Audiencia Provincial de Madrid absolvió a Caballero. 

En la sentencia se indicaba que los hechos constitutivos de delito debían quedar probados "más allá de toda duda razonable", mientras que en esta agresión solo concurrían como pruebas de cargo la declaración del denunciado y un parte médico emitido dos días después de los hechos con lesiones "muy comunes" que podían tener causas "diversas".

La Audiencia también añadía que Moya "ha ido remodelando su versión conforme se le han ido formulando preguntas" y que la "coherencia interna" de su declaración "no ha sido persistente", puesto que no expuso los hechos "de forma que se pueda considerar coherente". 

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios