será este viernes

Cumbre de urgencia de los jefes de Adif, DCN y Urbanismo para salvar operación Chamartín

Juan Bravo (Adif), Antonio Béjar (DCN) y José Manuel Calvo (Urbanismo) se reúnen por primera vez a solas este viernes para salvar las líneas rojas que permitan llegar a un acuerdo. Sobre la mesa está la necesidad de que todas las partes cedan algo

Foto: Vista general de Distrito Castellana Norte, el desarrollo de operación Chamartín.
Vista general de Distrito Castellana Norte, el desarrollo de operación Chamartín.

Este viernes, a las nueve de la mañana, se ha convocado una reunión de José Manuel Calvo, concejal de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, Antonio Béjar, presidente de Distrito Castellana Norte, la promotora de operación Chamartín, y Juan Bravo, presidente de Adif, la empresa dependiente del Ministerio de Fomento que posee el grueso de los terrenos donde se quiere realizar este desarrollo.

Se trata de la primera vez que los tres máximos responsables de este ambicioso plan se reúnen a solas desde que el pasado diciembre se retomaron las conversaciones, y en sus manos está sentar las bases para que los técnicos de todas las partes puedan consensuar una propuesta sobre la que desbloquear definitivamente este desarrollo.

Tras la llegada de Íñigo de la Serna a la cartera de Fomento, el Gobierno ha optado por enterrar las armas y buscar el consenso con el Ayuntamiento de Madrid. Un guante que también cogió DCN en la recta final del pasado año, cuando accedió a prorrogar otros dos años el convenio que le confiere los derechos de promoción del ámbito, y el Ayuntamiento de Madrid, que accedió a diseñar un nuevo plan, diferente al ya planteado con Madrid Puerta Norte.

Trazado de operación Chamartín.
Trazado de operación Chamartín.

Este acercamiento de posturas fue cristalizando en las tres mesas técnicas que han tenido lugar en los últimos dos meses, sobre todo por la voluntad de todas las partes de lograr un consenso que permita lanzar definitivamente el plan este mismo año. Sin embargo, a falta de solo la última mesa inicialmente prevista, sigue habiendo escollos por salvar que han convencido a todas las partes de la necesidad de celebrar una reunión de los primeros espadas para terminar de marcar las grandes líneas de actuación.

Sobre la mesa está la única propuesta en firme, la presentada por DCN, en la que acepta construir un 20% menos de viviendas y rebajar en 185.000 metros cuadrados la edificabilidad. Para el ayuntamiento, estas cifras son insuficientes, ya que ni siquiera llegan a la mitad del ajuste que vería con buenos ojos el equipo de Calvo, quien siempre ha defendido, incluso con su propuesta de Puerta Norte, respaldar un plan que sea rentable para los promotores.

El problema es que, para que salgan los números, BBVA y San José, los accionistas de DCN, no pueden asumir en solitario todo el ajuste si, como ha pedido Adif, el nuevo plan se hará sobre los 3,1 millones de metros cuadrados inicialmente previstos —el consistorio cercenó a la mitad el ámbito de actuación en Puerta Norte— y se incluye una ambiciosa reforma de la estación de Chamartín, dirigida a convertirla en un gran nudo de conexiones ferroviarias, tanto en Cercanías como en larga distancia o con el aeropuerto.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna (i), y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna (i), y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)

Una de las opciones que se han planteado es que Adif acepte rebajar el cheque de 1.200 millones que espera percibir por la venta de sus terrenos (el 63% del total) a DCN, opción que Bravo ha rechazado tajantemente hasta ahora. El problema que se abre para la empresa pública es que, si se rompen también estas negociaciones, es quien más tiene que perder, ya que cuenta con este dinero para afrontar numerosas inversiones, especialmente en Cercanías, algunas de las cuales ya han sido adelantadas.

El segundo gran propietario de suelo de este ámbito es el propio Ayuntamiento de Madrid, que posee un 10% de la superficie (incluyendo los terrenos de la EMT), además del 10% que por la normativa de suelo se le deberá ceder, posición de poder que abre la puerta también a buscar fórmulas que permitan acercar todas las posturas. Para el consistorio, una línea roja es reducir la edificabilidad respecto al plan de DCN, y concentrarla en el ámbito de la estación de Chamartín, donde quiere promover un gran centro de negocios que enlace con el de las Cuatro Torres, pudiendo así aumentar las zonas verdes en la parte norte del ámbito.

Bravo, Béjar y Calvo acuden a esta reunión con el cometido de consensuar una postura, la cual requiere que todos los implicados cedan una parte

La Comunidad de Madrid posee algo menos del 6% de los terrenos, y aunque ha preferido mantenerse al margen de las conversaciones, la presidenta Cristina Cifuentes ha señalado públicamente que, si hay un acuerdo, ella no se opondrá. Además, hay varios pequeños propietarios privados que suman otro 18% cuyos planes están en manos de que Adif, DCN y ayuntamiento consigan desbloquear la situación.

Precisamente, la trascendencia de la reunión de mañana explica que todavía no se haya celebrado la cuarta mesa técnica, a la que todas las partes quieren llegar con un principio de acuerdo. Esta iba a haberse celebrado inicialmente la semana pasada, pero por motivos de agenda se retrasó a hoy, encuentro que también se ha pospuesto, a la espera de que los tres primeros espadas celebren su reunión de este viernes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios