acuerdo para iniciar la primera fase

Fomento se apunta al pelotazo urbanístico para desbloquear el Central Park de Valencia

De la Serna pacta con el alcalde Joan Ribó y la Generalitat activar el último gran proyecto de desarrollo de la ciudad. El soterramiento de vías se pagará en parte con la venta de suelo liberado

Foto: Simulación del proyecto paisajístico de Gustafson para el Parque Central de Valencia.
Simulación del proyecto paisajístico de Gustafson para el Parque Central de Valencia.

El ambicioso proyecto de integración ferroviaria que Valencia espera desde hace 30 años comenzará a andar a partir del próximo ejercicio, aunque a paso de tortuga y de forma parcial. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna (PP); el alcalde de Valencia, Joan Ribó (Compromís), y la 'consellera' de Infraestructuras, María José Salvador, anunciaron este martes un principio de acuerdo para acometer el última gran actuación urbanística de la ciudad, la que debe hacer desaparecer del centro urbano las vías del tren en superficie para transformarlas en una gran zona verde, ajardinada y accesible al ciudadano.

Conscientes de las limitaciones presupuestarias de Fomento, tanto Ribó como Salvador han aceptado el plan presentado por el ministro a cambio de agilizar las obras de lo que se conoce como canal de acceso (el túnel que debe llegar hasta las estaciones actuales). El ministro se ha comprometido además a iniciar el estudio informativo del llamado túnel pasante (que cruza la ciudad y ampliará la capacidad de tránsito para evitar un cuello de botella en el futuro Corredor Mediterráneo), y ha despejado sine díe la sustitución de la actual estación 'provisional' Joaquín Sorolla por la edificación semisubterránea proyectada hace ya varios años por César Portela.

María José Salvador, Íñigo de la Serna y Joan Ribó, en Valencia. (EFE)
María José Salvador, Íñigo de la Serna y Joan Ribó, en Valencia. (EFE)

En conjunto, todo el proyecto tiene un coste estimado de 2.200 millones de euros. Según De la Serna, su departamento asumirá en solitario en el futuro los más de 850 millones que cuesta la segunda fase de la operación Parque Central, el túnel pasante, aunque el ministro evitó comprometer plazos y las estimaciones de finalización de los trabajos van más allá de los 15 años. En primera instancia, Fomento se compromete a garantizar 170 millones, el 50% de los 339 millones que cuesta ejecutar el canal de entrada y las obras de ajardinamiento, que podrían estar ejecutados en ochos años (2024-2025). Sí serán simultáneos la elaboración de los estudios informativos y los proyectos de obras.

La sociedad tripartita Valencia Parque Central será la responsable de ejecutar esa primera fase del proyecto. El 50% restante de la financiación debe repartirse entre la Generalitat y el consistorio valenciano. Pero una parte importante de este dinero saldrá de la revalorización y las plusvalías que genere la liberación de suelo. El soterramiento dejará libres miles de metros cuadrados de suelo, de los cuales la mayoría formará parte del proyecto paisajístico diseñado por Kathryn Gustavson, mientras el resto se destinará a una torre de oficinas y residencial.

Simulación de las fases de soterramiento. En verde, el canal de acceso, lo primero que se ejecutará.
Simulación de las fases de soterramiento. En verde, el canal de acceso, lo primero que se ejecutará.

El Ayuntamiento de Valencia tiene pendiente aprobar la reparcelación de los espacios para poder iniciar su comercialización y testar el mercado. Tasaciones realizadas en 2014 por Valencia Parque Central cifraban en 255 millones de euros la venta de suelos de origen ferroviario en el conjunto del proyecto. Pero, de esta cantidad, solamente 58 millones se corresponderían con las enajenaciones de terrenos de la fase cuya ejecución se va a activar ahora. Los restantes 197 millones podrían obtenerse en caso de desmontar la actual estación Joaquín Sorolla y construir la Estación Central de César Portela.

Fomento pretende usar la primera fase como laboratorio para comprobar si es posible recurrir a esas plusvalías para completar la integración ferroviaria en años venideros. Según el ministro, la sociedad tripartita debe ahora retasar las parcelas para conocer su valoración real. El director de la empresa pública, Salvador Martínez Císcar, señaló, a preguntas de El Confidencial, que hay demanda de promotores, pero que "tampoco están aporreando la puerta".

En conjunto, la operación Parque Central prevé hacer reparcelaciones de más de 600.000 metros cuadrados, de los que algo más de 73.000 se destinan a parcelas privadas para usos residenciales con más de 4.000 viviendas. De la revalorización de ese suelo (el pelotazo de toda la vida) depende que las tres administraciones puedan obtener retornos económicos que minoren sus aportaciones. Estos retornos se repartirán proporcionalmente a la participación en la sociedad pública.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios